MA | Reseña sin spoilers

Una nueva villana pretende aterrorizar a las nuevas generaciones

“Blumhouse” es una casa productora arriesgada, caracterizada por traernos la nueva oleada del terror y horror en el cine, desde su despegue con “Paranormal Activity” (2007) su participación en películas como “The Purge” (2013) o “Jezabel” (2014) hasta la multivalorada “Get Out” (2017), es por eso que cada que sale una nueva entrega de esta productora genera mucha expectativa y “MA” es su más reciente bebé.

CADA GENERACIÓN TIENE SU BOOGEYMAN

“El coco”, “El señor del costal”, “La llorona”, muchas son las historias con que los padres asustan a los niños para que se porten bien o hagan sus deberes, la literatura contemporánea vio nacer a vampiros y hombres lobo, la generación ochentera y noventera creció teniendo pesadillas con Freddy Krueger, Jason o Pennywise, este siglo tiene sus propias representaciones malignas en Babadook o Mr. Boogie, sin embargo el cine actual ha optado también por explorar un mercado algo más “real” con títulos como “The Gift”(2015) o la exitosa serie “You” (2018 -), un género que sin dejar de lado la ficción centra su argumento en algo “relativamente” posible y palpable, un terror más humano y en teoría más peligroso porque de alguna manera existe y podría estar encarnado en alguien que conoces.

“MA” está mas del lado de esos últimos ejemplos y nos presenta a Sue Ann (con una gran interpretación de la ganadora del oscar Octavia Spencer), una amable y serena ayudante de veterinaria que se tropieza con una bola de adolescentes, cada uno representando un estereotipo juvenil: la recién llegada Maggie (Diana Silvers), la popular Haley (McKaley Miller), el fiestero Chaz (Gianni Paolo), el tranquilo Andy (Corey Fogelmanis) y el afroamericano Darrell (Dante Brown), que le piden comprar cerveza y alcohol ante su evidente minoría de edad. Sue Ann no solo acepta, sino que ofrece el sótano de su casa para que los jóvenes beban sin problema ni límite alguno: el sueño de cualquier joven. Por supuesto, la inocente y caritativa Sue Ann esconde un gran secreto que pondrá en peligro a todos los involucrados.

JUVENTUD SUAVE = HORROR SUAVE

La crítica social de la historia (y por lo tanto el verdadero horror y peligro) se centra en las conductas despreocupadas de los jóvenes, a veces acrecentada por la conectividad tecnológica y redes sociales, no confiar en extraños, no compartir números de teléfono, mantener lo más “privadas” posible aplicaciones como Facebook o Instagram, el acoso escolar y por supuesto, no beber hasta el grado de la inconsciencia son algunos de las muchas advertencias que relata esta película casi a manera de spot, sin embargo es de resaltar el trabajo de Octavia Spencer que saca a flote su personaje de manera extraordinaria, así como el trabajo de todo el reparto que en general es cumplidor (entre los papeles secundarios están también Juliette Lewis y Luke Evans), el soundtrack es bueno, retomando clásicos de la cultura popular y el score (a cargo de Gregory Tripi) tiene esta onda nostálgica que comenzó Stranger Things y que ha sido llevada a la sobre explotación, pero no es mala.

Es una lástima que una premisa tan sencilla pero que a la vez podía ser exitosa tarde tanto en arrancar, la tensión comienza temprano (convirtiendo la película en más suspenso que horror) y por medio de “flashbacks” se van construyendo las motivaciones de la villana, las cuales al final no quedan muy claras ni son suficientes para explicar su comportamiento (no porque la situación no lo sea, sino porque le faltó “colmillo” al director Tate Taylor para engancharnos a ella).

A su favor puedo decir que el horror y hasta el gore llegan, tardan mucho, pero llegan y sin embargo es un “soft horror” adecuado a su clasificación (B15), una historia que se nota dirigida a los jóvenes que retrata, que funciona más como advertencia amarillista para una conducta reprimible, que es ligeramente entretenida pero que dejará parcialmente insatisfechos a un público mayor o fanático del género.

CONCLUSIÓN

Aún con sus fallas, “MA” es una historia parcialmente entretenida que mantiene la expectativa durante su hora y media de duración, sin problema puede esperar a que salga en televisión o streaming pero si elige ir al cine no saldrá completamente decepcionado. Una película con potencial que se ve truncada por la autocensura, víctima de su propia ideología que está a nada de ser un proyecto educativo para que los jóvenes en secundaria no cometan los mismos errores que los personajes, respaldada en un trasfondo apenas sólido y rescatado por la gran actuación de su villana que tristemente no le alcanzará para convertirse en el “Boogeyman” (o “Boogeywoman”) de las nuevas generaciones.

comments

7.2 out of 10

Star Trek puede ser la última película de Quentin Tarantino

El director menciona de nuevo su regla de las 10 películas.

Hace mucho tiempo el director Quentin Tarantino dijo que solamente iba a dirigir 10 películas y después de esas se retiraría de la industria del cine. Once Upon a Time in Hollywood sería la novena de estas 10 entregas y en una reciente entrevista habló sobre su décima, la de Star Trek.

La entrevista fue durante el podcast de Cinema Blend’s Reelblend. Donde comentó lo siguiente.

“La idea de hacer 10 no es crear un loophole. De hecho, creo que, si iba a hacer Star Trek, debería comprometerme. Es mi última película. No debería haber nada al respecto. Yo No sé si voy a hacer eso, pero eso podría suceder “.

Así que si son fans del trabajo del director de Kill Bill, les recomendamos estar muy al pendientes después de que se estrene Onece Upon a Time in Hollywood, ya que de seguro será hasta después de esta nueva película donde hablará más de lo que promete ser su última película, Star Trek.

Fuente.

comments

EL REY LEÓN| Reseña

¿El remake que nadie pidió o un éxito más para Disney?

Títulos como: “El mejor Hamlet del cine” o “La mejor película animada de todos los tiempos” (aunque en el ranking de IMDB ostente el segundo puesto), colocan la versión animada del “Rey León” (1994) como una obra cumbre en varios aspectos, una obra intocable, una historia que ha traspasado generaciones colocándose siempre en el corazón del espectador y haciendo llorar a todo el que se cruce por su camino.

Es por ello que la simple idea de un remake era blasfemo, sin embargo cuando salió el trailer de esta nueva versión a cargo de Jon Favreau, y más aún, se supo también que no sería animada sino mas bien una especie de “live action”, fanáticos y detractores alzaron las cejas por igual y la nostalgia permeó lo que era una terrible idea para convertirla en esperanza de que todo saliera bien. ¿Disney lo logró? Yo creo que sí.

HAGAMOS CUENTAS

Si eres de los que les tocó cantar “Hakuna Matata” en su apogeo entonces debes rebasar los treinta años, si lo conoces gracias a la transmisión en la televisión debes rebasar la veintena de años y si llegaste a este clásico moderno gracias a tus padres, tíos o abuelos entonces estás entre la infancia y adolescencia ¿A qué voy con esto? A que pocas veces se toma en cuenta en los remakes que el público envejece, y no es porque las grandes productoras no sean conscientes de ello, mi suposición es que el mercado apunta a darle importancia a la captación de nuevo público (en el mejor de los casos si el producto conecta con los viejos pues qué bueno, pero lo primordial es continuar la franquicia, continuar el negocio) y en este sentido, la compañía del ratón sabe muy bien lo que es hacer negocio y lo ha intentado por todos los medios y formas (no siempre con buenos resultados).

“Maléfica” (2014) , “Cenicienta” (2015), “La Bella y la Bestia” (2017) y más recientemente “Dumbo” y “Aladdin” (2019), en todas ellas cambiando y “actualizando” historias, intercambiando roles en favor de las presiones sociales actuales, aprovechando los avances tecnológicos, invirtiendo millones y millones en negocios que no siempre retribuyeron en taquilla y la única diferencia con esta nueva entrega es que, esta vez, le apostó a lo clásico. Sabían que tenían un buen guion, sabían del poderío de sus personajes y sus canciones y por lo tanto fieles al dicho: “Si no está roto, no lo arregles”, bajan el riesgo con una versión ultra remasterizada de lo que conocimos hace más de 20 años.

LO BUENO

El trabajo técnico es espectacular no importa el departamento del que estemos hablando, los majestuosos paisajes así como los numerosos animales están perfectamente logrados (solo para dejarlo en claro, ninguno es real, es más, nada es real), la banda sonora que nos acompaña es prácticamente idéntica a la compuesta por Hans Zimmer (ganadora del Oscar en su momento), con las letras de Elton John y Tim Rice, para el trabajo de voces contaron con la participación nuevamente de James Earl Jones y añadieron un talentoso reparto (actoral, no precisamente vocal, a excepción quizá de Beyoncé), no faltó el toque “incluyente” al convocar a actores en su mayoría afroamericanos con nombres como Donald Glover (Simba), Chiwetel Ejiofor (Scar), John Kani (Rafiki), Alfre Woodard (Sarabi), Florence Kasumba ( Shenzi) y muchos más.

Timón (Billy Eichner) y Pumba (Seth Rogen) se siguen robando el show como en su versión animada y aportan pequeños chistes extra con una visión mucho más nihilista que la de 1994, si bien casi ninguna voz está entrenada para el canto, lo hacen bien (hasta que llega Beyoncé a humillar a todos).

Scar (Chiwetel Ejiofor) se reivindica como el elegante villano shakesperiano con un diseño tenebroso pero más débil que Mufasa, aunque capaz de brindar una gran pelea frente a Simba gracias a sus artimañas.

La película tiene una estética mucho más adulta, ideal para los fanáticos más viejos.

LO MALO

Pues que casi todo lo anterior se hizo en su momento y los toques originales se cuentan con la mano, el argumento se alarga por lo menos media hora más de lo necesario, fuera de eso poco habría que criticar, precisamente por su parecido (copia) de la original.

Y no dejo de señalar que la “dosis de realidad” es un factor que juega en ambos sentidos, una espada de doble filo que por un lado le dio al argumento mucho más credibilidad que la que tenía, pero a la vez impuso limitantes naturales al desarrollo de personajes, mientras que en la versión animada todo giraba en torno a crear una caricatura entretenida para los niños con secuencias y colores luminosos así como irreales situaciones y gesticulaciones, en esta nueva entrega todo se vuelve un poco más sobrio (¿elegante quizá?) y se ajusta a una no siempre agradable realidad y serán testigos (por ejemplo) de unas hienas bastante aterradoras y no los tres chiflados que algunos recordarán.

En ese mismo sentido, los límites “reales” que restringen la película minimizan también los procesos emocionales que forjamos con la historia y personajes, y ahí sí que sale perdiendo con su contraparte animada, además de que su toque “adulto” se ve disminuido por un guion que casi no se tocó, y que estaba fundamentalmente pensado para los niños y dicha ambivalencia causa cierto descontrol como espectador.

VEREDICTO

Aquí yo les pregunto: ¿Son las películas las que atentan contra la nostalgia? o ¿Serán nuestros recuerdos idealizados los que nos están arruinando la experiencia?

Es imposible que una película provoque exactamente lo mismo que la primera vez que la vemos, si a eso añadimos que (en el caso que nos atañe hoy) lo más seguro es que nuestra infancia esté involucrada, será igual de difícil evocar a ese niño que solíamos ser, pero eso no es culpa de los realizadores, sino de nosotros, por aferrarnos a un pasado que siempre creemos que fue mejor, por querer que sigan consintiendo al niño que rió o lloró por primera vez con tal o cual personaje, si bien algunas películas lo logran, “El Rey León” (a mi parecer) optó por consentir al adulto en que se han convertido (o están en proceso de convertirse) sus fanáticos, con una estética de primer nivel que los niños de hace veinticinco años no podrían ni imaginar, no tengo la menor idea si esta versión tendrá el mismo éxito entre el público infantil, pero estoy seguro que saldrán más que satisfechos si (aunque sería muy raro) es su primer contacto con esta historia, o mejor aún, dejan a su niño interior en casa y salen dispuestos a ver una película entretenida y de altísima calidad, en lo particular (y gracias a que mi apego con este y otros clásicos de Disney es nulo) yo podría decir que incluso me gustó más que la versión animada, pero como siempre, ustedes siempre tienen la última palabra.

Por supuesto que es una película imperdible sin importar tu nivel de fanatismo y que se estrena este viernes 19 de julio.

comments

8.7 out of 10

EL ESCRITOR Y DIRECTOR DE “THOR: RAGNAROK” DIRIGIRÁ “THOR 4”

Con esto se termina por confirmar Thor 4, pero a un gran costo.

Thor: Ragnarok es una de las películas más controversiales de Marvel Studios, ya que muchos de los fans de Marvel Comics la detestan, en cambio, al público en general les gustó (los números no mienten), y estos dos contrastes se debe se debe principalmente al humor que vemos a lo largo de toda la cinta (humor que muchos consideramos forzado e innecesario); y no es que buscamos en las películas de Marvel historias con un trasfondo trascendente o filosófico, pero cuando rayan en un humor absurdo, resulta difícil de disfrutar. No obstante, a Marvel Studios y a Disney lo que les importa son los números, por eso, quieren repetir la fórmula para Thor 4 y han decidido volver a llamar al escrito y director de Thor: Ragnarok, Taika Waititi, para dirigir la cuarta cinta del Dios del Trueno.

El anuncio viene de The Hollywood Reporter, quienes han revelado que Taika Waititi dirigirá “Thor 4; sin embargo, esto se contrapone a los planes que tenía con Warner para el live-action de Akira, puesto que se planeaba que Waititi dirigiría esta adaptación del manga/anime.

¿A ustedes les agrada la idea? ¿fueron fans de Thor: Ragnarok?

Fuente.

comments