ULTRAMAN (Netflix)| Reseña sin spoilers

El Gigante (de la nostalgia) ataca de nuevo.

Para bien o para mal, estamos en una época de reciclaje creativo, en donde salen a la luz remakes de todo tipo y género, desde el terror, con ejemplos como “IT” o “Cementerio de Mascotas” y proximamente “Chucky”, hasta temas infantiles con productos “mejorados” a través del live action como “Dumbo” o “Aladino”, incluso productos “originales” pero sustentados en referencias e ideas anteriores como “Stranger Things”.

Es precisamente Netflix quien de nuevo apuesta por revivir los clásicos y trae de regreso un personaje que vio la luz por primera vez hace más de 50 años, pero basado principalmente en el manga del año 2011 (escrito por Eiichi Shimizu y dibujado por Tomohiro Shimoguchi), bajo una propuesta de animación bastante atrevida.

REVIVIENDO UN CLÁSICO

Interesar a las nuevas generaciones en un personaje con más de 5 décadas en sus espaldas no es tarea fácil (a pesar de que ha seguido activo de manera intermitente), si a ello le agregamos la casi necesidad de honrar a los seguidores más viejos se convierte en una tarea casi imposible.

La tradición de Kaijus en batallas épicas en contra de héroes del estilo tuvo de nuevo un repunte gracias a la serie “Power Rangers” y aún ellos rebasan la veintena de años, ¿el público adolescente está listo para recibir con los brazos abiertos a uno de los máximos exponentes del género tokusatsu?

¿DE QUÉ TRATA?

La historia arranca rápidamente como una continuación casi directa de la serie de televisión, han pasado años desde la última vez que se vio al “Gigante de Luz”, afortunadamente, en el mismo tiempo no se ha vuelto a presentar ninguna amenaza que requiera su presencia. Por otro lado, Shin Hayata , antiguo anfitrión de Ultraman, ha perdido todo recuerdo de su heroica fusión con el alien y ahora es Ministro de Defensa, sin embargo la aparición repentina de “Bemular”, un alien que parece amenazar la paz de la Tierra, obliga a Hayata no solo a retomar su posición de héroe, sino además, acelerar la transmisión de dicha responsabilidad a Shinjiro, su joven hijo.

LA ACTUALIZACIÓN DEL HÉROE

Diversos aspectos juegan en contra de traer de vuelta al mercado un héroe cuyos inicios se remontan a un hombre disfrazado peleando en maquetas con otros hombres disfrazados de kaijus y sin embargo a su favor están la corta duración de los 13 episodios que la componen (25 minutos cada uno), con una narración acelerada y escenas de acción de alta manufactura estética que harán que la serie se les pase de manera rápida y entretenida, además de los guiños constantes a los elementos de la serie original pero entrelazados con una historia distinta y efectivamente correspondiente al tiempo presente.

Si bien, temporalmente respeta la línea argumental original, rápidamente trata de formar un camino propio, como dije, de manera acelerada y por lo tanto con fallas narrativas bastante importantes que empeoran con los pésimos diálogos de casi todos los personajes (aquí cabe aclarar que al no saber japones, mi opinión se basa tanto en el doblaje en inglés y español, así como los subtítulos), salvo Dan Moroboshi, quizá el personaje secundario mejor desarrollado.

En cuanto a la animación, una combinación de 2D y 3D por momentos luce espectacular, pero en otros tantos es casi lamentable, sobre todo en los fondos y con los personajes que ahí transitan, como si de robots se tratasen o el diseño de ciertos personajes que remiten (quizá a manera de tributo) a esos falsos y primitivos disfraces de la serie original, el estilo en general es más parecido a una animación tradicional salvo por las escenas de pelea las cuales están técnicamente muy bien realizadas, coreografiadas y diseñadas.

MISIÓN CUMPLIDA

Con todo y sus fallas, es evidente que la intención de los realizadores no solo es continuar el mito, sino atraer a un público joven y en ese sentido me parece que lo logran, ya que el débil (y por momentos hasta cursi) argumento pasa a segundo término ante la celeridad con que la serie pasa a la acción y desarrollo de sus propias reglas, con un giro de tuerca totalmente inútil pero que funciona como pretexto para enganchar al espectador rumbo al final y entonces sí complacidos con los guiños y tributos al pasado, dejarlo atrás para ver lo que este nuevo y joven personaje puede aportar aunque en el camino les remitirá a un personaje y camino ya andado (y muy actual). Mi recomendación es que entre con cautela si es usted seguidor de “la vieja escuela” del personaje, pero si tiene curiosidad o es nuevo en el tema, si no lo hace con tantas expectativas, quizá disfrute de esta nueva serie.

comments

6.8 out of 10

Las mejores 5 peleas de Kakashi Hatake

Los mejores enfrentamientos del ninja copión.

Kakashi Hatake es uno de los personajes favoritos por los fans de Naruto, con uno de los mejores arcos y una evolución que se ganó el corazón de todos, el ninja prodigio nos ha dado de todo; desde frases épicas, momentos chistosos y claramente muy buenas peleas. De todos los enfrentamientos que tiene en el anime aquí te dejamos los 5 mejores de todos.

5.- Kakashi vs Kaguya.

La pelea que dio fin a la 4 gran guerra ninja y que trajo consigo la redención de Obito. Cundo el equipo 7 estaba peleando con la Kaguya, quien fue la primera persona en la tierra en usar el chakra y que demostró el nivel de poder que tenía, fue cuando Kakashi notó todo el avance de sus alumnos y sintió por un momento que no podría aportar nada a la pelea, hasta que su amigo le prestó por última vez los ojos que lo hicieron tan famosos.

Con ese poder por última vez en las manos del que sería el sexto Hokage, pudimos ver como Kakashi pudo dominar la famosa técnica de Susanoo y ayudar a la derrota de la villana.

4.- Kakashi vs Kakuzu.

La pelea que buscaba la venganza por la muerte de Asuma y que muchos de nosotros esperábamos con mucha anticipación fue otra donde el ninja copión de todas las habilidades que tiene.

Una pelea más enfocada en taijutsu contra el miembro de Akatsuki , pero que nos mostró que es otra rama que este personaje dominada sin ningún problema.

3.- Kakashi vs Zabuza

Esta es una favorita de todos, ya que fue la primera gran misión del equipo 7 y también en la que pudimos ver un poco del poder de Kakashi. Como bien sabemos, está pelea tiene un gran impacto para todos los miembros del equipo 7 y fue tal vez la primera muestra de que los villanos dejan de ser tan malos cuando conoces su historia de origen (cosa que el anime tiene de sobra).

Puede que no sea la pelea con más acción de todas, pero es sin duda alguna de las mejores por todo lo que significa y por ser la primera en mostrarnos el porqué del apodo “Ninja Copión” de Kakashi.

2.- Kakashi vs Pain

La pelea que fue demasiado para nuestro personaje fue a manos de Pain, en la que dirige un ataque a la Aldea Oculta entre la Hoja que se cobró muchas vidas y la destrucción de la aldea. Aparte el resultado de todo este ataque nos daría como resultado una de las mejores peleas de todo el anime, pero de esa ya hablaremos en otra ocasión.

Aunque no fueron todos los Pain los que pelearon contra Kakashi, fue una muestra de todo lo que está dispuesta a sacrificar por el bien de su hogar.

1.- Kakashi vs Obito

La pelea más emocional para el sexto Hokage es esta, donde tenía que pelear contra su amigo de la infancia y una de las personas que más lo había marcado. Está es sin duda alguna de las mejores peleas de todo el anime, donde podemos ver una excelente animación y todas las habilidades del personaje; su dominio del taijutsu, del ninjutsu y al mismo tiempo la frialdad que tiene para calcular sus decisiones en los combates.

comments

Chicos Buenos – Reseña

La misma fórmula, distinta edad ¿Vale la pena? – Te contamos que tal está Chicos Buenos.

En 2007 Seth Rogen y Evan Goldberg dieron vida a “Superbad”, una comedia que (de alguna manera) marcó época, con unos jóvenes Jonah Hill y Michael Cera, que funcionó principalmente por el carisma del actor Christopher Mintz-Plasse en su alocado personaje “McLovin”. El dúo de escritores, ahora como productores nos traen lo que podría ser casi la misma historia pero con niños de 12 años (tarea siempre complicada) y por si fuera poco, ponen al frente del proyecto a un director prácticamente amateur: Gene Stupnitsky (primera película que dirige además de algunos episodios de la serie “The Office”) quien además escribió la historia junto a Lee Eisenberg.

Un proyecto arriesgado debido principalmente a la combinación de la edad de los protagonistas y su clasificación “R”.

¿De qué trata?

El guion es relativamente simple y poco se puede contar sin entrar en detalles que arruinen los gags, pero en resumen sería así: Max (Jacob Tremblay), Lucas (Keith L. Williams) y Thor (Brady Noon) son unos niños que acaban de pasar a sexto grado (en el sistema escolar estadounidense), rondando los 12 años, una etapa en la que están lentamente dejando de ser niños para pasar a la adolescencia, las hormonas están reventando por dentro, pero la inocencia es mayor a la curiosidad que poco a poco se despierta a esa edad.

O al menos eso es lo que nos cuentan los personajes de esta película que se ven inmersos en hilarantes aventuras después de que el popular Soren (Izaac Wang) invite a Max a su fiesta, a la que además asistirá Brixlee (Millie Davis) el amor platónico de Max, como si eso fuera poco, en la fiesta se hará el famoso “juego de la botella” por lo que no ir es totalmente impensable para el grupo, sin embargo su asistencia se pondrá en juego una y otra vez conforme las situaciones se desarrollen en su contra.

“Lucas”, “Max” y “Thor”

Lo Malo

Jacob Trembley se nota algo contenido con respecto a sus trabajos anteriores (quizá sobre todo al diferente tono y complejidad de sus personajes previos). Estoy consciente de que se trata de una comedia, pero el guion en un comienzo apenas si se sostiene, con momentos totalmente ilógicos apoyados por un trabajo de CGI bastante deplorable.

A pesar de unas cuantas risas, la primera media hora es mas bien floja, haciéndome pensar que la combinación de inocencia con chistes adultos no es la mejor combinación, con una clara intención de forzar el chiste (y lo lograrán si son de risa fácil), con distintos tropiezos en la dirección (tanto de actores como de cámaras) y guion, película con la que deberán de entrar de buenas y en el tono correcto para que las risotadas apenas sean efectivas y evitemos pensar que en realidad estamos viendo una parodia.

Lo Bueno

El reparto infantil es completamente efectivo, los tres personajes principales rescatan con su carisma, ternura e inocencia una historia que iba completamente en declive, pero que en su segunda mitad y ya hacia el final recompone el rumbo, quizá porque para este momento el talento de los niños desvían mi mirada del imperfecto guion, que se puede resumir como una serie de sketches unidos, que van “in crescendo” en cuanto a su calidad se refiere, hasta llegar a un montaje inolvidable que les hará soltar carcajadas.

Veredicto

Con una historia inconexa, la película es rescatada gracias al salvavidas que aportan sus personajes principales, aunque falla en enfatizar la amistad de los tres pequeños, una historia (contrario a “Superbad”) con la que no siempre será fácil identificarnos, pero con los gags necesarios para hacernos pasar un buen rato (por lo menos a partir de su segunda mitad), es mi deber informarles (si no lo han hecho aún) que disfrutarán mucho mejor la película si evitan el trailer (sobre todo los que extendidos y sin censura), debido a la poca habilidad de los realizadores para ocultar “lo mejor”, si, lamentablemente mucho de lo bueno está en el trailer, pero que si gustan de las comedias al estilo de Seth Rogen y compañía no saldrán decepcionados. Eso sí, pudo ser mejor.

comments

7.6 out of 10

El Camino – Reseña sin spoilers

Vince Gilligan demuestra que tiene lo necesario para dar el salto a la pantalla grande.

Catalogada como la mejor serie de todos los tiempos, “Breaking Bad” llegó a su final hace apenas seis años, ¿necesitábamos más acerca de esta historia? No lo creo. Y es que hay muchas películas e historias con finales ambiguos que tiene que discernir el público, sin embargo hay finales abiertos, que no lo son tanto, pues sus historias tienen un final concreto, solamente que sucede minutos (a veces hasta horas) antes de que la pantalla se vaya a negro y “Breaking Bad” termina de manera conclusiva, cerrando de manera apropiada el arco argumental de Walter White, lo que sucediera posteriormente con cualquier otro personaje era extra y podía estar o no en pantalla sin que eso cambiara el valor intrínseco de la serie.

Es una lástima que ante la escasez de ideas nuevas y frescas, acompañado de la sobre oferta en cine y televisión (servicio de streaming en este caso), los “creadores” deban recargarse en éxitos probados que evitan la fatiga de colocar un producto, hacerle un nicho y por lo tanto irse por el camino fácil: Spin offs de toda clase que alargan (o hasta cambian) la historia (la propia serie ya había tomado esa opción con “Better call Saul”). Es en este arriesgado límite que se pasea “El Camino”, entre estropear lo logrado por una gran serie, con el único objetivo de (innecesariamente) continuar la historia o brindarnos una película que se sostenga por sus propios méritos. Pero si alguien tiene el derecho de hacer algo así es el mismísimo Vince Gilligan, director y escritor, junto a Aaron Paul, pilar de la serie que además funge como productor (por si tenían dudas aún si el dinero o solo el amor al arte está involucrado en esta nueva historia).

¿De qué trata?

Como dice el título, se evitará el uso de spoilers de la película, sin embargo, el argumento es en sí un gran spoiler a la serie, así que si no la han visto aún (¿en qué planeta viven?) quizá deba saltarse a la parte de “Veredicto”.

Netflix ofrece una brevísima pero efectiva recapitulación de hechos que recomiendo que no salten para colocarnos casi de manera inmediata en los hechos posteriores al final de la serie, Jesse Pinkman huye en el coche de “Todd”, un “El Camino” que le da título a la historia, solo para darse cuenta de que es quizá el hombre más buscado debido a su complicidad con “Heisenberg”, la mente criminal más popular de Estados Unidos en ese momento.

Jesse tiene que buscar la manera de escapar, pero no será tan fácil, nuevos obstáculos (aunque aunados a su tremendo pasado) se le presentan mientras tiene que evadir a la policía que lo busca incesantemente.

Lo Bueno

Mucho de la historia es un mimo a los fans, por lo que aquéllos familiarizados con la historia se deleitarán con ciertos easter eggs y el regreso de personajes entrañables.

La realización técnica está a la altura no solo de la serie (que en realidad sobrepasa) sino de cualquier película hollywoodense, bajo el cobijo de Netflix que ya nos tiene acostumbrados a grandes producciones, en ese sentido son dos horas de buena fotografía, complejas tomas, algunas escenas de acción, buena música y actuaciones a la altura que ponen a Vince Gilligan como un director a seguir, que esperamos que su brinco al cine o la creación de más (y originales) obras en la televisión o streaming sucedan lo más pronto posible.

El guion se apoya en “flashbacks” que son insertados de manera muy fluida e inteligente para que no se pierda en ningún momento el ritmo de la historia.

Lo Malo

No obstante las buenas actuaciones de prácticamente todo el elenco el paso de 6 años es más que notable en todos (excepto en uno o dos), para ser una película cuyos sucesos ocurren de manera inmediata a la serie quizá debieron poner más interés en ese departamento (con los procesos de rejuvenecimiento facial de hoy día, sorpende que no les hayan dado un pequeño retoque, una dieta alimenticia por lo menos).

El guion es bueno pero no alcanza los niveles de tensión que si alcanzó en muchos capítulos la serie, la introducción de los nuevos obstáculos de Pinkman son casi forzados y la resolución es por demás floja.

El gran error de la película es quizá la falta de justificación para su existencia, se queda corta en demostrar su razón de ser (más allá de hacer dinero) y si bien no opaca el éxito de la serie, es un arco argumental que poco aporta y que no hubiera pasado nada si se quedaba en el tintero.

Veredicto

Una película totalmente dirigida a los fanáticos (de preferencia de esos que consumen lo que sea), cuyas auto referencias ocultan en todo momento sus posibles fallos argumentales y un guion tibio, que sin embargo los mantendrá entretenidos gracias a la habilidad con la que se cuenta un historia que nadie necesitaba. Si es usted seguidor de la serie se sentirá complacido con muchas escenas, dudo que se mantenga el mismo interés si por el contrario pertenece usted a los que desconocen detalles de la historia que le dio origen, así que si es seguidor de la serie supongo que no saldrá tan decepcionado como debería (si ya invirtieron tiempo en 5 temporadas ¿qué mas da?) pero que falla tremendamente en dotar de una personalidad propia a la historia, convirtiéndola en un flojo epílogo de algo que seguro quedaba mejor en nuestras mentes.

Si algo bueno se puede sacar de esto sería reafirmar el talento que su creador y director tiene, pero bueno, eso ya había quedado claro en la serie.

¿Qué sigue ahora? ¿El Spin off de la hija de Walter? o ¿qué tal la historia del ascenso a la fama de “Los Cuates de Sinaloa”? Hay historias que tal vez merezcan que el universo sea extendido, personajes muy interesantes a los que se les puede sacar mucho jugo en su propias aventuras. Lamentablemente “El Camino” no pertenece a esta categoría.

comments

7.7 out of 10