Secret Invasion: Los Skrulls y la Gran Conspiración de Marvel Comics

Los Skrulls están por todas partes, se hacen pasar por ciudadanos, como héroes o gobernantes. ¿En quién confiar?

Con el revuelo que ha causado la última gran producción de los Avengers, es interesante ver 10 años hacia el pasado y recordar a la raza alienígena conocida como Skrull quienes tomaron su lugar como la peor amenaza en todo el Universo Marvel, o específicamente, en la Tierra y sus héroes. “Secret Invasion” nos hace darnos cuenta que no todo lo que es parece ser, y que no hay que confiar en nadie, ni en tu vecino. Los Skrulls han estado infiltrados dentro de la sociedad, han aprendido nuestras costumbres, incluso, han tomado la identidad de héroes… ¿Reflejo de la paranoia colectiva que se vive en Estados Unidos de los últimos años?

¿En quien confiar?

Es el lema que Marvel utilizó para promover éste intenso evento que revolverá lo sucedido con los personajes de Marvel en los años anteriores, ¿sus principales protagonistas? La raza alienígena conocida como Skrulls.

Los Skrulls aparecieron por primera vez en Fantastic Four #2 en 1962, creados por Jack Kirby y Stan Lee; y a partir de ese momento esta raza ha sido utilizada para resolver algunas lagunas e incoherencias que por lo regular los escritores y editores tienen en cuanto a la continuidad del universo, en este caso del Universo Marvel. Muchos seguidores de la casa editorial del logo rojo y aficionados al cómic llegaron a pensar que para remediar lo sucedido en House of M, Secret War y Civil War, Marvel tomó como recurso  a estos aliens de aspecto verdoso. Tal parece que es lo más adecuado y normal para justificar que todo el embrollo sucedido en las mencionadas historias haya sido culpa de los Skrulls. Pero, así como en éstas últimas sagas tienen su trasfondo histórico-social, los Skrulls y Secret Invasion tienen el suyo.

Desde el principio hay que tomar en cuenta el lema de “¿en quién confiar?”, ya que nos hace referencia a que cualquier persona podría ser realmente no pertenecer a nuestra especie, en este caso un Skrull. Los Skrulls, por su apariencia repulsiva, genera una sensación de no querer tener ningún contacto con ellos; son una raza de guerreros “conflictivos”, que dentro de lo que nos han relatado en toda su historia de vida buscan invadir la Tierra y poner a la humanidad a sus pies. En pocas palabras, son una amenaza.

Podríamos resumir que los Skrulls son la metáfora actual del terrorista que se ha infiltrado en la sociedad norteamericana, tal como sucedió en los ataques del 9/11, donde sus perpetradores materiales estuvieron viviendo, estudiando y conviviendo entre los americanos, en la mismísima “Tierra de las Oportunidades”…y vaya que sí fue oportunidad; aprendieron a pilotear aviones en escuelas norteamericanas de aviación… El gobierno americano y sus organismos encargados para el control de inmigrantes no pudo, o no quiso, mantener un registro o monitoreo amplio sobre este tipo de personas ajenas a su país.

Habiendo sucedido esto, se hace evidente la vulnerabilidad del país más influyente y poderoso de este planeta; especulando teorías de que grandes organizaciones y personas con el poder necesario para decidir el destino de un país estuvieran confabuladas en el trágico septiembre 11 del 2001. En el universo Marvel, vemos ahora que héroes como Black Bolt y Elektra eran en realidad skrulls infiltrados. Black Bolt, uno de los miembros del grupo selecto de los Illuminati y representante de los Inhumanos; Elektra, líder de la organización criminal conocida como The Hand; y así como ellos, se han revelado como Skrulls, Hank Pym (Avenger) y uno de los genios más grandes de la Tierra (después de Reed Richards y Tony Stark, claro): Erwin Jarvis, mayordomo de la antigua mansión y ahora torre de los Avengers, y el oficial de S.H.I.E.L.D, el Comandante Dugan.

Tremendos personajes con una influencia sin paralelo, ¿no creen? Se pierde la confianza entre lo que eran pilares y ejemplos a seguir. Algunos aficionados al mundo Marvel asociaron a Bush (ex presidente del país del norte) con Tony Stark en Civil War, podría tener algo de ello, pero, mientras más se conoce la verdad sobre la infiltración Skrull, se puede apreciar que quizá Tony Stark no es el Judas y que hay que desconfiar en cualquiera. Aunque algunas veces la historia dice que debe haber un Judas a quien culpar de todos los males…

Infiltración y paranoia

Los Skrulls están por todas partes, se hacen pasar por ciudadanos, como héroes o gobernantes. La estafeta de “no deseados” que tenían los mutantes, reflejo de las minorías en la sociedad americana, se le está concediendo a los Skrulls, aunque ahora sin algún matiz de simpatía por parte de los lectores. Si en Estados Unidos, a la raza negra y latina principalmente se les hacía a un lado, ahora con todo el problema de terrorismo y de guerra ha ocasionado que los norteamericanos exijan un registro y monitoreo de éstas comunidades que, conforman ciertamente la mayoría “ilegal” que trabaja y reside dicho país. El problema de saber quien es ilegal y quien no, radica en el hecho de que un porcentaje considerable de ciudadanos norteamericanos llevan raíces latinas o africanas y son ya ciudadanos legales”, pero, a una sociedad a la cual le han infundido el miedo no sabe diferenciar, y peor aún, el ciudadano se pregunta: ¿cómo saber si tu vecino o compañero de trabajo es en realidad un inmigrante ilegal o peor, un terrorista? Tal parece que en este párrafo y específicamente con la pregunta anterior, no se hace diferencia entre una persona que busca empleo de otra que busca matar millones de personas. No, no se trata de igualar sino de ejemplificar la paranoia americana que con la que se ha vivido desde hace muchos años atrás hasta la actualidad y que es reflejada en los Skrulls y en Secret Invasion.

Lo que el americano trata difícilmente de aceptar es que, como el “alien”, el residente aparentemente más ejemplar podría ser parte de el desgajamiento del sueño americano o peor aún: aquel a quien consideran ser el más patriota y el ejemplo a seguir puede resultar un traidor; y esto lo vemos reflejado en historias antagonizadas por Skrulls.

Podemos hacer también la analogía de los Skrulls partiendo de su origen y tiempo en que fueron creados… Los Skrulls fueron el resultado de otra paranoia americana: la del comunismo. Los “marcianos” o seres de otros planetas que invaden la Tierra tanto en el cine, TV y en cómic, eran resultado de ese miedo y desprecio infundado por el gobierno estadounidense para combatir la “marea roja” representada por la entonces Unión Soviética. En aquellos años, existía la infiltración de simpatizantes socialistas-comunistas entre la sociedad americana y su persecución por parte del sistema, de igual manera como hoy, no se podía confiar en tu vecino… ¿y si era comunista?

Más paranoia

Se puede ver desde otro punto de perspectiva histórica lo que está sucediendo en Marvel, si tomamos como referencia a Europa, los judíos y el nazismo de principios del siglo XX. Una de las principales razones de la persecución judía por parte de la Alemania Nazi fue que se decía que los judíos estaban “invadiendo” Europa demográfica y económicamente hablando; la mayoría de las empresas importantes y personajes influyentes del viejo continente eran judíos. Esto ocasionó que el nacionalsocialismo promulgara la expulsión y expropiación de todo lo que el “pueblo de Yahvé” había trabajado y creado en Europa no siendo su territorio sino de la famosa raza aria, verdadera dueña del territorio europeo.

Adolfo Hitler lo llevó más allá: “registró” y exterminó a la mayoría de los judíos que vivían en Europa. Todo para mantener el poderío ario representado por Alemania de aquellos años. Sucede que tiempo después, hemos sido informados por distintos medios a través de la historia de que algunos nazis fueron a esconderse en otros países después de la derrota de Alemania y que el nazismo es también doctrinado en territorio americano por algunos sectores de la sociedad, ocasionando el desprecio hacia otras razas y la división entre el pueblo americano. El pueblo judío, a pesar de todo esto, no decayó y sus emigrantes, los que llegaron a Estados Unidos durante finales del siglo XIX y principios del XX, llegaron a establecerse y a formar parte en muchos sectores, en el que nos concierne, del entretenimiento: la mayoría de los creadores del mito del superhéroe tienen origen judío.

Confiemos

En Secret War observamos cómo el gobierno americano se hizo de la vista gorda al conocer que varios súper-villanos residentes en E.U.A. eran patrocinados por Latveria, referencia de la guerra contra el terrorismo y el 9/11. En House of M supimos lo que sucedió con la “minoría más poderosa” como los mutantes: exterminio, la exclusión de las minorías y el principio de la desconfianza hacia lo que el americano desconoce de otras razas y costumbres. En Civil War, se nos mostró cómo se registró y se dividió el sector de superhéroes, la división del pueblo americano gracias a las decisiones de sus mandatarios y el reflejo de que los símbolos representativos de la patria no pueden contra lo que la máquina (el sistema) exige al individuo, registrarse o morir; ahora con Secret Invasion, podemos empezar a especular que todo lo anterior es el resultado de un mal manejo por parte de quienes gobiernan y de gente que busca la desaparición de la especie, que en lo único para poder salvarnos es entrar a nuestro interior, mirarnos y juzgar nuestras acciones como humanos y darnos cuenta si en realidad somos eso, humanos.

¿Quiénes somos? ¿Qué hemos hecho durante nuestra vida? ¿Hacia dónde llevamos el destino de nuestro planeta? Cualquiera de nosotros, de ustedes, puede ser un Skrull: un demonio interno que está acabando con la verdadera razón del Ser.
No olvides pasar a leer la teoría de la Trinidad de Marvel Comics y nuestras reseñas y fichas de personajes de Marvel y DC.
Psicólogo clínico/Especialista en Psicodiagnóstico/Profesor. Creador de contenido, gamer consumado, geek por elección, nerd por naturaleza

Muere Steve Ditko, cocreador de Spider-Man

El mundo del cómic ha perdido a Steve Ditko, una de las mentes detrás de la creación de héroes como Spider-Man y Doctor Strange.

El famoso dibujante Steve Ditko, quien fuera cocreador de personajes icónicos del universo Marvel como Spiderman, Doctor Strange, Gwen Stacy, Dormammu y Los Siniestros Seis por mencionar algunos; falleció a los 90 años en su apartamento ubicado en la ciudad de Nueva York.

Ditko fue hallado sin vida el pasado 29 de junio, pero se cree pudo fallecer por lo menos dos días antes según reportes de The Hollywood Reporter.

Nacido el 2 de noviembre de 1927 en Pensilvania (EE.UU.), Ditko se matriculó en la Escuela de Caricaturistas e Ilustradores de Nueva York tras servir en el ejército durante la segunda guerra mundial.

En 1962 presentó junto a Stan Lee a Spider-Man, personaje que rápidamente ganaría popularidad entre el público y que actualmente se mantiene como uno de los héroes de Marvel más importantes y queridos por la comunidad que gusta de los cómics.

Tras su salida de Marvel después de una discusión con Stan Lee de la cual no se sabe mucho, Ditko trabajo con otras editoriales y siempre se mantuvo fuera de los reflectores mediáticos, razón por la cual se desconoce mucho de la vida del dibujante.

Al parecer la causa de la muerte de Steve Ditko fue un ataque cardíaco provocado por arterias obstruidas, ya que padecía una enfermedad cardiovascular arteriosclerótica e hipertensiva.

 

 

¡Checa la ilustración de Evangelion que hizo Jim Lee!

La leyenda de los cómics compartió en su cuenta de Twitter el dibujo que hizo de un de los personajes de la serie.

 

Jim Lee es una leyenda en DC Comics y día de ayer compartió en sus redes sociales una de sus incursiones en el mundo del anime, con una ilustración del personaje Asuka Lagley Soryu.

 

 

No hace mucho también compartió otra ilustración que hizo de Goku, así que nos podemos imaginar que a Jim le gusta mucho el anime y quiere compartir las ilustraciones que hace con las personas que lo sigan. En otras noticias sobre Evangelion, hace poco se confirmó la nueva (y última) película del anime, tendrá el titulo Rebuild of Evangelion, aunque todavía no sacan información sobre la trama o una fecha de estreno, las expectativas están altas, ya que promete ser la última película.

 

Ant-Man And The Wasp | Reseña Sin Spoilers

Ant-Man regresa con una aventura tan pequeña que es enormemente divertida, ahora acompañado de su fiel pareja The Wasp. Siendo la vigésima película de Marvel Studios dirigida por Peyton Reed, quien también dirigió la primera entrega.

Después de los acontecimientos en Capitán América: Civil War, Scott Lang (Paul Rudd) vive bajo arresto domiciliario en San Francisco por violar los “Acuerdos de Sokovia”. Por otro lado Hope van Dyne (Evangeline Lilly) y Hank Pym (Michael Douglas) han desaparecido y son buscados por el FBI después de que Scott mostrará al mundo la tecnología Pym y el traje de Ant-Man. En su ausencia, Hope y Hank han estado construyendo un portal al reino cuántico para intentar buscar a Janet van Dyne (Michelle Pfeiffer) la Avispa original y rescatarla. Es entonces que Scott tiene un sueño donde ve a Janet por lo que decide ayudar Hope y Hank a terminar el portal.

Pero todo da un giro cuando se enfrentan a Ava Starr (Hannah John-Kamen) a quien llaman Ghost, una chica con el poder de modificar su estado molecular para atravesar cualquier cosa, a su vez un mercenario llamado Sonny Burch (Walton Goggins) comienza a perseguirlos después de tener un inconveniente con Hope. Esto llevará a Scott a buscar la ayuda de su mejor amigo Luis (Michael Peña) y su pandilla, y de Bill Foster (Laurence Fishburne) un ex colega de Hank durante sus años en S.H.I.E.L.D.

¿Qué podemos esperar después de ver un gran evento como lo fue Avengers: Infinity War? La respuesta: una película muy divertida con personajes carismáticos y la expansión a nuevas posibilidades dentro del Universo Cinematográfico de Marvel.

Peyton Reed nos da una entrega fresca con un gran trabajo de edición, efectos visuales de excelente calidad, una historia fácil de comprender sin la necesidad de conocer todo el UCM y una increíble banda sonora a cargo del compositor Christophe Beck quién también compuso el filme anterior.

Parte del éxito de la primer entrega fueron los protagonistas que fácilmente conectaron con el público y aquí no es la excepción. La química y la interacción entre ellos es lo mejor de la cinta, Evangeline Lilly como Wasp se luce en sus secuencias de acción y hace un gran equipo con Paul Rudd.

Por otra parte tenemos a Hannah John-Kamen como la antagonista Ghost, quien a pesar de tener meramente definidas sus motivaciones no resulta en un peligro para los protagonistas, pasando a ser solo un obstáculo en el camino al no tener un plan mayor del que se presenta en la historia, agregándola a la ya enorme lista de villanos mal desarrollados y sin relevancia en las películas de Marvel.

Ant-Man And The Wasp es una gran secuela que sigue la misma fórmula de la primera y contesta bien a la pregunta: ¿Dónde estaba Ant-Man durante los eventos de Infinity War? El reino cuántico es mejor explorado aquí y es interesante el papel que pueda tener para las futuras entregas de este universo.

Recomendación final: hay dos escenas postcréditos y la primera es la más importante.

 

8.5 out of 10