EL MISTERIO DE SOHO | Reseña sin spoilers

El director Edgar Wright levanta siempre mucha expectativa entre fanáticos y detractores ¿Está su acercamiento al terror psicológico a la altura? Acá te contamos.

La banda Dave Dee, Dozy, Beaky, Mick & Tich lograron un segundo aire cuando Quentin Tarantino los incluyó en una dramática e impactante escena en “Death Proof” (2007), Edgar Wright no se quiere quedar atrás y aprovecha el título de una de sus canciones para bautizar su más reciente entrega, que coquetea fuertemente con el horror y el terror psicológico, con una gran influencia visual de Dario Argento y lo que parece ser una actualización narrativa de “Repulsión” (1965), con algunos toques feministas actuales, cortesía (supongo) de Krysty Wilson-Cairns y por supuesto, con la constante propuesta visual y auditiva por parte del director inglés que lo ha hecho acreedor de una enorme fanbase alrededor del mundo.

Edgar Wright posee un gran sentido de la estética, un trepidante fluir en su narrativa visual que además combina de manera muy acertada con el soundtrack que elige para acompañar las imágenes que nos propone, pero este estilo particular (además de su característica dosis de humor) ¿se mezcla de manera apropiada con el género del terror? Mi opinión es que no y te explico más adelante mis razones, pero vayamos por partes.

¿DE QUÉ TRATA?

Eloise (Thomasin McKenzie) es una joven de campo que tiene la gran oportunidad de cumplir su sueño de ser diseñadora de moda al ser aceptada en el “London College of Fashion”, pero desde muy temprano en la película se establece que Londres puede ser una ciudad capaz de engullir a las personas, lo hizo con la propia mamá de Eloise quien terminó por quitarse la vida presa de la esquizofrenia por lo que (no sin algo de temor) su abuela la apoya en su proyecto, que se complica con el ajetreado e irresponsable ritmo de vida de sus compañeros, lo que obliga a Eloise a buscar un trabajo para poderse pagar un lugar.

Es así que llega con la Sra. Collins (Diana Rigg), quien le ofrece un cuarto en su casa, lugar donde de manera inexplicable comienza a tener sueños demasiado realistas con otra vida y otro tiempo, la vida de Sandie (Anya Taylor-Joy) una joven con sueños de estrellato en los escenarios, en la época de los sesentas, periodo que Eloise idolatra, por lo que poco a poco preferirá “vivir” la vida de la extrovertida Sandie en lugar de la propia, mientras que los sueños se funden cada vez más con la realidad y el peligro aumenta mientras más conoce el destino de la inocente Sandie.

LO BUENO

Desde el inicio queda claro que la música y ritmo visual de Edgar Wright es garantía, mientras declara su propia relación de “amor-odio” con el Londres de los años sesenta, que logra con un excelente diseño de producción y los toques nostálgicos de artistas como “Peter and Gordon”, “Dusty Springfield”, “The Kinks” o “Cilla Black” en el soundtrack.

Este estilo visual al que nos tiene acostumbrados el director inglés sube sus apuestas con complicados planos secuencia a los que no se les nota falla, además del manejo de la dicotomía de personajes principales con ayuda de los reflejos, todo lo anterior aunado a la gran fotografía de Chung-hoon Chung (“Oldboy”, “Sympathy for Lady Vengenace”, “It”) que con colores preponderantemente azules y rojos hacen de este “otro mundo” un producto muy inspirado en los tonos de alto contraste usados por Dario Argento en “Suspiria” (1977).

Si bien el duelo de actrices es interesante y por momentos muy nivelado, no cabe duda que es Anya Taylor-Joy quien se lleva la película, quizá por su más atrevido papel frente a un muy contenido comienzo (porque así lo requería el guion) de Thomasin McKenzie, aunque el único ganador es el espectador que tendrá frente a sí un gran trabajo de del reparto en general, película en la que el autor de la llamada “Trilogía Cornetto” presenta por primera vez, no solo una, sino un par de actrices para liderar la historia.

LO MALO

Debido a que la manufactura es casi excelente los principales problemas recaen sobre el guion, y para tristeza de muchos son varios los defectos (desde mi punto de vista) que puedo compartir con ustedes sin necesidad de entrar a terreno de spoiler.

Para empezar tenemos el constante cambio de tono, que hace de esta historia un ir y venir de género que difícilmente nos permite ubicarla en uno solo, combinación que no sale bien librada, pues en una primera parte, las divertidas secuencias acompañadas de alegre música y hasta chistes algo simplones contrastan demasiado con el terreno sombrío al que pretende moverse la historia después, lo anterior impide también que seamos más receptivos como público ante la seriedad del subtexto que los escritores proponen, sin dejar de mencionar que el humor de las películas de Wright se nota que estaba más recargado en el intelecto de Simon Pegg que en el propio, haciendo que este “humor” esté más cercano a lo presentado en “Baby Driver” (2017), con todo lo bueno y malo que esto conlleva.

En 1965, el controversial director Roman Polanski nos presentó su segundo largometraje (primero en habla inglesa) titulado “Repulsión”, una película clasificada en el género del horror que sobrepasa fácilmente el terreno de los sobrenatural al exponer de manera fría y directa ciertas convenciones sociales que retratan al género masculino como un ente bastante despreciable y a su protagonista, la joven Catherine Deneuve, como una víctima antes que la autora de las atroces escenas de violencia que es capaz de cometer, el dúo Wright /Wilson-Cairnes (ésta última más conocida por su trabajo televisivo antes de su gran salto gracias a “1917”), intenta refrescar esta idea a la que se le añaden aspectos muy parecidos al movimiento “me too”, pero algo viciado, donde parece que no se persigue la justicia sino la venganza, nada de esta percepción y toque femenino en la visión artística sería perjudicial (sino al contrario) de no ser porque se nota forzada y dificulta su incorporación narrativa de manera fluida.

Lo que me lleva al punto más grave y principal debilidad del guion, que es demasiado tramposo para llevarnos por caminos equivocados y es que de manera general la historia es más que predecible y por lo mismo recurre a la presentación de imágenes demasiado obvias con el único objetivo de confundir al espectador, en lugar de proponer una construcción mucho más inteligente que haga dudar al público del (finalmente) obvio desenlace, es en estos mismos terrenos que la historia también pierde credibilidad y consistencia, no solo narrativa sino intertextual, debilitando la historia, personajes y ritmo a la vez.

VEREDICTO

“Last night in Soho” (como reza el título original y pieza de la banda mencionada al principio) dividirá al público inevitablemente, sobre todo en cuanto a su tratamiento narrativo y confuso manejo del subtexto que presenta, pero en una cosa (creo) todos estarán de acuerdo y será en el excelente manejo de cámara, tiempo y técnica en general que la película reúne, lo que dejará satisfechos a los espectadores fanáticos del director que una vez más recibirán la gran edición y puesta en escena que esperan de su ídolo, un soundtrack capaz de revivir éxitos de los sesenta y que ya está empezando su auge con la más que aceptable interpretación de la propia Anya Taylor-Joy covereando “Downtown”, no me sorprendería en lo absoluto que la década, e incluso Londres y su Soho, tengan un “revival” cultural a raíz de esta película.

Por otro lado, aquéllos que estén en busca de una buena historia para complementar las (muchas veces) sorprendentes escenas de Wright acompañadas de colores vistosos quedarán un poco decepcionados. Si alguna vez se preguntaban cómo sería el gran talento de este director con guiones menos simpáticos e inteligentes, aquí tendrán su respuesta y es que sus anteriores trabajos gozan de un humor y narrativas mucho más sólidas, ya sea por la intervención de Simon Pegg o porque estaba recargada en un cómic, esta nueva producción por el contario se nota hasta contradictoria, uno puede casi adivinar las partes que escribió el director (casi toda la primera mitad) y los momentos en que actuó su colaboradora (el desangelado desenlace), dos universos que se trataron de unir con tramposos giros de tuerca que hacen de esta película un disfrutable espectáculo visual, pero una endeble propuesta feminista que se siente más por moda que de corazón.

La película llega a sala nacionales este jueves 28 de octubre y como siempre son ustedes los mejores jueces para coincidir o desmentir lo aquí descrito. Nos leemos en la próxima.

comments

7 out of 10

“Encanto”: ¿Un verdadero encanto de película? | Reseña sin spoilers

¿Estamos ante un nuevo clásico animado de Disney?

Mucho se ha dicho respecto a que “La Princesa y el Sapo” es la última gran animación de Disney Animation en 2D, ya que no solo marcó un antes y un después en el estudio en cuanto a su estilo de animación, sino que hasta  se le ha criticado respecto a que después de esta película se le dio prioridad a hacer gala de los avances en su animación en 3D que en las propias historias que encantaban a niñas y niños y adultos por igual; ahora, con Encanto, Walt Disney Animation Studios busca entregarnos una historia distinta a lo visto en los últimos años, inclusive tratando de regresar a sus raíces, pero con una animación soberbia, pero ¿en verdad logrará Encanto situarse entre los amados clásicos de Disney o será una historia de que solo será recordada por lo increíblemente vistosa que es? A continuación les contamos.

Una historia como hace tiempo que no se nos contaba. 

Sin entrar en spoilers, Encanto se sitúa en algún lugar remoto de Colombia (por lo que veremos muchas referencias a su cultura) en el que la matriarca de la familia Madrigal, ha logrado fundar un pequeño pueblo gracias a un “Milagro mágico” y estar seguros de los peligros del exterior, este “Milagro” le ha otorgado a sus descendientes,  un don o poder que descubren en su niñez el cual usan para continuar con el legado familiar que es el cuidar del pueblito en que habitan y traer orgullo a la familia, sin embargo, la pequeña Mirabel, nuestra protagonista, nunca recibió este “don”, sin embargo, esto nunca le ha significado el sentir celos por sus demás parientes, al contrario, ella parece ser la que más ama a todos  y quien estaría dispuesta a arriesgarlo todo por protegerlos, por lo que al descubrir el Milagro peligra, no dudará en hacer lo imposible por evitar que el Encanto abandone a su familia.

Esta es la premisa que se nos muestra en los tráilers de Encanto, que por fortuna no nos dice prácticamente nada del trama que vemos desarrollarse en la película y digo afortunadamente porque esto nos mantiene  con expectativas, digamos de bajas a regulares respecto a una película animada, para que cuando veamos la cinta descubramos que hay un muy buen trasfondo y plots en el trama que en verdad no esperábamos.

Y sí, Encanto no deja de ser una animación hecha para niños, con varios temas musicales que narran la historia y claro con una moraleja o mejor dichos, varias moralejas, sin embargo, a diferencia de otras películas de Disney Animation, los temas musicales, al menos en su mayoría, no se sienten como “conversaciones o diálogos siendo cantados”, sino que en verdad se sienten como canciones hechas como un medio para contar lo que está pasando e inclusive para en pocos minutos hacernos sentir empatía con varios de los personajes y hasta verlos crecer a niveles emocionales.

Aunque claro, resultaba imposible profundizar en cada uno de los miembros de la familia Madrigal, por lo que se le da prioridad solo a algunos de ellos, dejando de lado a otros, cuya breves aportaciones en la película nos sacan una sonrisa y es que por más que se enfatice más en algunos que otros personajes, es innegable que todos cuentan con cierto carisma que es imposible que alguno de ellos se sienta como un personaje molesto.

A nivel técnico, Encanto es un deleite a la vista, sus colores, efectos, contrastes de pasar a hermosos paisajes a lugares llenos de sombra y los más mínimos detalles en la ropa y la piel de los personajes, solo dejan ver el derroche de dinero que esta dispuesto a desembolsar el tío Micky para que de la vista nazca el amor y por fortuna, con Encanto, su historia y comedia deja un sabor de boca tan agradable como la propia animación y claro, mucho tiene que ver el gran trabajo en su doblaje para Latinoamérica y que pro fortuna no abusa de los modismos, dejando un doblaje neutral.

Quizá los únicos contras sean que su inicio se siente “muy igual” a otras producciones de Disney, pero conforme se va avanzando en la historia descubrimos que no es nada lo que esperábamos; y que como mencioné, que se les da prioridad solo a unos pocos personajes sobre otros e incluso sobre los que se enfatizan que no son Mirabel, nos quedamos con ganas de saber más de ellos, pero sería complicado el poder profundizar en una familia de doce personas en poco menos de dos horas que dura la cinta y aunque las moralejas que se manejan en la cinta ya se nos han contado en otras animaciones del mismo estudio, la manera en que se se llega a ellas es muy única.

Además de que antes de que inicie la película cuenta con un bellísimo corto animado en 2D llamado “Lejos del árbol”, del cual sin duda muchos nos quedamos con ganas de ver más producciones con este estilo de animación.

Conclusión.

Me atrevo a decir que Encanto es una de las mejores películas que Walt Disney Animation Studios ha hecho en los últimos años y que divertirá a niñas y niños y adultos por igual: una increíble animación, una historia que en lo particular considero entrañable y con la que, sobretodo, en países de Latinoamérica se empatizará más y una muy agradable carga cómica que hace mucho no veía en las películas de Disney, son los elementos que llenan de encanto a Encanto  ¿tan buena como los clásicos de Disney? Difícilmente, pero no por ello deja de ser una cinta muy entretenida, eso sí, y les hablo a las y los más grandes que apelan a la nostalgia de los clásicos de Disney, vayan esperando nada para que en verdad disfruten de la cinta.

comments

8 out of 10

DC Liga de Súpermascotas revela su primer tráiler

Acompaña a Krypto el súperperro a salvar el día con el primer tráiler de DC Liga de Súpermascotas.

Uno de los nuevos proyectos de DC Comics para ampliar su presencia en el cine al fin nos muestra un primer tráiler completo, League of Super Pets nos cuenta la historia de cómo Krypto el Súperperro deberá reunir a una equipo de Súpermascotas para salvar a Superman del peligro.

Protagonizada por The Rock y Kevin Hart como Krypto y Ace respectivamente, Liga de Súpermascotas llega a los cines el próximo 22 de mayo de 2022.

comments

Cazafantasmas: El Legado | Reseña sin spoilers

Llega un nuevo capítulo en la historia de los Ghostbusters. ¿Es Cazafantasmas: El Legado una digna continuación?

Después del gran fenómeno que han sido las películas originales de Ghostbusters, un juego que funciona como una tercera parte espiritual y un fallido intento por revivir la saga del cual no nos gusta hablar, llega Cazafantasmas: El Legado, pero ¿Cumple con las promesas y esperanzas de los fans después de la última película?

En esta entrega seguimos la vida de Callie (Carrie Coon), quién resulta ser la hija del célebre Egon Spengler (Harold Ramis), quién ha dejado el mundo terrenal y en consecuencia su hija ha heredado sus pocos bienes materiales, incluida una granja descuidada donde terminará viviendo con sus hijos por una serie de situaciones que ayudan a avanzar la trama.

Pero nuestra historia se centra Trevor (Finn Wolfhard) y Phoebe (Mckenna Grace), una nueva generación de Spenglers que deberán descubrir la historia oculta de su abuelo, en el camino encontrarse a sí mismos y aprender que la habilidad de ser cazafantasmas corre por sus venas.

Ambientada en la época actual pero que se siente como si nunca hubiéramos dejado la década de los 80’s, Cazafantasmas: El Legado nos introduce una vez más a ese mundo donde los fantasmas existen y se salen de control poco a poco, rodeados de modernidad pero al mismo tiempo de tecnología antigua como reproductores de VHS, automóviles viejos e incluso restaurantes de comida rápida con meseras en patines y música rock and roll.

Si bien la historia cumple con entregarnos una aventura llena emoción y momentos divertidos para toda la familia, son los nuevos personajes los que le dan ese toque de frescura a Ghostbusters: Afterlife. Siendo Phoebe y Podcast (Logan Kim) quiénes se roban el reflector para hacer girar los engranajes de la trama, mostrándonos cómo funciona este nuevo mundo post-cazafantasmas y por lo mismo, cargando con todo el peso de la película sobre sus hombros, dejándonos muy en claro desde el principio, que la época dorada del escuadrón original de Cazafantasmas ya se ha quedado muy atrás.

Pero no todo es todo perfecto, Ghostbusters: Afterlife sufre bastante en su argumento al dar una continuación directa a la historia que vimos en las dos películas originales, inclusive chocando por momentos con lo previamente establecido, pero respetándose lo suficiente para tener coherencia y al mismo tiempo agregando nuevas piezas a la ecuación. 

En cuanto al personaje de Paul Rudd, por momentos se siente que podría ser dejado de lado y que no agrega nada a la historia más allá de ser un elemento cómico, como casi todos los adultos en esta historia. Y es que no se cansan de recordarnos que la historia gira en torno a los pequeños y lo que hagan los adultos siempre estará en un segundo plano.

En conclusión, Cazafantasmas: El Legado pese al miedo que teníamos por el último intento para traer de vuelta a la franquicia, cumple con ser una excelente secuela, una “nueva historia de origen” para la nueva generación de este legendario escuadrón, cargada de matices de nostalgia en una cantidad casi perfecta de referencias, buena fotografía y una preciosa banda sonora que no te puedes perder. 

comments

8 out of 10

RRSS