El Cementerio Maldito | Review Sin Spoilers

El remake de la clásica película de terror de los 80’s, basada en el exitoso libro del maestro del terror Stephen King ya está aquí. ¿Podrá Cementerio Maldito llenarnos de terror?

Renovando un clásico de terror

Esta nueva entrega de Cementerio Maldito nos relata como la familia Creed, que acaba de mudarse de Boston, se intenta adaptar a la vida en un pequeño pueblo. El protagonista es Louis (Jason Clarke), quien necesitaba alejarse de su trabajo como doctor de emergencias del turno nocturno de la ajetreada ciudad y decide cambiarlo por el tranquilo trabajo de doctor en el campo, pero su esposa Rachel (Amy Seimetz) tiene un pasado que la atormenta y cuando Church, el gato de Ellie (Jeté Laurence), muere ella decide que lo mejor es ocultar la verdad y enterrarlo si que la pequeña se de cuenta.

El vecino de los Creed, Jud Crandall (John Lithgow), lleva a Louis a un terreno pantanoso que esta más allá del Cementerio de Mascotas para enterrar al gato, pero es ahí, en ese suelo maldito, donde algo acecha en las sombras y los muertos no permanecen debajo de la tierra por mucho tiempo.

Lo bueno

La actuación de Amy Seimetz es la joya de esta película, su personaje es el que tiene mayor conflicto emocional por los aterradores problemas en su pasado y ella transmite es horror a los espectadores.

John Lithgow también brilla por la forma en que pasa de ser siniestro a una buena persona y viceversa en cuestión de momentos, dandole mayor profundidad a las acciones que el toma.

Los directores, Kavin Kölsch y Dennis Widmyer, tuvieron en valor para tomarse libertades con la adaptación creando nuevos e inesperados caminos en la conclusión.

Lo malo

Si conoces el libro en el cual esta basada la cinta o viste la adaptación de 1989, tendrás tu desacuerdo con la dirección que tomaron para esta cinta. Los sustos son generados por un sonidos muy fuertes y repentinos, ya que en su mayoría son “jump scares” y las partes que desarrollan suspenso durante el primer acto no son lo suficientemente aterradoras, generando una tensión casi nula que culmina en darte cuenta de donde saldrá el siguiente susto y siendo muy predecible.

A los personajes les falta un poco más de desarrollo, sobre todo la relación entre Jud y Ellie, ya que la justificación de Jud para llevar a Louis al cementerio maldito es el amor por la niña, pero se siente como si a penas la conociera.

Veredicto

Lo que realmente salva la cinta son las actuaciones, cuando los personajes empiezan a sufrir por la perdida de Ellie (no es spoiler, esto se ve en el trailer) y pasan por las etapas de duelo, te transmiten la desesperación que ellos sienten cuando tienen que sufrir por lo peor que les podría pasar.

Es un film entretenido que no tiene problemas con usar un poco de humor negro, para relajarte un poco y así volverte a poner tenso para la siguiente escena, lo pondremos a por encima de la media tabla con un 6 de 10. La nueva adaptación llega a los cines el 5 de abril.

comments

6 out of 10
Fotógrafo/Reportero/Locutor; Amante del football americano, los videojuegos, las cosas geek y viajar en moto... #BornToBeGeek en @LaComikeria

EL MUÑECO DIABÓLICO| Reseña sin spoilers

Chucky está de regreso, listo para crear polémica y dividir a la audiencia.

Hace más de treinta años vio la luz por primera vez un ícono contemporáneo del terror, te guste o no, la historia del “Estrangulador de Lake Shore” que logró pasar su alma a un tierno muñeco para continuar sus asesinatos se grabó en las mentes de aquéllos que lo vieron en pantalla grande y por medio de sus secuelas ha traspasado el tiempo para formar un legión bastante decente de admiradores en generaciones subsecuentes.

Es por ello que cuando se supo la noticia de un reboot, (salpicado de polémica ya que Don Mancini, creador de todo el universo que envuelve a Chucky, se declaró ajeno a las intenciones de reiniciar la saga), no hizo más que prender las alarmas y hasta veladoras de fanáticos y no fanáticos por igual para que no se arruinara (como ya es tan recurrente), un personaje e historia tan querido para muchos, como si todo lo anterior no bastara, el lanzamiento (en Latinoamérica mayormente) se vio retrasado debido a que estaba muy cercano a los estrenos de “Toy Story” y “Annabelle”, lo cual también trajo consigo una graciosa y creativa campaña publicitaria que no hizo más que (acertadamente) acrecentar las expectativas.

¿ACASO ES NECESARIO DECIR DE QUÉ SE TRATA?

Si más de treinta años y siete películas no son suficientes para que te hagas una idea de la trama de esta película, aquí te va un breve resumen: Karen (Aubrey Plaza) es la joven madre encargada de criar sola a su hijo Andy (Gabriel Bateman), un pre-adolescente cuya discapacidad auditiva lo hacen algo temeroso a la idea de tener amigos, aunado a la constante y molesta aparición de Shane (David Lewis) el novio de su madre, con quien no se lleva bien y prefiere estar solo en su cuarto o los pasillos de su edificio.

Es por esa razón (y una “afortunada” coincidencia) que Karen le adelanta su regalo de cumpleaños a Andy y le da un “Buddi”, un juguete de la compañía Kaslan que aunque no es de última generación, es capaz de interactuar con su entorno y está hecho para forjar lazos de amistad con su dueño, sin embargo este “Buddi” presenta una anomalía que pondrá en peligro a todos a su alrededor.

LOS RIESGOS DE UN REINICIO

A estas alturas tenemos varios ejemplos que lamentablemente nos muestran los graves errores que se pueden cometer al intentar rehacer una historia ya contada, dos han sido quizá los extremos más graves y repetitivos en todos esas “actualizaciones”:

1.- Ser demasiado respetuoso (o miedoso) con respecto al material original lo cual termina convirtiendo la supuesta “nueva” obra en algo inútil.

2.- Ser totalmente irrespetuoso con el material original, cambiando (a veces uno, a veces todos) los orígenes, caracteres, personalidades y demás aspectos que hicieron grande a su antecesora y por tanto acaban por perjudicar la historia.

Para su mala fortuna, “El Muñeco Diabólico” del director Lars Klevberg comete muy temprano uno de esos dos errores, y por lo tanto la división de público comenzará desde los primeros minutos de la película y se acrecentará con más decisiones polémicas de las cuales hablaremos más adelante.

EL TERROR EN LOS TIEMPOS MODERNOS

Habrá varias situaciones que más que errores, son reflejos de la sociedad actual: La “extraña” relación madre-hijo, la ausencia general de padres supervisando las conductas de los niños, la violencia extrema que hemos “normalizado”, la falta de respeto para con las autoridades o el excesivo apego tecnológico que se está convirtiendo en una desventaja social e intelectual en lugar de una herramienta, y todas esas conductas se podrán interpretar como errores de guion, pero quizá (y tristemente) no lo sean necesariamente, sin embargo hay un detalle que definitivamente causará controversia: el diseño de “Chucky”.

Originalmente el juguete tenía un aspecto tierno que se contraponía con la maldad que albergaba en su interior, en esta nueva entrega el diseño del juguete es algo feo, pero desde mi punto de vista funciona muy bien, en el sentido de que “Buddi” es tétrico de manera totalmente natural (y solo tienen que ver lo feos que son algunos de los juguetes más exitosos en las tiendas para ver que un producto tan mal diseñado podría ser un éxito), si a ello le agregamos la personalidad que va desarrollando conforme avanza la historia nos da como resultado un villano mucho más realista, altamente peligroso sin dejar de ser un juguete gracias a la correcta explotación tecnológica de sus capacidades y aquí cabe mencionar el excelente trabajo que hace Mark Hamill detrás del animatronic y capas de CGI, que acompaña perfectamente unas actuaciones mas bien regulares (aunque cumplidoras) de todo el reparto, con buenas dosis de gore y un más que adecuado ambiente musical y sonoro.

VEREDICTO

“El Muñeco Diabólico” está destinado a dividir opiniones desde su concepción, sin embargo, desde mi punto de vista el tratamiento para acercarlo a las nuevas generaciones es el correcto, independientemente de su terrible inicio en el cual tendremos que otorgar demasiadas concesiones como espectador (como si en su contraparte ochentera no lo hubiéramos tenido que hacer también), poco a poco desarrolla su propio mundo, su propias motivaciones y por lo tanto, lo tan anhelado por otros fallidos intentos cinematográficos: su propia historia.

Sin tomarse demasiado en serio a sí misma y retomando tanto el terror como el humor que ha permeado toda la saga anterior construye un género particular que se pasea entre la comedia, el horror y el slasher, con algunos personajes secundarios completamente olvidables pero aprovechando un reparto juvenil sin caer en los clichés de “Los Goonies” (1985) o más recientemente “Stranger Things” (2016-) y dándose el lujo de consentir a los fanáticos más viejos con constantes referencias a la década de su estreno así como a la cultura pop en general.

En resumen, en una época inevitable de remakes y reinicios, aunque concuerdo con el creador Don Mancini que era una historia innecesaria (como casi cualquiera después de la trilogía), se agradece que se haya hecho con la equilibrada dosis de respeto y actualización que merece uno de los personajes íconos del género, como si por un momento un episodio de “Black Mirror” se fundiera elegantemente con cierto entorno ochentero, que estará lejos de causarles pesadillas pero que definitivamente les brindará un momento entretenido. Pero como dije, no espero que concuerde con esta opinión, véala y juzgue personalmente a partir de su estreno el viernes 12 de julio.

comments

7.3 out of 10

BLACK MIRROR: Temporada 5|Reseña sin spoilers

¿Se le está acabando el brillo al “espejo negro”?

Después del éxito comercial que logró el experimento social disfrazado de película titulado “Bandersnatch” (2018), el creador de la serie Charlie Brooker parece regresar al formato tradicional de la antología con tan solo tres nuevos capítulos para conformar la nueva temporada, los pósters y trailer también fieles al formato, son atrayentes pero crípticos respecto a su trama, pero uno de los detalles que más llamó la atención fue la inclusión de Miley Cyrus en por lo menos uno de los episodios ¿Fue una buena decisión? ¿La antología mantiene el nivel al que estamos acostumbrados? Siga leyendo para descubrirlo.

“STRIKING VIPERS”, “SMITHEREENS”, “RACHEL, JACK AND ASHLEY TOO”

No cabe duda que Charlie Brooker es uno de los mejores creadores y contadores de historias actuales y los títulos con los que bautiza sus obras son igual de misteriosos, casi nunca sabemos de qué tratan o entendemos la razón de su nombre sino hasta el final y esta nueva temporada no es la excepción.

“Striking Vipers” es la trama elegida para abrir esta nueva etapa y haré énfasis en su reparto principalmente por su trabajos anteriores: Anthony Mackie (“Falcon” en el UCM), Yahya Abdul-Mateen II (“Manta” en el universo de DC), Pom Klementieff (“Mantis” en el UCM), Ludi Lin (“Zack” en “Power Rangers”) y Nicole Beharie (“Abbie Mills” en la serie televisiva “Sleepy Hollow”), como pudieron leer, casi todos están relacionados con trabajos de corte infantil-adolescente y sin embargo, no hay mejor manera de probar su talento (y sacudir al espectador) que poniéndolos en situaciones de alta carga erótica y moralmente cuestionables.

Danny (Mackie) y Karl (Abdul-Mateen II) son dos amigos univesitarios que la vida ha llevado por caminos distintos, unidos por las parrandas y el amor a los videojuegos ahora son adultos “responsables”, Danny al frente de una familia y Karl un soltero adinerado, es en el cumpleaños del primero que se vuelven a reunir y de nueva cuenta un videojuego (ahora de realidad virtual) hace que sus lazos de amistad se pongan a prueba.

“Smithereens” es el nombre de una red social, parecido a “Twitter” o “Instagram” y “Chris” (Andrew Scott) es el conductor socio de otra aplicación tipo “Uber” que misteriosamente espera pasaje a las afueras de las instalaciones londinenses de “Smithereens” esperando que en algún momento se suba un trabajador de la empresa, sus intenciones son un misterio y poco a poco las iremos conociendo. Una gran actuación del protagonista, una punzante crítica tecnológica y social, en el episodio quizá con mayor tensión de los tres.

“Rachel, Jack and Ashley Too”, irónica desde su concepción pretende ser un chiste de humor negro al poner a Miley Cyrus a interpretar a “Ashley O” una artista prefabricada que cansada de cantar siempre lo mismo busca liberarse de su mánager (Susan Pourfar) y la industria, literalmente el capítulo más “Pop” no solo de la temporada, quizá de toda la serie, las actuaciones están bien, pero está lleno de situaciones “cómicas” y demasiado ligeras (a pesar del ambiente oscuro que se le pretende dar), contrario a lo que nos tiene acostumbrados el universo de “Black Mirror”

CONCLUSIÓN

Si bien, las temáticas retratadas en los tres episodios son (al igual que toda la serie) una constante crítica al uso desmedido e irresponsable de la tecnología, al grado de la obsesión, sus argumentos no son lo suficiente sólidos o dramáticos y sus desarrollo de personajes impide generar empatía con ellos, los giros de tuerca no son sorprendentes y están lejos de ser los oscuros y desesperanzadores cierres de otros capítulos.

Cabe destacar que por el lado técnico la serie sigue siendo de altísima calidad, las actuaciones están al nivel, la música juega un papel importante y aún cuando mutilan composiciones de “Nine Inch Nails” es hasta cierto punto aceptable, son los errores argumentales que traicionan el espíritu de la serie y acaba por entregar unas historias quizá bien intencionadas pero mal desarrolladas y culminadas de una peor manera.

En resumen, se podría considerar ya la quinta temporada como las más endeble de todas, no necesariamente un desperdicio de tiempo, pero si un trago amargo para los seguidores y simpatizantes de esta increíble antología, un triste paso obligado para los fanáticos que esperamos sea solo el calentamiento para algo mejor.

comments

6.6 out of 10

Hotel Mumbai: El Atentado| Reseña sin spoilers

La magia del cine recrea uno de los mayores dramas contemporáneos de la India ¿Vale la pena o solo busca lucrar con la tragedia?

Del 26 al 29 de Noviembre del 2008, la Metrópoli más poblada de la India fue víctima de un ataque terrorista coordinado en más de diez ubicaciones casi de manera simultánea, entre ellos el tradicional “Leopold Café”, una estación de trenes, un hospital, un centro judío y dos hoteles.

La historia se centra en el asedio que vivió personal y huéspedes del lujoso y multipremiado Hotel “Taj Mahal” a manos de terroristas musulmanes de origen (presumiblemente) pakistaní cuyo objetivo era sembrar el terror en la población, y vaya que lo lograron.

Dos son los hilos narrativos que sirven de soporte a la historia, visiones distintas que pretenden adentrarnos en el drama, el primero a cargo de Arjun (Dave Patel), un trabajador del “Taj Mahal”, de origen humilde, con un bebé y una esposa embarazada en casa, que se presenta a trabajar pero que diversas situaciones lo colocan como mesero en uno de los restaurantes del hotel. Es ahí donde tiene contacto por primera vez con el segundo hilo conductor, la acomodada pareja compuesta por el arquitecto David (Armie Hammer) y Zhara (Nazanin Boniadi) quienes además van acompañados de su bebé y su niñera Sally (Tilda Cobham-Hervey), junto a otros personajes que se funden entre la realidad y la ficción para tratar de contar correctamente la historia.

DOS HORAS DE TENSIÓN

Uno de las cualidades de la película es que no tarda mucho en que inicie el terror y peligro (el cual no para hasta el final), la presentación de los personajes principales es rápida y las amenazas son constantes, aunado con un perfecto diseño de audio que es completamente inmersivo para “sentir” lo peligroso e impactante de la situación.

Las actuaciones (en diversos idiomas) son de regulares a buenas, quizá la mejor de todas a cargo del joven Dave Patel que entrega un personaje completamente creíble tanto en su “fragilidad” como heroísmo, las escenas de acción son acertadas (quizá demasiado explícitas), permitiéndose el uso de tomas y efectos especiales que están a nada del “gore” y que incomodarán a más de uno, pero que en la búsqueda de contar la historia de manera realista cumple ampliamente su objetivo, sin villanos o héroes caricaturizados, el director Anthony Maras logra fusionar incluso material de archivo real con las secuencias de la película para darle un toque (por momentos) casi documental y técnicamente sin fallas.

HUMANO DEMASIADO HUMANO

Es quizá la persecución de un retrato preciso del trágico relato lo que aporta también sus momentos más bajos, el director Anthony Maras y el escritor John Collee (“Happy Feet”) tuvieron acceso a las llamadas entre los terroristas, entrevistas y material para contar la historia, que sin embargo, no supieron redondear en el guión, dotando la narrativa de chistes innecesarios (quizá hasta involuntarios) y situaciones inconexas con el único objetivo de alargar o complicar una trama que ya era en sí misma trágica y dramática, la rápida presentación de los personajes es una espada de doble filo que impide que seamos empáticos con ellos y restan el impacto pretendido, en general, diálogos y desarrollo pobre de personajes que opacan por momentos el crecimiento de la narrativa pero que quizá puedan pasar por alto.

En resumen, “Hotel Mumbai” es una película “entretenida” si se le puede denominar así, con muchas cualidades en diversos departamentos, que respetuosamente (aunque sin censura) retoman un episodio trágico de la humanidad sin tomar necesariamente partido, una mirada hasta cierto punto objetiva cuya principal falla radica en no tomarse mayores libertades creativas en pro del desenvolvimiento cinematográfico de los personajes, pero cuyo peso dramático natural de la situación rescata las poco más de dos horas invertidas.

comments

7.5 out of 10