“THE SUICIDE SQUAD” | Reseña sin spoilers

James Gunn intenta resarcir el daño, tenía carta abierta del estudio ¿Fue buena idea darle tanta libertad? Acá te contamos.

Corría el año del 2016 cuando David Ayer entregó una lamentable, recortada, regrabada, corregida y en general olvidable adaptación del equipo de antihéroes bautizado como “Suicide Squad” a la pantalla grande, ahora es James Gunn quien tiene la oportunidad, no solo de reivindicar al equipo, sino de mostrar su valía como director (después de una polémica con su cuenta de Twitter) y narrador de historias. Los elementos parecen estar presentes: el apoyo del estudio, presupuesto millonario, su propio guion, una clasificación “R” y un elenco bastante interesante, la pregunta es ¿Lo logró? A mi parecer se quedó corto (o más bien exageró), pero vayamos por partes.

¿De qué trata?

Las fallas ya se dejan ver desde el hecho de que es difícil contar mucho acerca de la trama sin revelar algún posible spoiler, pero aquí voy: El Escuadrón Suicida ya lleva un tiempo operando bajo las órdenes de Amanda Waller (una excelente Viola Davis), y su nueva misión es arribar a una isla de nombre “Corto Maltese” dirigida actualmente por Silvio Luna (Juan Diego Botto), un dictador con ideas “antiyanquis”, la misión es ir a investigar y destruir el “Proyecto Starfish“, un arma de destrucción masiva que podría ser usada en contra no solo de Estados Unidos sino del mundo entero. Es así como nuestros anti-héroes emprenden una misión de la cual será difícil que todos regresen sanos y salvos.

Lo Bueno

El inicio es trepidante, sabiamente deciden no irse por las ramas y la acción comienza muy temprano sin parar casi hasta el final.

Sin duda James Gunn reunió un reparto multiestelar, lo curioso es que fiel a la idea del cómic, casi ninguno (exceptuando quizás a Margot Robbie y Viola Davis que ya conocíamos de entregas anteriores o a Sylvester Stallone que presta su voz a King Shark) ha tenido alguna vez algún protagónico, pero casi todos cumplen muy bien su trabajo, una vez más el director demuestra su amor por los “underdogs” y en ese sentido le sale bien.

Los cameos o referencias no se hacen esperar y algunas figuras se hacen presentes (no diré cuándo o quienes para que se sorprendan).

El soundtrack (como demostró Gunn en el pasado) es acertado para impulsar lo que vemos en pantalla y por otro lado el CGI es de muy buena calidad en prácticamente toda la película.

Aunque así como de pasada, se hace una muy buena crítica a las prácticas intervencionistas (de ayer, hoy y siempre) de nuestro vecino del norte y “Peacemaker” (John Cena) es el propio país encarnado, aunque no sé si esta crítica sobreviva debajo de toda la forzada espectacularidad que la película nos estrella en la cara.

Lo Malo

Contrario a su predecesora, la historia solo hace un breve resumen introductorio de los integrantes del “Task Force X” (a.k.a “Suicide Squad”), lo que facilita el rápido avance, pero a la vez evita que exista un mejor desarrollo de personajes (fuera de Ratcatcher 2 que quizá es a la que se le da más peso argumental), lo que trae como consecuencia que nos importe un cacahuate lo que les suceda, una grave falla cuando tu guion está fuertemente recargado en la prescindibilidad de tus personajes.

Si bien la película es un agasajo al ojo desde los primeros minutos, no hay momentos de descanso que permitan que éstos sean disfrutables, estamos en un alto nivel de estrés visual todo el tiempo y la película se vuelve no precisamente repetitiva, pero si larga y algo tediosa, que siempre esté ocurriendo en pantalla también cansa.

El guion es quizá la falla más grave y es que James Gunn lleva la clasificación “R” al extremo, de manera totalmente gratuita, mucha sangre, mucho gore, muchos chistes sexuales, muchas groserías, pero que no funcionan en conjunto, se siente forzado y se nota de sobremanera su intención simple de shockear al espectador (como si no se hubiera hecho ya, y de mejor manera con “Deadpool”). La mano de Gunn está en cada encuadre, la libertad creativa y sin restricciones está ahí puesta, lo que demuestra que dejarle la puerta abierta tampoco fue la mejor idea y es que la película es un monstruo deforme, un pegote al que se le fueron agregando ocurrencia tras ocurrencia, “ingeniosos” intertítulos, giros de cámara, continuos montajes, cámara lenta, flashbacks y todo sucede a la vez, casi sin fundamento argumental u otra razón más que “se vea chingón”.

¿Y “El Cochiloco”?

Hago mención especial del actor mexicano porque dudo que algún otro medio fuera del país lo haga, pero también porque carga bajo sus espaldas otra grave falla del guion, y es que (aunque en principio algo positivo) hay bastante uso del español en la película, lo malo: parece que usaron el traductor de Google para lograrlo. Joaquín Cossío no tenía mucho que hacer ante un personaje tan lamentable, desgraciadamente le añade una actuación mediocre acompañada de un acento bastante ridículo que no tiene nacionalidad, a veces el acento es mexicano, a veces parece argentino, las peores de las veces un exagerado cubano, y debo agregar que este asunto se repite a lo largo de la película en los personajes que hablan español, una variedad de acentos que recitan robóticas frases que suenan a todo menos latinas.

A su favor puedo comentar que de todas los diálogos es quizá nuestro “cochiloco” el que las hace más naturales, terrible error de casting, guion y dirección que quizá sea más evidente en los países de habla hispana que la vean en su idioma original.

Veredicto

El día de ayer no me cabía en la cabeza la razón por la cual la crítica especializada estaba siendo embelesada por este colorido disparate, hoy medité que quizá las mismas razones por las cuales a mi me parece casi un desperdicio de tiempo para otros sean atractivas y es que si “The Suicide Squad” fuera un postre y al consumidor le gusta el dulce, tiene prácticamente todo lo necesario para inducir un coma diabético, pero por el contrario para alguien con el gusto mínimamente más refinado, le provocaría un empalagamiento innecesario además de graves nauseas.

DC aún no encuentra la fórmula correcta para sacarle provecho a sus franquicias de superhéroes en el cine y esta nueva entrega revela que no siempre más es mejor, para ser justos tiene sus momentos (sobre todo en los que aparece King Shark) pero está tan sobrecargada que es difícil que no sea agotadora, está llena de sangre, fuego, explosiones, gritos, explosiones, más gore, chistes, música y sonidos ambientales, TODO sucediendo a la vez, lo que resulta más aturdidor que disfrutable.

La comparación con el trabajo de David Ayer es imposible y resulta ganadora, de hecho resulta ganadora casi frente a cualquier producto cinematográfico de DC, lo que no significa que esto sea un buen producto, sino que tristemente, habla de la mala calidad cinematográfica que la compañía ha desarrollado en un periodo de tiempo tan corto.

Si lo que están buscando es entretenimiento visual que le hará arder los ojos ésta es su opción y recomiendo que incluso la busque en IMAX (que es su formato de grabación original), si están en busca de, como ya se está anunciando en otros lados, “la obra maestra de James Gunn“, prepárense para la decepción, es un producto sin sentido, colorido y desechable (nadie la recordará una vez que pase el hype), como su propia línea argumental propone. Así que dicho lo anterior, hagan sus apuestas y quinielas respecto a los sobrevivientes de este curioso grupo de anti-héroes y por cierto quédense hasta el final para la clásica escena post-créditos.

comments

6.3 out of 10

DUNE | Reseña sin spoilers

Una de las películas más esperadas del año llega por fin a la pantalla grande ¿Está a la altura de las expectativas? Aquí te lo contamos.

En la actualidad, son muy pocos los directores que pueden presumir el apoyo de un gran estudio a pesar de sus inclinaciones autorales, la razón es relativamente simple y es que sin importar lo que estos directores hagan, casi siempre se traducen en millonarias ganancias para las casas productoras, lo que le da oportunidad a estos creadores de experimentar con sus historias, además de un control total en sus películas, mentes capaces de generar producciones tipo blockbuster sin caer necesariamente en los mismos temas comerciales de siempre, entre estos afortunados podemos mencionar actualmente a Christopher Nolan, Zack Snyder y nuestro orgullo nacional Guillermo del Toro.

Dentro de esos nombres que se traducen en garantía de taquilla, se encuentra el ojo detrás de esta ambiciosa producción, me refiero por supuesto a Denis Villeneuve, quien (quizá junto a del Toro) es de los más valientes y firmes para mantener su visión o estilo, a pesar de ser pausado y estilizado. Lo anterior lo menciono porque “Dune”, película que ha sido retrasada casi un año y podrán encontrar en salas nacionales a partir del 21 de octubre, será objeto de varias objeciones dentro de su propia naturaleza y una de ellas debido al estilo de su autor. Pero como siempre, vayamos por partes.

¿DE QUÉ TRATA?

Nos encontramos en el año 10,191 (aunque el tiempo ya no se mide bajo el estándar gregoriano), el universo se encuentra bajo el dominio de un imperio y los planetas son dominados por feudos de casas reales que se encargan de un control autónomo pero que responden siempre al emperador, entre estas casas reales está la “Casa Atreides” quienes poco a poco se han ganado el respeto y confianza de otras casas, y por lo tanto, un peligro eminente para el emperador, lo que resulta en un cambio de domicilio para todos ellos, serán mudados al desértico planeta Arrakis, hogar temporal (por más de 80 años) de la “Casa Harkonnen”, encargados hasta entonces de la explotación de la “melange”, una especia que solo se produce en dicho planeta y de la cual depende todo el universo conocido para realizar los viajes interestelares.

Esta orden imperial no tiene otro objetivo más que debilitar a los Atreides y posiblemente acelerar su aniquilación. Es en este complejo y vasto conflicto político que conoceremos al joven Paul Atreides (Timothée Chalamet), hijo del duque y posible encarnación de la solución para los nativos habitantes de Arrakis, conocidos como los Fremen, quienes llevan siglos esperando al iluminado que los sacará de la esclavitud y sombras, pero el camino de Paul no es fácil y conocerá de la peor manera que los intereses económicos y políticos estarán siempre por encima de las creencias religiosas o deseos mesiánicos.

LO BUENO

El armado de una película es lo primero que se debe cuidar y Villeneuve lo sabe, así que sin duda, lo primero que resaltó, incluso antes de ser estrenada, fue su reparto multiestelar con grandes y taquilleros nombres entre sus filas como el de Oscar Isaac, Dave Bautista, Josh Brolin, Jason Momoa, Stellan Skarsgård (entre muchos otros) y dos agregados jóvenes que demuestran que están ahí por su talento y no por moda (bueno, no dejemos la moda a un lado que sin duda es parte de la ecuación), obviamente me refiero a Zendaya y Timothée Chalamet. Nadie en el reparto presenta alguna falla visible que afecte la experiencia, al contrario, no son pocos los que dan un rendimiento más que aceptable.

Un buen reparto no siempre significa un éxito asegurado así que Denis Villeneuve agrega a uno de los compositores más solicitados en épocas recientes y no cabe duda que Hans Zimmer desquita su salario de manera sobrada, posicionando fácilmente las partituras de “Dune” como las mejores de su prolífica carrera, en su momento Alejandro Jodorowsky quiso llevar a la pantalla grande la novela de Frank Herbert, para lo cual propuso que cada planeta fuera musicalizado por bandas de rock distintas, si bien no se cumplió del todo y es Zimmer quien se encarga de toda la música, si que dotó a cada una de las familias, planetas y entorno de unos ritmos identificables y distintos entre sí que apoyan magistralmente cada uno de los temas visuales que alude el guion y cinematografía, de tal manera que la música es un personajes más, quizá hasta demasiado protagónico en la propuesta del director franco-canadiense.

No quisiera aburrirlos con más detalles técnicos (aún ni siquiera entro a la película) pero basta mencionar las credenciales del encargado de la cinematografía Greg Fraser (“The Mandalorian”, “Foxcatcher”, “Vice”, “Zero Dark Thirty”) o el colmillo de Villeneuve para ayudarse de dos escritores con experiencia capaces de cubrir el mercado vintage como el más actual, en el ámbito clásico contrató a Eric Roth (“Forrest Gump”, “Alí”, “Munich”, “El curioso caso de Benjamin Button”) y para un tono más actual a Jon Spaihts (“Prometheus”, “Dr. Strange”, “Passengers”).

La complicada historia se condesa de manera fluida, una difícil tarea si se toma en cuenta que tenían que introducirnos en su vasto universo y la enorme cantidad de personajes, lo cual se logra bastante bien, cuando David Lynch hizo su fallido intento en 1984, se apoyó del constante uso de voz en off, en esta ocasión Villeneuve prescindió de esa muletilla facilona, aunque dentro de la parte negativa exagera en el uso de diálogos explicativos (y hasta sobre explicativos) como para asegurarse de que nadie pierda el hilo de la historia.

El tráiler prometía imágenes espectaculares y sin duda cumple, en este caso la obsesión estética de su director ayudó a que cada uno de los entornos fuera único y distinguible, así como la explotación de paisajes naturales (no todo es CGI) muy bien retratados con el uso constante de planos abiertos, pero también la atención a detalles importantes para la trama con grandes acercamientos, por su parte el uso de CGI no se queda atrás y realza lo captado por la cámara gracias al buen diseño de producción, vestuario e imágenes que aunque rememora al buen trabajo de la adaptación anterior, es notable su mejora y actualización, lo que me lleva a mencionar que (lamentablemente) esta tremenda espectacularidad muchas veces se queda a medias y no se corona con las escenas más cercanas, tengo una teoría al respecto pero la explicaré cuando pasemos a lo malo.

Las coreografías de pelea están muy bien realizadas, debo insistir nuevamente en que mi mayor temor recaía sobre el escuálido cuerpo del protagonista, pero comprobará que (si comparte ese miedo conmigo) todo quedará atrás cuando vean lo bien logradas que están las escenas de pelea.

LO MALO

Estoy seguro que no soy el único que desearía que estos párrafos estuvieran vacíos, sin embargo, creo que (lamentablemente) el gran trabajo de Denis Villeneuve no es perfecto y comenzaré por dos aspectos que mucha gente señalará inmediatamente como defectos, pero que quizá no lo sean. El primero viene con la naturaleza de la película, cuya historia proviene de una larga novela que resulta imposible resumir en dos películas, lo que hace que se sienta por momentos demasiado superficial sin que se meta en terrenos políticos, filosóficos o dramáticos más relevantes y que merecían atención, además de que algunos no estarán conscientes de que estarán viendo solo la mitad de la historia y sí, su construcción no es de las que dejan un espectacular cliffhanger al final, por lo que muchos se sentirán con un sentimiento de inconclusión, el segundo viene con el propio estilo del director, quien ha demostrado que dosifica el entretenimiento fácil mientras persigue más el diseño y construcción de espacios o entornos que ofrezcan al espectador un poco más que el típico “eye candy”, lo que resultará en el nacimiento de detractores inmediatos que esperaban ver una odisea de aventuras y acción continua y sin descanso. Nada de lo anterior constituye (desde mi punto de vista) un error en sí mismo, pero lo señalo porque no me sorprenderá que este señalamiento sea una constante.

Lo que sí creo que se le puede adjudicar a la película son estos momentos de batalla a las cuales les falta la cereza del pastel y es que la presentación de los ejércitos, las naves, hasta la preparación y entrenamiento elevan las expectativas para cuando la batalla tenga lugar y sin embargo todo sucede muy “de lejos”, qué quiero decir con esto, que el enfrentamiento se le deja un poco al espectador salvo ciertas ocasiones y mi teoría consiste en que persiguiendo un mayor impacto en taquilla se apostó por una clasificación PG-13, lo cual reduce de manera significativa la oportunidad de que se nos muestre la violencia explícita que muchos (y me incluyo) estábamos esperando y que en comparación al producto con que más se le está comparando (“Juego de Tronos”), sale perdiendo.

Creo que la falla más importante de la película en general se encuentra en la construcción y desarrollo de sus personajes, como dije más arriba, entiendo perfectamente que una historia tan vasta y compleja sea imposible de cubrir en sus primera mitad (de dos horas treinta y cinco minutos), pero dotar a sus personajes con las características necesarias como para ser empáticos con ellos era clave, fuera de quizá Josh Brolin no logré conectar con algún otro personaje, por lo tanto las situaciones y problemas que atraviesan me daban igual, no importa si ganan o pierden, el peligro no se siente real porque de tantos personajes nos da lo mismo lo que les ocurra a uno o dos (de nuevo me salta a la mente “Juego de Tronos” en donde sin importar la breve participación del personaje secundario, cuando éste desaparecía dejaba un gran vacío en el espectador).

VEREDICTO

No es fácil describir la experiencia de ver esta primera parte de “Dune”, pero si puedo alejarlos de falsas concepciones acerca de lo que no es, NO es una saga de aventuras tipo “Star Wars” o “El señor de los Anillos”, NO es la compleja trama de intrigas, sangre y sexo que es “Juego de Tronos”, NO es una acelerada historia llena de acción y momentos épicos, en este sentido si algo se puede resaltar de Denis Villeneuve es la valentía de atreverse a seguir su visión y hacer algo propio, la ambición de realizar un blockbuster sin seguir la fórmula ganadora, probada (y por lo tanto, algo gastada), si este experimento le resulta bien o no, lo dictará la taquilla, la cual además cobra importancia porque la segunda parte está sujeta a su éxito, si me preguntan, me parece que el éxito es inminente pero no sé si sean los números que espera la casa productora, así que si está en sus planes verla haga lo posible por hacerlo en una sala de cine, si puede incluso en el formato IMAX en el que tiene su origen.

Denis Villeneuve cumple la promesa de brindarnos un valioso espectáculo cinematográfico, lo que no avisó es que se haría bajo sus propios estándares narrativos y de calidad, no son pocos los momentos donde la grandiosidad llena por completo la pantalla, pero no es la constante, esos momentos restantes se llenan de introspección, sueños, visiones (que rememoran más a lo intentado por David Lynch), una dosis de terror y mucho drama político y familiar, para lo cual, no todos estarán preparados.

comments

7.5 out of 10

Animal Crossing nos lleva a nuevos horizontes con sus DLC

Por fin podremos tomarnos un cafesito en nuestras islas.

Nintendo ha mantenido a Animal Crossing: New Horizons actualizado con distintos eventos de temporada, robusteciendo este juego que salvo de la pandemia y ahora, están por llegar dos DLC que aumentarán la experiencia de juego y volvernos adictos una vez más este juego.

Primero tenemos el DLC gratuito que llegará este 05 de noviembre y que nos trae el regreso de la cafetería, la cual se localizará en el segundo piso del museo; así como la llegada de Kapp’n, quien nos llevará a distintas islas co su bote; nuevas tiendas en la plaza de Harv’s Island, incluyendo la de la lectura de cartas de Katrina y mucho más.

Asimismo, el mismo 05 de noviembre llega el DLC o expansión de pago llamado “Happy Home Paradise”; en él podremos unirnos a Lottie al equipo de Paradise Planning y tendremos acceso a un consiento nuevo de islas interconectadas en las cuales tendremos como tarea de diseñar casas vacacionales y decorar las instalaciones de la isla, todo para crear hogares paradisíacos donde nuestros clientes puedan gozar de grandes vacaciones.

Lo mejor de todo es que podremos jugar gratis “ Happy Home Paradise” si nos suscribimos al servicio de Nintendo Switch Online + Expansion Pass, cuyo costo anula individual será de $1,189.00 pesos MX y la suscripción anula familiar será de $1,899.00 pesos MX ¿listas y listos para esta nueva aventura?

comments

“HALLOWEEN KILLS” (2021) | Reseña sin spoilers

Michael Myers está de vuelta y le espera un sangriento camino de regreso a casa ¿Qué tal está la esperada secuela? Acá te contamos.

Esta sería la entrega número doce de la franquicia y la sexta ocasión que la actriz Jamie Lee Curtis le da vida a la eterna víctima Laurie Strode en esta renovada saga que intenta darle sangre nueva (de manera muy literal) a una historia que parecía que no daba para más, para lo cual subió al barco a Scott Teems (“Narcos”, “Rectify”), Danny McBride (“Eastbound and Down”, “Your highness”) y David Gordon Green (“Joe”, “Prince Avalanche”) para escribir una historia bastante recargada en los elementos de la original de 1978 y con muy buenas sorpresas en el elenco para redondear el tributo y la nostalgia.

Segunda entrega de tres programadas para darle cierre a este ciclo, que comenzó hace tres años con “Halloween” (2018) y que consistió en ignorar todas las entregas que se habían hecho hasta el momento para funcionar como secuela histórica (respetando la línea de tiempo) de la obra maestra de John Carpenter, la idea funcionó (para mí) hace tres años, pero si se mantiene estable o no es lo que descubrirán más adelante.

¿DE QUÉ TRATA?

La película comienza con los sucesos inmediatos a lo ocurrido en la entrega anterior, las tres generaciones Strode van camino a un hospital para tratar la herida de Laurie, pero se dan cuenta que el equipo de bomberos se dirige al incendio donde atraparon a Michael Myers, obviamente (y esto no es spoiler, si no no habría película), el despiadado asesino emerge de las cenizas para comenzar el capítulo más sangriento de la saga hasta el momento. Con Laurie Strode (Jamie Lee Curtis) gravemente herida, su hija (Judy Greer) y nieta (Andi Matichak) toman decisiones distintas para enfrentar la amenaza latente y contarán en esta ocasión con el apoyo de diversos pobladores de Haddonfield, lo que conducirá a todo el pueblo a una situación límite que no promete un final amable para nadie.

LO BUENO

Los amantes del slasher más tradicional y los fanáticos del gore serán grandemente recompensados ya que estarán frente a la película más sangrienta (y quizá con más cadáveres) de toda la saga.

El guion cuenta con elementos bastante sólidos que apelan a la nostalgia pero son bien amarrados conforme a la historia como para que no se sientan gratuitos o forzados, lo que da lugar a la aparición de personajes y temas recurrentes, sobre todo respecto a la película original, pero no de manera exclusiva.

Al despiadado Myers se le añade un toque de perversión con respecto a la manera como se deshace de sus víctimas, logrando que su ya establecido estatus de “mal imparable” no solo continúe, sino aumente en su sensación de peligro y terror.

El proyecto no solo cuenta con la bendición de John Carpenter (como productor) sino además con su talento en el departamento musical, a quien se le une su propio hijo Cody Carpenter para que junto al músico Daniel A. Davies nos entreguen una respetuosa “actualización” del clásico tema, que le da un toque distinto pero sin abandonar el aspecto sombrío y tonal que lo hizo un tema perdurable y por todos identificado.

La trama es efectiva en sostener una tensión (que se rompe por momentos, pero ya hablaré de ello más adelante) que involucra no solo el recorrido de Myers sino al comportamiento de los pobladores que pone sobre la mesa una crítica social a la histeria colectiva y peligros de la población cuando se une de manera irracional e iracunda.

LO MALO

La bien construida tensión se rompe en los momentos menos indicados con la inclusión de humor innecesario, si tuviera que señalar a alguien como culpable definitivamente mis sospechas recaen en Danny McBride, haciendo que estos episodios y contribuciones humorísticas parezcan casi sacadas de otra película, ajena a lo que estamos viendo, si bien muchas de estas inclusiones tienen un trasfondo justificado para el avance de la trama, su presentación no fue para nada la mejor.

El riesgo narrativo es demasiado y la película se derrumba en los últimos 5 o 10 minutos (paradójicamente cuando alcanza su punto más álgido), poniendo sobre la mesa la libertad creativa de distorsionar (para bien de la historia, pero no de la saga) la naturaleza de Michael Myers, lo que me dejó con un sabor amargo que sinceramente espero recompongan en la siguiente entrega.

La entrega anterior mostraba un giro interesante cuando Laurie decidió abandonar el papel de víctima para enfrentarse a la amenaza, parece repetitivo que ahora sea el pueblo quien represente este espíritu de venganza, pero finalmente es funcional como episodio de transición para la siguiente película.

VEREDICTO

Aunque tiene el sabor a paso inevitable y preparación para la tercer entrega, la película tiene las bondades suficientes como para ser una digna adición a la saga, sobre todo con las apuestas por aumentar las escenas sangrientas que quizá molesten a los fanáticos que se inclinan por la elegancia o sutilidad antes que el terror explícito, pero que es entendible como entrega para la audiencia joven que siempre está en busca de ser constantemente sorprendida. Poco menos de dos horas que se pasan volando y que elevan las expectativas para lo que se viene, con ciertos altibajos y un final que complacerá a algunos pero decepcionará a otros.

Halloween (la saga, me refiero) no ha tenido las mejores decisiones argumentales a lo largo de su historia, no ha sido ésta la primera vez que se intenta actualizar o recomponer una historia que inevitablemente suena repetitiva y algo cansada, en su momento (aunque tiene sus detractores) Rob Zombie hizo un loable intento y ahora David Gordon Green (a quien veremos posiblemente a cargo del remake del “Exorcista” y “Hellraiser”) junto a su equipo, están a punto de hacer lo impensable, entregar un ciclo de este memorable villano, no libre de fallas pero lo suficientemente efectivo como para (por fin) entregar una adición digna a la franquicia.

La película estrenó el día de hoy 14 de octubre a nivel nacional y como siempre los invitamos a que sean ustedes a que sean los mejores jueces respecto a las controversiales decisiones y dirección que la historia está tomando con respecto a uno de los villanos más memorables de la historia.

comments

7.7 out of 10

RRSS