“Wonder Woman 3” ¡¿cancelada?!

Parece ser que el Flashpoint sí llegó a la vida real.

Wonder Woman de 2017, fue de las primeras películas dentro del DCUE que en verdad fue del gusto de fans y la crítica e hizo que se tuviera fe en el “Snyderverse” y aunque su secuela tuvo un recibimiento agridulce, abrió la puerta para una tercera entrega o eso creíamos y es que fuentes de The Hollywood Reporter, aseguran que DC Studios le ha dicho a Patty Jenkins que “Wonder Woman 3”, “no se ajusta con los nuevos planes” que se tienen para las películas y series de DC.

De igual manera, estos “rumores”, indican que no se ha tomado ninguna decisión respecto al futuro de las películas de Wonder Woman con Gal Gadot como la princesa Diana, es decir que básicamente, el proyecto de Wonder Woman 3 está “congelado”.

¿Cuál será el futuro de Wonder Woman y el universo live-action de DC? ¿Flashpoint borrará todo el “Snyderverse”? Solo queda esperar.

Fuente.

comments

“LOS FABELMAN” | Reseña sin spoilers

Respaldada por siete nominaciones a los premios Oscar, por fin llega esta película a salas mexicanas ¿Vale la pena ver los tempranos recuerdos de Steven Spielberg? Acá te contamos.

De unos años para acá, han visto la luz diversas películas muy personales para los directores, para mí es todo un goce que tengan momentos catárticos expresados en el cine (en lugar de quizá ir a terapia), es así que nos han llegado títulos como “Lady Bird” (Greta Gerwig), “Roma” (Alfonso Cuarón), “Fue la mano de Dios” (Paolo Sorrentino), “Belfast” (Kenneth Branagh) y hasta la divisiva “Bardo” (Alejandro G. Iñarritu), el turno de Steven Spielberg ha llegado y muy acorde a su trayectoria, es posible que se la suya, la versión más entretenida de todas.

El aclamado director utiliza su película para presentarnos parte de su infancia y adolescencia, con sus dosis de drama, pero sobre todo como pretexto para hablar de unos de sus más grandes amores: El cine.

¿DE QUÉ TRATA “LOS FABELMAN”?

La historia nos presenta al pequeño Sammy (Mateo Zoryan), evidente alter ego del director, quien algo temeroso asiste por primera vez en su vida a una sala de cine, este evento tiene tal efecto en él, que repetir cierta escena se le ha vuelto una obsesión que comienza a preocupar a su pragmático padre (Paul Dano) y a su madre (Michelle Williams), es esta última quien tiene la idea de prestarle al pequeño Sammy una cámara para que por fin deje atrás su obsesión, sin saber que esta acción ataría a su hijo para siempre con el lente de una cámara.

Es así como la película abordará no solamente las obsesiones del joven, sino además sus experiencias familiares, proveniente de un entorno judío, una familia numerosa y con un constante debate familiar entre el arte, apoyado por la madre y el “trabajo de provecho”, aconsejado por el padre. El crecimiento y desarrollo de Sam pasa por las etapas clásicas de un joven judío en un entorno extraño y casi nómada, al que se le agrega además una ruptura familiar que marcará el resto de su vida.

LO BUENO

Enfrente tenemos una película completamente autoral y con el sello Spielberg, por lo que los momentos altamente cinematográficos son una constante, para ello el director se apoya en Janusz Kaminski (“West Side Story”, “Ready Player One”) para la ejecución de tremendas secuencias a dos cámaras, por un lado la del joven Sam filmando sus primeras películas (en el formato pertinente) y por otro el ojo de Spielberg plasmando sus recuerdos como un espectador más, es así como podrán ser testigos de diversas escenas memorables y con mucho corazón, como cuando el pequeño Sammy toma su creación proyectada entre sus manos.

El reparto no solamente es certero en su elección, sino que todos realizan un trabajo más que adecuado, casi sorprendente en el caso de Seth Rogen, quien nos tiene más acostumbrados a roles cómicos (aunque tampoco se aleja tanto) y sobresaliente en el caso de Michelle Williams como la compleja madre y esposa de la familia Fabelman, Paul Dano no tiene falla (como casi siempre) personificando al calculador padre de Spielberg, pero de manera general, todo el reparto hace un trabajo digno, incluso la especial aparición de David Lynch en un papel más que fundamental en la carrera del que se convertiría en el creador de los blockbusters como los conocemos.

A toda la maestría de Spielberg se le une su compañero de varias batallas detrás de la música, el mítico John Williams, quien no solo tiene merecida su nominación al Oscar sino que aporta gran parte del sentimiento y grandilocuencia de la historia.

La vida de Spielberg gira alrededor del cine y como tal, es constantemente una caricia a cualquier cinéfilo, sin intenciones pedagógicas o históricas sino más bien una plática entre amigos, que hábilmente fusiona con detalles de gran importancia, como tipos de cámaras, método de edición y filmación, el ingenio que se sobrepone a las limitaciones del propio arte, así como la importancia del montaje con la finalidad de contar una historia, todo lo anterior contado a través de los ojos y experiencia del (paradójicamente inexperto) Sam.

LO MALO

Cada quien sufre sus historias en carne propia y a su manera, el momento dramático de Steven Spielberg, y que permea prácticamente toda la película, es la ruptura familiar que ocurre a mitad del segundo acto, y no quiero parecer falto de empatía, pero a falta de mejores palabras: “A Spielberg le falta barrio”. No es que no sea doloroso una separación en cualquiera de sus representaciones, pero es que el drama de Spielberg se recarga demasiado en ello, porque en general la historia ofrece muy pocos conflictos emocionales/sociales como para nutrir más a su personaje, tenemos el clásico bullying escolar, la aparición de las hormonas y quizá el punto más rescatable en toda la película, que es la dicotomía entre la persecución de los sueños y la familia (que no siempre parecen ser compatibles), es decir es un “coming of age” de fórmula que reposa dentro de un entorno bastante bien acomodado, el sufrimiento de los ricos dirían por ahí.

Este alargamiento del drama hace que la película se caiga en su narrativa por momentos, y que las dos horas y media de duración se hagan presentes, es verdad que el ingenio visual de Spielberg rescata muchos de esos momentos de tedio, pero en general una vez que aparece el drama familiar ya nunca se va.

VEREDICTO

Estamos ante la nueva producción de la leyenda viviente llamada Steven Spielberg, por supuesto que recomiendo que vayan al cine a verla, el señor está a punto de cumplir 50 años de carrera y a sus 76 de edad sigue en busca de la perfección, es verdad que se queda corto en esta película, pero está muy por encima de la película dominguera de su elección, por lo que insisto en que si está entre sus planes y posibilidades, no deje pasar la oportunidad de presenciar su íntima historia en una sala de cine.

Por otro lado, aconsejo no esperar mucho de la historia, en cuyo caso y si le interesa conocer más acerca de la vida y carrera del director, recomiendo ampliamente que le den una vuelta al documental “Spielberg” de HBO (o evitarlo a menos que quieran ir a la función llenos de “spoilers”), que aborda de una manera mucho más fluida y pasajera la mencionada ruptura familiar.

Si los directores deberían ir a terapia en lugar de expulsar sus demonios a través de lo que mejor saben hacer, es una decisión personal, a nosotros como espectadores no nos queda más que agradecer la ventana al pequeño infierno (o paraíso) que estas mentes cinematográficas nos muestran, en “Los Fabelman” el director junto con su coguionista Tony Kushner (“Lincoln”, “Munich”) parece que nunca pierden de vista el objetivo ameno del séptimo arte y así es como abordan su historia, llena de momentos mágicos e imperecederos pero que no logran ser sólidos en su totalidad. A mi parecer el conflicto más fuerte debió recaer entre la dualidad del artista y la persona, el amor por la familia y el amor a su arte, tema que daba para una mayor profundidad de la que se le dio.

Esta película llega a salas nacionales este 26 de enero y tendrán la oportunidad de ser ustedes mismos quienes decidan si la catarsis personal de Spielberg (con todo y su talento detrás de la cámara) valió la pena o no.

comments

8 out of 10

“WINNIE THE POOH: MIEL Y SANGRE” | Reseña sin spoilers

¿Ingeniosa aportación al género de horror o experimento ridículo y fallido? Acá te contamos, en nuestra reseña de “Miel y Sangre”

El 13 de febrero de 1924, el escritor Alan Alexander Milne presentó por primera vez a este tierno osito, que compartía aventuras con Christopher Robin, lanzando su primer libro de aventuras en 1926, es por esto que el director Rhys Frake-Waterfield tuvo la brillante idea de aprovechar que el personaje ha pasado a dominio público (cabe aclarar que en la versión de Milne, no la de Disney), para utilizarlo como el protagonista de un slasher, que no duda en hacerle tributo a los clásicos del género.

La alocada idea, pero sobre todo el tráiler, se hicieron virales y Latinoamérica fue uno de los puntos globales en donde mayor impacto tuvo, es por eso que la productora eligió México como la sede de su Premier Mundial que se llevó a cabo el día de ayer, y fuimos invitados para ver por primera vez (a la par del reparto) esta osadía para unos y blasfemia para otros.

¿DE QUÉ TRATA “WINNIE THE POOH: MIEL Y SANGRE”?

La película nos pone rápidamente en contexto, gracias a unas ilustraciones (algo arcaicas), en las que se nos explica la historia que A.A. Milne concibió, pero todo cambia cuando Christopher Robin (Nikolai Leon) llega a una edad en la que tiene que abandonar a sus amigos para entrar a la universidad, es en este momento que los graciosos y tiernos animales se enfrentan ahora a la soledad y la falta de comida, por lo que el lado salvaje se apodera de ellos y el canibalismo es apenas uno de los graves síntomas que afectarán para siempre su psique.

Años después, Christopher Robin regresa al mítico bosque de los 100 acres para presentarles a sus viejos amigos a su ahora esposa (Paula Coiz), solo para darse cuenta del grave error y de las monstruosidades en que se han convertido el tierno Pooh (Craig David Dowsett) y el pequeño Piglet (Chris Cordell), pero este es apenas el comienzo de este slasher tradicional, pues un grupo de amigas se refugian en una cabaña dentro del icónico bosque en busca de paz, ignorantes de su sangriento destino.

LO BUENO

La alocada premisa se torna lo suficientemente sólida en los primeros minutos, a esto habría que agregarle también que el horror no se hace esperar y lo que pudo ser una espera misteriosa de villanos (bajo la premisa de que “menos es más”), toma el rumbo contrario y nos muestra las amenazas muy temprano en la película, sin que estas pierdan fuerza durante el transcurso de la trama.

En rueda de prensa, tanto el director Rhys Frake-Waterfield como su productor Scott Jeffrey se declararon fervientes fanáticos del horror y se nota en las constantes referencias visuales y ambientales a clásicos del género, desde “Texas Chainsaw” (1974) hasta todo un recorrido por las míticas figuras del slasher como Jason Voorhees o Michael Myers, optando por una figura intimidante y práctica (con “armas” como un mazo, un machete o la fuerza bruta) para ejecutar a sus víctimas de maneras bastante sangrientas, que cumplirán con las dosis de gore necesarias para complacer a los fanáticos del género.

La música merece su propio apartado y es que siempre ha sido un elemento básico para sembrar el miedo en las películas de horror, sin embargo el compositor Andrew Scott Bell se recarga en los instrumentos de cuerda, sobre todo en un violín, el cual recuperó después de años de estar rodeado de abejas, este violín que ahora está lleno de miel y dentro de un panal, arroja un sonido particular que queda perfectamente con el ambiente y temática de la película.

El diseño de personaje es un enorme riesgo, finalmente la imagen mundial que llega a nuestra mente cuando se menciona el nombre de “Winnie Pooh” es la que Disney se ha encargado de transmitir y para transformarla en una figura amenazante se ayudaron de una máscara que por momentos logra su cometido, sorprendiendo el departamento de efectos prácticos y maquillaje que le dan un aspecto amenazante, pero sobre todo con movimiento y gesticulaciones (pocos para ser honesto) que ayudan a que las víctimas, y nosotros como audiencia, no seamos presa de risas involuntarias, el mismo trabajo, aunque más precario, es más efectivo en el caso de Piglet, que resulta ser visualmente más temible.

Es justo señalar que esta película es de corte independiente, pero no por ello flaquea en su presentación visual, la fotografía está muy por encima de la pobre propuesta estética de muchas obras con las que se podría comparar y aunque lejos de ser perfecta se nota la pasión e intención con la que fue realizada.

La cereza del pastel recae sin duda en su momentos más sangrientos, el equipo de efectos prácticos, especiales y maquillaje, merecen un aplauso por lo que lograron, escenas fuertes que solo son disminuidas por el reciente exceso de “Terrifier 2” (2022) y por la intención consciente de sus creadores de no irse al extremo del gore, pero suficiente para que los amantes de la sangre salgan contentos en este aspecto.

LO MALO

El error más evidente y con el que me gustaría iniciar, es la edición, pues en ciertos momentos se siente cortada la narrativa entre una escena y otra, no es precisa la continuidad visual, lo que rompe no solamente el ritmo, sino que distrae y fractura una historia que desde su concepción se recarga en pilares muy endebles.

Aunque el reparto hace su mejor esfuerzo y en general todos están a la altura, el guion no siempre los fortalece con los mejores diálogos, estos errores aunque no son una constante, también debilitan el sentimiento de tensión que el ambiente y música intentar armar.

Por momentos, es evidente que la historia no tiene muchos lugares para donde avanzar, por lo que la presencia de clichés es inevitable, y si bien el guion no es algo que suela exigirse a este tipo de películas, es mi deber acotar que aunque alocada y atrevida, visita muchos lugares comunes que le restan sorpresa a la propuesta, recargándose en las constantes escenas de sangre y la presencia de muchas posibles víctimas para Pooh y Piglet.

VEREDICTO

No me cabe duda de que A.A. Milne estaría avergonzado de lo que hicieron con su creación, y lo digo en el mejor de los sentidos, ya que jugar con este tipo de personajes icónicos puede ser una genialidad o un verdadero desastre, en mi opinión no es ni una ni otra, sino que se queda a mitad del camino de ambos extremos, es una película eficiente y cumplidora para los amantes del horror clásico, con todos los elementos setenteros y ochenteros, muchas víctimas con las cuales experimentar, desnudos parciales a la menor provocación, matanzas “simples” como en los viejos tiempos, buena música que aporta al ambiente tenebroso sin abuso de “jump scares”, pero dentro de una narrativa simple que no soportará mucho debate respecto a lo que vemos en pantalla.

Una de las primicias que puedo compartir con ustedes, transmitida a nosotros por el propio director y productor, momentos antes de comenzar la película, es que se está planeando la grabación de una secuela, sobre todo porque en este tiempo, la propiedad intelectual de más personajes de la tierna historia serán liberados de sus derechos, así que podemos esperar no solamente más personajes sino más sangre, por lo que si ustedes disfrutan de este tipo de películas es importante que acudan al cine a demostrar su apoyo y sean ustedes los que juzguen si posteriormente merece o no que apuesten por una secuela.

Es importante aclarar que “Winnie The Pooh: Miel y Sangre” es un producto dirigido a los verdaderos y tradicionales fanáticos del horror, que deberán pasar por alto las convenciones lógicas que la historia propone, tomando en cuenta que estamos ante la amenaza de un oso y un puerco cuasi humanos que comienzan un camino de venganza, y ser totalmente conscientes de que es un producto proveniente de la mente de un director que concibió la historia de un árbol de navidad poseído (Demonic Christmas Tree” – 2022), es en este ridículo e impensable terreno en el que se mueve esta nueva versión de Winnie The Pooh y el límite dentro del cual ustedes como espectadores recomiendo que se sitúen, para que no la sufran como ya está ocurriendo por ahí.

Recuerden que el estreno nacional de “Winnie Pooh: Miel y Sangre” tendrá lugar este 26 de enero y están más que invitados a sumergirse en la locura de una película que pretende destruir infancias, si lo logra o no, será decisión de ustedes una vez que tengan oportunidad de verla.

comments

6.8 out of 10

Los TITANS toman el liderazgo del DC Universe 

“Titans Go!” (spoilers de Dark Crisis).

Tras los eventos de Dark Crisis, DC Comicsprepara una nueva etapa con “Dawn of DC” y para ello, los TITANS tomarán las riendas para ser el “nuevo” equipo principal que protegerá a la Tierra y que será la cara de DC.

Así es, en mayo de esta 2023 se empezará a publicar “TITANS”, una nueva serie escrita por Tom Taylor (Injustice, DCeased) e ilustrada por Nicola Scott (Wonder Woman Earth One), la cual tomará el lugar de Justice League.

Y es que, pese a que los miembros de la Justice League han regresado, los héroes más veteranos han decidido pasar la antorcha a los TITANS, integrados por Donna Troy, Raven, Starfire, Beast Boy, Cyborg y The Flash (Wally West), liderados por Nightwing; una alineación que deja más que contentos tanto a los fans de lo cómics como a quienes crecimos viendo Teen Titans ¿qué les parece este nuevo inicio?

comments