Hannibal Lecter, el perfil de un psicópata 378

Hannibal Lecter es el personaje estrella del escritor y guionista de novelas de suspenso Thomas Harris.

La primera vez que este personaje aparece en el cine, es en el año 1986 (la novela se escribe en 1981) con la segunda obra del autor, llamada El dragón rojo” (“Red dragon”). Hannibal es un personaje secundario en esta obra, pero pasa a ser protagonista en la siguiente, la cual es la más exitosa de este autor: El silencio de los corderos” (“The Silence of the Lambs”). Esta última se publica por escrito en 1988 y se lleva al cine en 1991. Después de 11 años, escribió la continuación: “Hannibal”, que se convirtió en película en 2001. Y finalmente en 2006, escribió “Hannibal: el origen del mal” (“Hannibal Rising”), obra llevada un año más tarde al cine, y que tendrá gran repercusión en estas líneas porque cuenta la vida personal de Hannibal desde que era joven.

La razón por la que se elabora esta entrada sobre el perfil psicológico de un personaje como Hannibal Lecter, es por la curiosidad que desata en los espectadores de sus películas o en los lectores de sus libros, debido al efecto paradójico que genera entre la repulsa y la fascinación. Se trata de un personaje fascinante en cuanto a su alto nivel cultural, su gran sabiduría, su sensibilidad artística y gusto por la belleza, pero también genera repulsión por su crueldad y sus delitos por el gusto por el canibalismo.

SINTOMATOLOGÍA:

El personaje de Hannibal Lecter presenta los siguientes síntomas:

Encanto superficial e inteligencia: El personaje se muestra constantemente educado y amable, reflejando un nivel cultural elevado, lo cual complementa con una gran inteligencia compuesta tanto por sabiduría como por agilidad mental. Ejemplo: Tan sólo leyendo los expedientes de un caso, tiene la capacidad de deducir tantos detalles como para resolverlo (El silencio de los corderos, 1991).

Tendencia a la seducción: Hannibal se muestra seductor en numerosos momentos con Clarice Starling, de forma fría y manipulativa. Ejemplo: Le entrega el expediente de un caso importante para Clarice, tras haberla hecho creer que no la iba a ayudar, y mientras se lo da, realiza un gesto sutilmente seductor al rozar sus dedos (El silencio de los corderos, 1991). En otra ocasión, se despide de Clarice para huir de la policía con un beso en un momento totalmente frío (Hannibal, 2001).

Indigno de confianza: Nadie puede fiarse de este personaje en la película, ya que aunque realice alguna buena conducta, posteriormente pedirá algo a cambio. Solamente Clarice puede fiarse de Hannibal debido al vínculo establecido, que de todas formas no es un vínculo estable. Ejemplo: Juego de Hannibal del “Quid pro quo”, en el que él acepta ayudar a Clarice a cambio de poder psicoanalizarla y poder entrar en sus miedos más íntimos (El silencio de los corderos, 1991).

Mentira y manipulación: A Hannibal le resulta muy fácil guiar a las personas por el camino que él desea, proporcionando continuamente refuerzos positivos intermitentes, mientras los alterna con actos de crueldad y degradación de forma manipulativa. Ejemplo: Expresiones como “muy bien Clarice, continúa”, cuando Hannibal ayuda a Clarice a resolver el caso (El silencio de los corderos, 1991).

Falta de sentimientos de culpa: Hannibal realiza delitos graves y jamás se siente culpable por haberle quitado la vida a alguien, incluso disfruta mientras lo hace o incluso imaginándoselo. Ejemplo: Escena en la que Hannibal consigue escaparse de prisión matando a los guardias mediante el canibalismo, mientras disfruta tranquilamente de la música clásica que ha conseguido que le pongan en prisión (El silencio de los corderos, 1991).

Conductas antisociales: canibalismo y asesinato.

Egocentrismo, prepotencia y grandioso sentido de autovalía: considera más importante que él cene bien una noche a la vida entera de una persona (Hannibal, 2001).

Incapacidad para amar y pobreza en las emociones: A Hannibal no le interesan los sentimientos de las demás personas, no le produce ningún dolor ver a alguien sufrir, de hecho todo lo contrario. Si llega a mostrar interés por los sentimientos de alguien, esto se debe a que pretende utilizar esa información para una futura manipulación.

Crueldad y falta de empatía: Constantemente se demuestra en la vida de este personaje con su relación con otras personas.

Agresividad: Conducta agresiva cuando no está de acuerdo con algo.

Incumplimiento de las normas sociales respecto a los comportamientos legales: Donde más se refleja este rasgo es en los asesinatos que ha cometido.

Exposición a situación traumática: Hannibal con ocho años de edad, vive en Lituania en plena Segunda Guerra Mundial, y se traslada con su hermana pequeña Mischa y sus padres a una cabaña en los bosques para escapar de las tropas alemanas. Tras un tiempo, destruyen un tanque soviético que se había detenido en la cabaña de la familia de Lecter, y con la explosión mueren sus padres. Los niños sobreviven como pueden, hasta que seis soldados lituanos, excolaboradores de los Nazis les saquean. Como no encontraron comida en la cabaña, matan a su hermana y se la comen, y a él le golpean. Este hecho resulta tremendamente traumático para Hannibal, ya que estaba muy unido a su hermana y la protegía. Posteriormente fue rescatado (Hannibal: El origen del mal, 2007).

DIAGNÓSTICO:

En cuanto al diagnóstico de Hannibal Lecter, se trata de una persona con Trastorno Antisocial de la personalidad, 301.7 (F60.2), cuya conducta antisocial más recurrente es el canibalismo. Tiene una estructura y mecanismos de defensa narcisistas, 301.7 (F60.2).

El diagnóstico multiaxial según el DSM – 5 sería el siguiente:

• Eje I: 309.9 (F43.9) Trastorno relacionado con traumas y factores de estrés no especificado.

• Eje II: 301.7 (F60.2) Trastorno de la personalidad antisocial.

• Eje III: No especificado.

• Eje IV: Muerte traumática de su hermana en su infancia y canibalismo en la actualidad.

• Eje V: 1.

Se trata de un Trastorno relacionado con traumas y factores de estrés no especificado porque al identificar el trauma infantil de Hannibal, se puede observar que sus conductas antisociales en la edad adulta están relacionadas con aquel suceso de su infancia, ya que repite el patrón que vivió, es decir: matan a su hermana y se la comen delante de él, y él cuando crece también mata y se come a otras personas según su conveniencia. El hecho de que Hannibal utilice el canibalismo al igual que los agresores en su infancia lleva a pensar que este trauma no está superado y que cada vez que Hannibal ejecuta el canibalismo y se come a una persona es como si volviera a aquel momento y los roles cambiaran siendo él el fuerte, y los agresores los débiles. De alguna forma, las personas a las que mata Hannibal representan a aquellos soldados que tanto malestar le causaron. Hannibal no pudo defenderse en ese momento porque era un niño pero ahora siendo adulto, se siente fuerte y lo tiene que demostrar. Este deseo de dominancia se puede relacionar también con sus defensas narcisistas.

Según el DSM – 5, el Trastorno relacionado con traumas y factores de estrés no especificado, se aplica a presentaciones en las que predominan los síntomas característicos de un trastorno relacionado con traumas y factores de estrés que causan malestar clínicamente significativos o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento pero que no cumplen todos los criterios de ninguno de los trastornos de la categoría diagnóstica de los trastornos relacionado con traumas y factores de estrés. La categoría del trastorno relacionado con traumas y factores de estrés no especificado se utiliza también en situaciones en las que el clínico opta por no especificar el motivo de incumplimiento de los criterios de un trastorno relacionado con traumas y factores de estrés específico, e incluye además, presentaciones en las que no existe suficiente información para hacer un diagnóstico más específico.

Por otra parte, el hecho de desarrollar un comportamiento antisocial podría comprenderse como una forma de autoprotección tras el suceso traumático o como un medio para ser independiente de los demás y evitar las relaciones íntimas. Además, esta actitud permitió a Hannibal, antes de que le arrestaran, a adaptarse e incluso alcanzar el éxito (ya que es un psiquiatra muy prestigioso), moviéndose en un sector social en el que un estilo de relación interpersonal caracterizado por la búsqueda de poder, la irresponsabilidad y la supremacía de sí mismos les facilita el acceso al éxito.

Según el DSM – 5, para diagnosticar a una persona de Trastorno de la personalidad antisocial, 301.7 (F60.2), se deben cumplir los siguientes criterios:

A. Patrón dominante de inatención y vulneración de los derechos de los demás, que se produce desde los 15 años de edad, y que se manifiesta por tres (o más) de los hechos siguientes:

1. Incumplimiento de las normas sociales respecto a los comportamientos legales, que se manifiesta por actuaciones repetidas que son motivo de detención.

En el caso de Hannibal, para afirmar que cumple este criterio, se puede recurrir directamente a los numerosos casos de canibalismo que ha cometido y que le han llevado a prisión.

2. Engaño, que se manifiesta por mentiras repetidas, utilización de alias o estafa para provecho o placer personal.

Hannibal consigue estar en una prisión “de lujo”, con música clásica, material suficiente para realizar sus dibujos, con comida de alta calidad e incluso consigue que los guardias le traten con respeto y sumisión. Todo esto, gracias a sus dotes de manipulación a la hora de ayudar al FBI a resolver casos.

3. Impulsividad o fracaso para planear con antelación.

Este criterio no se cumple con el personaje de Hannibal, de hecho, todo lo contrario ya que es una persona con una capacidad muy buena de planificación.

4. Irritabilidad y agresividad, que se manifiesta por peleas o agresiones físicas repetidas.

Este criterio es muy característico en nuestro personaje, ya que actúa de esta manera con la mayoría de las personas menos cuando necesita algo a cambio o simplemente no llamar la atención y adaptarse al medio.

5. Desatención imprudente de la seguridad propia o de los demás.

Este criterio no se identifica en nuestro personaje porque parece tenerlo todo controlado y cuidarse bastante bien, lo cual tendría más que ver con una característica narcisista teniendo en cuenta los factores de la personalidad de Hannibal.

6. Irresponsabilidad constante, que se manifiesta por la incapacidad repetida de mantener un comportamiento laboral coherente o cumplir con las obligaciones económicas.

No tenemos datos suficientes para ahondar en este tipo de ámbitos, pero sí se sabe que Hannibal trabajaba por cuenta propia y que con alguno pacientes no tenía la relación formal que debería tener si no que iba más allá con alguno de ellos, lo cual es una actitud que se puede considerar irresponsable en nuestro personaje.

7. Ausencia de remordimiento, que se manifiesta con indiferencia o racionalización del hecho de haber herido, maltratado o robado a alguien.

Este criterio se puede observar muy fácilmente en Hannibal, ya que en numerosas escenas el personaje disfruta matando, y no se muestra culpable. En ocasiones mata por simple gusto y otras veces mata por alguna razón que para él es justificable dentro de un razonamiento narcisista.

En conclusión, basándonos en el apartado A de los criterios de diagnóstico del DSM – 5 para el Trastorno de la personalidad antisocial, 301.7 (F60.2), Hannibal cumple con cinco de los hechos descritos en las líneas anteriores, por lo que al ser más de tres, consideramos que el apartado A se cumple.

B. El individuo tiene como mínimo 18 años.

Efectivamente, Hannibal ya es un hombre adulto.

C. Existen evidencias de la presencia de un trastorno de la conducta con inicio antes de los 15 años.

En la película de “Hannibal: el origen del mal” se muestra que empieza muy joven con este tipo de actos.

D. El comportamiento antisocial no se produce exclusivamente en el curso de la esquizofrenia o de un trastorno bipolar.

Hannibal no muestra tener ningún síntoma para considerar que tenga alguno de estos dos trastornos.

En cuanto a la demanda del paciente, en este caso como hemos mencionado con anterioridad, existe una baja probabilidad de que una persona como Hannibal acuda a consulta, pero en el caso de que lo hiciera, podría deberse a la posibilidad de reducir los años que le esperan en la cárcel, o porque no consigue ser feliz por una causa circunstancial.

Teniendo en cuenta los síntomas antisociales, se trabajaría con los siguientes objetivos: ayudar al paciente a ver a los demás como personas que merecen respeto, a entablar relaciones menos explotadoras, a comprender sus patológicos modos de relación y sobre todo anular la conducta del canibalismo.

En conclusión, es importante transmitir la falta de bibliografía del canibalismo, y por otra parte reflexionar sobre las conductas que reflejan “maldad” en una persona, ¿Se trata de maldad puramente dicha o realmente estas personas tienen un motivo que les provoca ese comportamiento? ¿Estas personas todavía son capaces de amar? Si nos basamos en la historia de la mayoría de estas personas, podemos decir que suelen tener episodios traumáticos en su vida que les resultan insuperables, y para no volver a sufrir directamente reprimen sus emociones, o incluso la amígdala se les vuelve más pequeña porque el propio cuerpo decide defenderse del exterior. Es importante continuar con los estudios, para proporcionarles una alternativa a estas personas, una alternativa en la que intervenga el perdón y la capacidad de volver a amar a otras personas para poder ser felices.

Previous ArticleNext Article
Psicólogo clínico/Especialista en Psicodiagnóstico/Profesor. Creador de contenido, gamer consumado, geek por elección, nerd por naturaleza

Dexter y el Código ético del Psicópata 1110

En contadas ocasiones los psicópatas y asesinos seriales tienen un código ético autoimpuesto que puede interpretarse como su modus operandi. En está entrada, abordaremos el tema desde la perspectiva de Dexter Morgan.

Dexter es una serie dramática norteamericana que nos ofrece una mezcla de thriller psicológico, serie de misterio, comedia negra, suspense y drama. El protagonista es Dexter Morgan, una persona que lleva una doble vida. Aparentemente, es un especialista en genética en el Departamento de Policía de Miami Metro y está especializado en la secuenciación de muestras de sangre. Secretamente, es un asesino en serie. Al principio la serie se basó en una serie de novelas de Jeff Lindsay pero tras la primera temporada los propios guionistas de la serie asumieron la descripción de las andanzas del personaje, utilizando como inspiración algunos casos reales y no siguiendo las historias descritas en los libros.

Dexter es un asesino. Mata porque siente una “excitación” cada vez lo hace y comete sus crímenes siguiendo un rígido protocolo que él denomina “el código”, una serie de reglas de conducta que le inculcó su padre adoptivo, un policía experto en control mental. El código tiene básicamente dos principios: sólo puede asesinar a alguien después de encontrar evidencias concluyente de que es culpable de asesinato y Dexter debe librarse de todas las pruebas para evitar ser capturado.

Dexter es uno de esos justicieros tan queridos en la cultura popular americana. Borra de la faz de la Tierra a aquellos asesinos que han conseguido escapar al sistema judicial  y al estado de Derecho y lo hace, supuestamente, sin causar ningún daño a la gente honesta y decente. El talento de los guionistas nos hace condonar su paternalismo criminal y nos pretende hacer creer que nunca hay daños colaterales, que su código hace que la gente buena y decente no pueda acabar siendo su víctima.

Dexter tiene también un mensaje oculto y potencialmente peligroso: las instituciones no funcionan, ni la policía, ni los juzgados, ni las prisiones, ni los hospitales psiquiátricos, ni la escuela pública… así que al menos está Dexter. El mensaje es potencialmente peligroso y terrible porque lo que subsiste debajo es una cierta justificación de sus actividades criminales, como si lo que hace fuera menos peligroso para la sociedad que su omisión.

El éxito de “Dexter” se basa en esa exploración del yo interior, en su versión más oscura. ¿Quiénes somos en realidad? ¿Nos amarían nuestros seres queridos si supieran toda la verdad sobre nosotros? ¿Hay una esquina en nuestro cerebro donde se esconden pensamientos criminales, algo que nos horroriza pero que al mismo tiempo nos excita? ¿Se puede enmendar un asesinato cometiendo otro? ¿Cuál es el comportamiento más humano, matar al asesino o dejar que siga impune?

Cerca de un 1% del total de la población y casi un 25% de los presos condenados por delitos graves muestran rasgos de psicopatía: ausencia de empatía, comportamiento antisocial, encanto superficial e inteligencia, ausencia de delirios y otros signos de pensamiento irracional, ausencia de nerviosismo o de otras manifestaciones neuróticas, continuas mentiras y falta de sinceridad,  falta de remordimiento sobre los daños causados, búsqueda de una recompensa personal inmediata, relaciones afectivas superficiales, falta de sinceridad, personalidad manipuladora, gran confianza en sí mismo, juicio pobre y dificultad para aprender de la experiencia, crueldad y un pobre control de los impulsos y los instintos.

Estas personas afectadas por una psicopatía cometen un porcentaje desproporcionadamente alto de delitos crueles y violentos y tienen una alta reincidencia. Incluso el perfil de esos delitos es diferente: por ejemplo, la mayoría de los homicidios cometidos por psicópatas son instrumentales —buscando un objetivo— en vez de reactivos —realizados en respuesta a una agresión previa o una situación límite— que son mucho más frecuentes en la población normotípica.

En los manuales de diagnóstico (DSM-V) la psicopatía se incluye dentro del llamado Trastorno de Personalidad Tipo Antisocial / Psicopático y se define según las siguientes características: Insensibilidad, agresividad, manipulación, hostilidad, falsedad, narcisismo, irresponsabilidad, temeridad e impulsividad. Este trastorno es enormemente popular en el cine y la televisión con repertorio de personajes que abominan de los códigos de conducta de nuestra sociedad.

De hecho, el propio Dexter se considera disociado del resto de la Humanidad y a menudo se refiere a los humanos, como si él no fuera uno de ellos. Dexter dice Muchas de las interacciones humanas de la gente son falsas. Yo siento que las falsifico todas y que, además, las falsifico muy bien“. Dexter se ha separado voluntariamente del resto de la sociedad y dice en el segundo episodio de la primera temporada “Mi hermana construyó un muro para que la gente no sepa lo vulnerable que es, yo construí otro para que no sepan lo nada vulnerable que soy”.

Un grupo de investigadores realizó un estudio con 121 presos de instituciones penitenciarias de Estados Unidos a los que clasificaron en grupos con psicopatía alta, moderada o baja. Les pidieron que imaginase en a otra persona sintiendo dolor y también les enseñaron videos de víctimas de agresiones e imágenes de personas con expresión de sufrimiento al mismo tiempo que monitorizaban su actividad cerebral usando técnicas de neuroimagen. En esos casos, los sujetos no mostraban activación de las áreas cerebrales relacionadas con la empatía sino que, de forma sorprendente, el inicio de la actividad cerebral tras esas imágenes de padecimiento se producía en zonas relacionadas con el placer. Sería como si sus circuitos cerebrales estuvieran deformados o las conexiones fueran erróneas y fueran incapaces de sentir compasión ante el sufrimiento ajeno y, por el contrario, se activarán los circuitos de recompensa.

Algunos piensan que esas personas deberían calificarse como discapacitados emocionales, puesto que les falta una función mental que es innata en las demás personas y que sería un factor fundamental en las relaciones interpersonales en una especie social como la nuestra.

Los participantes con niveles altos de psicopatía mostraban menor activación en la corteza prefrontal ventromedial, en la corteza orbitofrontal lateral, en la amígdala y en la sustancia gris periacueductal y más actividad en el estriado y en la ínsula que los controles.

La alta respuesta en la ínsula de los psicópatas fue un resultado inesperado ya que es una región implicada en las emociones. Puesto que la ínsula controla nuestro estado físico y emocional se piensa que es importante para ser consciente de nuestros sentimientos y para empatizar con los sentimientos de otros. Se pensaba que entonces la ínsula tendría reducida su actividad en los psicópatas pero fue al contrario. La explicación propuesta es que el problema es la corteza orbitofrontal, que sería la encargada de distinguir nuestros sentimientos de los relacionados con otros y determinar el comportamiento más apropiado socialmente. La ínsula diría simplemente “siento algo” pero la corteza orbitofrontal sería la que traslada ese sentimiento desde otra persona a nosotros mismos y esa zona está desactivada.

La amígdala, por su parte, que muestra menor actividad en los psicópatas que en los controles, participa en el seguimiento de los comportamientos en marcha, en la estimación de las consecuencias de nuestros actos y en incorporar el aprendizaje emocional a la hora de tomar decisiones fundamentadas en principios morales. La amígdala juega un papel fundamental en la preocupación empática y en la valoración del bienestar de los demás. Se supone que en las personas normales ver el dolor o el malestar de otras personas genera una respuesta aversiva que puede inhibir un posible sentimiento agresivo y puede motivar para ayudar. En un psicópata no sería así. Se ha visto casos de psicopatía tras una lesión en la amígdala y también en la corteza prefrontal.

Los animales sienten animadversión hacia Dexter. Parece que cuando tenía siete años, se dedicaba a matar a los perros y gatos de su barrio, por lo que no es de extrañar, si los animales pudieran saber eso, que no le tuvieran mucha simpatía. Además, las novelas en las que se basa la serie cuentan que tuvo un perro pero que ladraba y gruñía hasta que se libró de él y también una tortuga que se escondía de él dentro de su caparazón hasta que murió de hambre. Quizá es nuestra esperanza de que un ser con un cerebro sencillo y empático como el de un perro sepa detectar el mal y la maldad, sepa ver la verdad oculta bajo el aspecto amable de Dexter, bajo esa buena mano que tiene con los niños.

Si quieres que en futuro hablemos de estos temas sobre alguno de tus personajes favoritos pasa a saludarnos a nuestra Página de Facebook: La Comikeria para votar por el siguiente personaje a perfilar y no olvides que puedes pasar y complementar este perfil con el del icónico Hannibal Lecter.

 

 

Cable: Uno de los mutantes mas poderosos 1310

Entrando en el “hipe” de la nueva película de Deadpool, te presentamos a Cable uno de los mutantes mas poderosos del universo Marvel 

Cable aparece como una especie de guerrero venido del futuro. El personaje llega en busca de los X-Men, a los que quiere reclutar para que le ayuden a derrotar al mutante Apocalipsis, que se ha hecho con el control del mundo. En general, Cable es un tipo grave y serio que sirve de contrapunto perfecto a las payasadas de Deadpool.

Aunque confía demasiado en sus armas de alto calibre, se da la circunstancia de que Cable es uno de los mutantes más poderosos del universo Marvel. No solo es que cuenta con dispositivos para viajar en el tiempo; sino que es un telépata de alto nivel capaz de controlar mentes y dispone de telequinesis capaz de manipular objetos a nivel molecular además que incluso tiene un cierto grado de telepatía con las máquinas, no sabemos si este poder es de nacimiento o por su modificaciones cibernéticas. La razón de este despliegue es que sus padres también son mutantes, y no unos mutantes cualquiera.

Su nombre real es Nathan Christopher Charles Summers y con esto se pueden dar una idea de quien fuera su padre. El nacimiento de Nathan fue cuidadosamente orquestado por el genetista y super villano Mr. Siniestro. Él sabía que el ADN de la familia Summers era uno de los mas puros entre los mutantes. En determinada generación, la familia Summers traería al mundo a uno de los guerreros más poderosos, que planeaba utilizar en contra de su eterno rival, el mutante eterno conocido como Apocalypse. Entonces siguió de cerca y manipuló la vida del joven Scott Summers, mejor conocido como Cyclops. Mr. Siniestro sabía que Ciclops estaba enamorado de su compañera Jean Grey, y esto le convenía, ya que el ADN de la familia Grey también era bastante puro. Pero poco después, Jean Grey aparentemente murió consumida por el poder de Phoenix. Mr Siniestro arregló la situación creando a Madelyne Pryor, un clon de Jean Grey. Se las arregló para que Cyclops conociera a Pryor, se enamorara de ella, se casaran, y finalmente, engendraran un hijo, el pequeño Nathan Summers. Siendo un poderoso telépata mutante y telequinético, Nathan era tan fuerte que sus poderes se manifestaron a una edad muy temprana.

Desafortunadamente Apocalypse se entera de los planes de Siniestro y es como da con el muchacho por lo cual lo infecta con un Virus Techno-Orgánico, que estaba destinado a matarlo, hasta que su padre lo envió al futuro distante con los Askani (guerreros del futuro y jurados enemigos de Apocalypse), para que pudiera recibir un tratamiento adecuado que pudiera salvarle la vida. Después de ser criado en ese futuro, Nathan se convirtió en un guerrero endurecido y en un brillante táctico y comenzó a viajar a través del tiempo.

Finalmente regresó unos quince años más viejo que su padre, llamándose a sí mismo Cable. Con tremendos poderes a menudo inestables, Cable buscó mejorar el futuro de la humanidad, ya que había visto de primera mano él mismo el resultado de no hacerlo.

Les dejamos el trailer de la película en el cual se hace referencia a este mutante

Dr House: El Perfil Psicológico de un Sociópata 2216

Analicemos el personaje del Dr. Gregory House, un genio de la medicina capaz de resolver los diagnósticos clínicos aparentemente imposibles pero incapaz de responsabilizarse o de adaptarse a las reglas, normas o costumbres sociales que lo rodean.
El Dr House es el protagonista de la serie del mismo nombre. Interpretado por Hugh Laurie, el personaje es un médico eminente, que lidera un equipo de diagnóstico médico en el hospital universitario Princeton Plainsboro. Gregory House ha sido descrito como cínico y “cascarrabias”, siendo lo último una de las características más populares del personaje. Gregory House quien en pocas ocasiones se alterna sentimientos y expresiones afectivas, menos emociones por el hecho de que en la cuestión médica hay muchas situaciones que envuelven a familiares y conocidos pero el Médico debe ser objetivo y realista e impulsar confianza en cuanto a lo que piensa y hace caso contrario estaría armando un caos al emitir un diagnóstico no preciso.
En diversos capítulos de la serie House se refleja la lucha de la ciencia contra el dogma religioso, es más en uno de los capítulos House compite contra Dios que al final termina en un empate técnico; pero la competición es siempre injusta, mientras House piensa que genéticamente siempre hay una predisposición en las personas a enfermarse y Dios no tiene nada que ver en eso.
Pero en esta ocasión vamos a hablar sobre el complejo de House de creerse sino el creador si, el Médico milagroso que tiene el poder para resucitar y saber de asuntos más allá de la percepción corpórea, House es orgulloso, egocéntrico, petulante y mira por encima del hombro a sus pacientes ya que ha comprobado que la mayoría de personas enferma por sus hábitos clandestinos y cuando sucede ello recurren a la Internet antes que a un consultorio médico.

En eso consiste el complejo de Dios; en sentirse el todopoderoso (sin serlo) y con el suficiente derecho para mandar sobre los demás, pero en este caso tal complejo no es nocivo ya que ayuda a un Doctor a sanar (no sanarse). Para el personaje esculpido desde el libreto planteado por David Shore los rasgos de House tienen que ser de acento autoritario, muecas irónicas y la corpulencia de su presencia armada además de un bastón que denota posesión de la razón y la dirección (estilo un báculo). Por lo demás el personaje de House es un egocéntrico, pedante,  no sútil, egoísta y con serios problemas respecto a su voluntad en el sentido de que es débil frente al dolor y acude a la adicción a un medicamento.

El ser ateo le proporciona el mérito de no camuflar la verdad sobre creencias, inclusive cuestiona la propia verdad cuando desconfía de lo que dicen los pacientes. House es un solitario porque así son los intelectuales y metódicos a pesar de tener tantas personas alrededor se jacta de ser libre y ejercer el liderazgo con una inequívoca dosis de sarcasmo. Recurre continuamente a la metáfora como medio para que las otras personas extraigan la verdad (método socrático). Odia las órdenes directas y aunque no es un perfeccionista si prefiere lo fácil y efectivo a lo difícil y vano.
Respecto al tema sexual está de acuerdo en que hay que liberar energías reprimidas y por tanto contrata a trabajadoras Sexuales, se diría que no cree en el amor y se divierte burlándose de las relaciones “normales” en la que interviene el sentido de fidelidad, amor verdadero y la felicidad mutua.
El personaje del Dr House adora las motos por ese sentimiento de libertad que ocasiona la velocidad y el dominio de una máquina potente; también se inclina por la guitarra y el piano como forma de expresar su intelecto y a manera de relajación. La cuota deportiva por su parte dada su invalidez sólo le permite dedicarse a el fútbol en un tablero, los bolos y los go-cars.
A lo largo de la historia de la serie se han dado las situaciones que tratan de comprometerlo más con las personas y hasta se exhibe como un altruista y ex- adicto pero todo su tratamiento solo consistió en una manera de justificar que lo que creía estaba bien y por tanto no le sobraba razón, así que vuelve para apostar, para sobornar, para alterar el orden elemental en su entorno, a su mejor amigo le debe dinero, a su equipo le restriega en la cara sus diagnósticos acertados y a su jefa le hace la danza de la victoria para que le quité las horas de Medicina General para evitar ver pacientes.
En el capítulo final de la serie se trata de resumir elementos propios del personaje, la muerte entonces no es interesante y lo que importa sigue siendo el acertijo de la vida, por eso el cáncer es aburrido y por eso todo el mundo es un “idiota” al pensar que él todo un Médico hubiese elegido morir en una acción suicida y no dejando que los años hagan su trabajo.