ESPÍRITUS OSCUROS | Reseña sin spoilers

Con Guillermo del Toro detrás de la producción, es terror garantizado ¿o no? Acá te contamos.

Con inspiración en el cuento corto “The quiet boy” del escritor Nick Antosca, refinado en su guion (o más bien extendido) para la pantalla grande por Herny Chaisson (talento emergente que antes solo había escrito y dirigido cortometrajes), Scott Cooper (“La ley del más fuerte”, “Corazón rebelde”) y el propio autor del cuento, además del cobijo en la producción por nombres como Guillermo del Toro y David S. Goyer es que nos llega esta nueva propuesta de horror con toques místicos y ancestrales basada en una leyenda en particular que promete ponerle los pelos de punta a mas de uno (que lo cumpla ya es otra cosa).

Como muchas otras, la película estaba originalmente programada para estrenarse el año pasado, pero no es hasta ahora que (con un pésimo título) llega a salas nacionales a partir de hoy, aprovechando la cercanía de Halloween y Día de muertos, con buenos argumentos a favor, pero algunos defectos que dividirá al público.

¿DE QUÉ TRATA?

En un poblado de Oregon conocemos a Julia (Keri Russell) una maestra de primaria con un traumático pasado familiar, quien después de una larga ausencia regresa a casa de sus padres fallecidos para vivir con su hermano Paul (Jesse Plemons) quien convenientemente es el sheriff del pueblo y gracias a él se entera de la desaparición primero y terrible crimen (después) de personas que han sido despedazadas, las primeras sospechas recaen en animales de la boscosa zona, pero poco a poco descubriremos que se trata de algo más aterrador.

Por otro lado conocemos también a Lucas (Jeremy T. Thomas) y su padre Frank (Scott Haze), éste último un adicto que tras intentar robar una mina se encuentra con un oscuro destino que marcará la vida de su pequeño hijo, es en la escuela donde Julia se percata de los extraños comportamientos de Lucas, lo que la lleva a investigar su sospecha de abuso parental, pero Lucas protege un secreto terrible, un secreto que se remonta a cientos, quizá miles de años atrás, cuando los espíritus y guardianes de la naturaleza reinaban la Tierra, antes de la llegada del hombre cuya destrucción y falta de respeto por su propio hogar hace que estos se enojen y regresen en busca de venganza.

LO BUENO

El pequeño actor Jeremy T. Thomas es un gran descubrimiento en su salto a la pantalla grande, su endeble pero sombrío aspecto es quizá la espina dorsal (dramática) de la película y de las pocas cosas que provocan un sentimiento de angustia o miedo.

La música de Javier Navarrete (“El laberinto del Fauno”, “Byzantium”) es otro de los elementos que sobrepasan las imágenes, a veces apoyando los visuales, pero casi siempre rebasando el tono de terror en la que la película como producto en general se queda corto.

El trabajo de conjunción entre maquillaje, efectos prácticos y CGI es quizá lo más honorable de la película, que junto al diseño de personaje de la “amenaza”, nos presentan un acabado muy por encima de la media, con los suficientes argumentos estéticos para dejar contento (en este departamento al menos) al más exigente fanático del género, con una dosis de gore y sin miedo para ser explícito en imágenes que resultan más shockeantes que atemorizantes pero que le dan un aspecto profesional y digno a la película.

Keri Russell in the film ANTLERS. Photo by Kimberley French. © 2021 20th Century Studios All Rights Reserved

LO MALO

El reparto en general hace un trabajo aceptable, es el enorme talento de Jesse Plemons el que se siente desperdiciado con un personaje con una esencia torpe, más culpa de su construcción al momento del guion, que en el desempeño actoral del artista.

El cuento corto en el que está basado es (por decirlo de alguna manera) muy simple y directo, enfocándose mucho más en el terror que en otros temas, la película por su parte inserta algunos subtextos que tienen que ver con la ecología, el abuso parental y sus traumas, así como una mirada a las tradiciones y leyendas de los grupos étnicos de la zona, temas todos a los que no se les da una conducción (y mucho menos conclusión) adecuada, los temas se mencionan pero nada más como para alargar la historia, se nota la ambición del proyecto narrativo pero de alguna manera ninguno de los temas (quizá solo el del abuso y a medias) tiene un cierre o justificación narrativa.

Más que con el horror, la película coquetea con el suspenso, el cual comienza bien pero una vez que se revela la amenaza pierde tensión y es poco el tiempo que le resta a la película para construir el horror que propone en el tercer acto, lo que se agrava con su endeble cierre.

Es este ir y venir de tonos lo que aporta de alguna forma su error más grave y es que la película (de manera general) no da miedo, salvo algunos tramposos jumpscares que cumplen el cometido de sobresaltar a la audiencia, el ambiente casi en ningún momento se siente terrorífico, volviéndola una buena propuesta visual en medio de una historia muy genérica.

VEREDICTO

“Antlers” (como se titula originalmente) en una obvia referencia a lo que la historia propone, es una película regular con elementos suficientes como para justificar su asistencia a salas de cine si está en busca de una película de género en esta época en especial, cuyos principales valores están en su departamento visual y la pantalla grande sin duda es un extra, pero que se queda muy lejos en recompensar esa visita con una historia o personajes memorables, los cuales es muy posible que vayan olvidando casi al dejar la sala.

Es en el estilo visual donde se nota la mano y consejos del director mexicano, quien a veces se siente más preocupado por la forma que por el fondo y este se vuelve uno de esos ejemplos, sin embargo, es su terrible título, que indica algo que no vamos a recibir, así como las falsas expectativas que se crean ante la presencia del apellido “Del Toro” lo que que puede causar algo de decepción entre el público, que asistirá sediento de un horror que se hace presente en muy pequeñas dosis, dicho lo anterior, si está en busca de un producto con buenos acabados visuales que no requiere mucha atención en su parte narrativa y no le tiene miedo a algunos momentos de aburrimiento, quizá “Espíritus Oscuros” sea una opción para ustedes.

En lo personal no es una película que aborrecí en su totalidad, creo que la intención está presente, es por eso que espero que estos elementos sirvan como precaución para tener una mejor idea sobre qué esperar cuando esté comprando los boletos para el cine, creo que el dúo Cooper-Del Toro puede tener futuro, pero es una lástima que su primer entrega no haya resultado del todo positiva. Sin embargo, como cada vez, lo invito a que sea usted el mejor juez de esta producción que encuentra de manera inmediata en salas mexicanas y que sirve de pretexto perfecto como precalentamiento a la Noche de Brujas.

comments

6.6 out of 10

Cazafantasmas: El Legado | Reseña sin spoilers

Llega un nuevo capítulo en la historia de los Ghostbusters. ¿Es Cazafantasmas: El Legado una digna continuación?

Después del gran fenómeno que han sido las películas originales de Ghostbusters, un juego que funciona como una tercera parte espiritual y un fallido intento por revivir la saga del cual no nos gusta hablar, llega Cazafantasmas: El Legado, pero ¿Cumple con las promesas y esperanzas de los fans después de la última película?

En esta entrega seguimos la vida de Callie (Carrie Coon), quién resulta ser la hija del célebre Egon Spengler (Harold Ramis), quién ha dejado el mundo terrenal y en consecuencia su hija ha heredado sus pocos bienes materiales, incluida una granja descuidada donde terminará viviendo con sus hijos por una serie de situaciones que ayudan a avanzar la trama.

Pero nuestra historia se centra Trevor (Finn Wolfhard) y Phoebe (Mckenna Grace), una nueva generación de Spenglers que deberán descubrir la historia oculta de su abuelo, en el camino encontrarse a sí mismos y aprender que la habilidad de ser cazafantasmas corre por sus venas.

Ambientada en la época actual pero que se siente como si nunca hubiéramos dejado la década de los 80’s, Cazafantasmas: El Legado nos introduce una vez más a ese mundo donde los fantasmas existen y se salen de control poco a poco, rodeados de modernidad pero al mismo tiempo de tecnología antigua como reproductores de VHS, automóviles viejos e incluso restaurantes de comida rápida con meseras en patines y música rock and roll.

Si bien la historia cumple con entregarnos una aventura llena emoción y momentos divertidos para toda la familia, son los nuevos personajes los que le dan ese toque de frescura a Ghostbusters: Afterlife. Siendo Phoebe y Podcast (Logan Kim) quiénes se roban el reflector para hacer girar los engranajes de la trama, mostrándonos cómo funciona este nuevo mundo post-cazafantasmas y por lo mismo, cargando con todo el peso de la película sobre sus hombros, dejándonos muy en claro desde el principio, que la época dorada del escuadrón original de Cazafantasmas ya se ha quedado muy atrás.

Pero no todo es todo perfecto, Ghostbusters: Afterlife sufre bastante en su argumento al dar una continuación directa a la historia que vimos en las dos películas originales, inclusive chocando por momentos con lo previamente establecido, pero respetándose lo suficiente para tener coherencia y al mismo tiempo agregando nuevas piezas a la ecuación. 

En cuanto al personaje de Paul Rudd, por momentos se siente que podría ser dejado de lado y que no agrega nada a la historia más allá de ser un elemento cómico, como casi todos los adultos en esta historia. Y es que no se cansan de recordarnos que la historia gira en torno a los pequeños y lo que hagan los adultos siempre estará en un segundo plano.

En conclusión, Cazafantasmas: El Legado pese al miedo que teníamos por el último intento para traer de vuelta a la franquicia, cumple con ser una excelente secuela, una “nueva historia de origen” para la nueva generación de este legendario escuadrón, cargada de matices de nostalgia en una cantidad casi perfecta de referencias, buena fotografía y una preciosa banda sonora que no te puedes perder. 

comments

8 out of 10

El rodaje de Guardians of the Galaxy Vol. 3 ha iniciado

Y James Gunn lo anuncia con esta foto.

La tercera parte de las cintas live-action de Guardians of the Galaxy ya ha dado inicio y esto lo sabemos de propia mano del director, James Gunn, quien publicó en sus redes una foto con el elenco protagonista de la cinta.

“Ha sido un extgaño y largo y a veces un viaje desafiante para llegar aquí, pero los obstáculos en el camino sólo han hecho este momento más dichoso. De regreso en el set con mi familia Guardian para el primer día de filmación”, dijo James Gunn en su post.

Destaca en la foto el actor Chukwudi Iwuji, cuyo personaje se ha dicho es uno de los más pedidos por lo fans, habrá que esperar para más detalles.

comments

ETERNALS | Reseña sin spoilers

Marvel sube la apuesta con ETERNALS colocando a una ganadora del premio Oscar en la dirección ¿Decisión acertada? Acá te contamos.

ETERNALS es la tercera entrega de la llamada “Fase 4” del Universo Cinematográfico Marvel (le corresponde el número 26 en orden secuencial), tiene detrás de sí a Chloe Zhao, la más reciente ganadora del Oscar a “Mejor Dirección”, un vasto reparto que incluye a 10 actores y actrices en total para encarnar a los eternos, pero Zhao es una directora que en sus trabajos anteriores ha sobresalido por el realismo de sus historias, que enfatiza gracias al buen manejo de la luz natural de la mano de su cinematógrafo de confianza Joshua James Richards, lo primero que hizo al respecto fue llamar a un director de fotografía con más experiencia en el mundo Marvel y Ben Davis (“Guardianes de la Galaxia”, “Doctor Strange”) fue el elegido para reemplazarlo, sin embargo el ambicioso proyecto parece chocar constantemente con las intenciones artísticas de la directora.

El cambio visual no fue la única apuesta de la película, es la primer entrega del UCM en incluir una escena de sexo, una relación abiertamente homosexual y una constante sensación de (falsa) profundidad con temas más maduros y una que otra crítica social, una película distinta en muchos sentidos que preocupará a los espectadores más infantiles o relajados, con una duración de dos horas con treinta y siete minutos que no son suficientes como para darles una buena base a todos los personajes, pero vayamos por partes.

¿DE QUÉ TRATA?

Los Eternos son seres que llegaron a la Tierra hace siete mil años con el único objetivo de salvar a los humanos de una especie de depredadores conocidos como los Desviantes, máquinas de matar que podrían arrasar con todo rastro de vida si no intervinieran estos poderosos seres, que aprovechan también para darle cierto conocimiento y tecnología a la humanidad para que ésta avance poco a poco, lo que inevitablemente provoca que en el transcurso de la presencia moderna del ser humano en el planeta, estos seres sean confundidos con dioses o semidioses que dieron origen a las leyendas y deidades de todas partes del mundo.

No es sino hasta ahora que se ha detectado nuevamente la presencia de los Desviantes (que se creían extintos), razón suficiente como para sacar de las sombras a todo el equipo para combatir una vieja amenaza que por el proceso de evolución resulta más poderosa que nunca, mientras que se debaten entre la moral y su misión, los lazos que han formado con los humanos y la razón de su propia existencia.

LO BUENO

A pesar de que es una historia larga (que no compleja por más que intentan sumarle profundidad), ETERNALS logra de una manera bastante fluida presentarnos a los personajes, así como su procedencia y llegada al planeta, hasta su misión (aunque algo oculta hasta para ellos mismos).

El inicio (aunque con ayuda de unos perezosa leyenda) es trepidante, se pone sobre la mesa la espectacularidad buscada y la selección del track con que abre si llega a dar grandes esperanzas, en general la música de Ramin Djawadi (“West World”, “Juego de Tronos”) le da un ambiente bastante épico a la historia (que sus imágenes no respaldan muy bien después).

La inclusión es una de las cartas fuertes que presenta esta nueva historia, con un reparto variopinto en sus géneros, razas, orígenes o preferencias. El mejor de todos es quizá la adición de Lauren Ridloff como Makkari, cuya sordera no solo no impide su ejecución artística (la actriz ya lo ha demostrado antes), pero el guion se encarga de darle un papel bastante digno acompañado de diálogo en lenguaje de señas que no se sintió en ningún momento forzado, de igual manera la relación homosexual es bastante fluida, es en todo caso, la escena de sexo (heterosexual) la que no tenía justificación alguna, ni para acentuar la relación entre personajes, ni como clímax (o episodio) de una relación amorosa a la que intentan darle una importancia mayor a la que debería.

El reparto (de manera general) es bastante sólido, con Angelina Jolie y Barry Keoghan en sus puntos más altos (casi sobre calificados para el género), lamentablemente el desempeño de la actriz se ve disminuido por sus constantes escenas de acción en las que se nota que no es ella quien está detrás de las coreografías (en el mejor de los casos, porque el abuso de CGI en estos momentos es muy evidente), el resto es cumplidor, a secas, tomando en cuenta los embarazosos diálogos que les pusieron enfrente.

Aunque falla en su resolución, se tocan algunos puntos en cuanto al comportamiento del ser humano con respecto al planeta y entre nosotros mismos, aprovechando algunos momentos clave en la historia de la humanidad, con todo y su apapacho al público mexicano cortesía (quizá) de Salma Hayek, quien incluso parece (aunque pude haberlo imaginado) portar el velo que inspiró a una importante figura religiosa de este país.

El toque de la directora se nota sobre todo en las abiertas tomas y constantes atardeceres que es verdad que le aportan un aspecto más artístico en comparación a lo ofrecido por la franquicia, pero que se ve sumamente empobrecido cuando el entorno es nocturno o con poca luz.

LO MALO

El guion es terrible, la gran fluidez y economización de historia-tiempo mostrada de manera inicial se ve disminuida por los constantes saltos en el tiempo y sobre explicación de la misma historia (aunque quizá distinta perspectiva) conforme los personajes se (vuelven) a presentar de manera individual, un intento fallido de darle desarrollo y motivaciones a los personajes que hacen que sus dos horas y más de treinta minutos se hagan presentes.

Seguimos con el guion, pero ahora en su departamento humorístico, el cual contrasta demasiado con la “solemnidad” que pretenden darle a los personajes, así como la “seriedad” de los temas que pretenden mostrar, para lo cual no solo sacrifican a uno de los personajes como el “comic relief” (y su posterior e inexplicable desaparición) sino que además le añaden a un personaje secundario, pocos gags (o ninguno) funcionan, pero en general resulta incluso contraproducente para el ritmo que Zhao intentó aportarle a la historia.

Para ya dejar en paz a Patrick Burleigh, Ryan Firpo, Kaz Firpo y la propia Chloé Zhao como coautores de este guion irregular, no puedo dejar de mencionar la tramposa construcción (si es que puede llamarse así) del giro de tuerca, el cual ni siquiera resultará tan sorpresivo para algunos, un movimiento que denota pereza narrativa pero que solo es la cereza del pastel entre tantos huecos, errores y falta de un mejor desarrollo narrativo para una historia de origen que se siente más como una primera parte (bastante penosa e incompleta), que tristemente es también un paso obligado para continuar la secuencia del UCM.

El “villano” y sus motivaciones son confusas, pero sobre todo falla porque es un mero vehículo para presentarnos el verdadero rumbo de la historia y es su acabado visual (en general el del CGI) lo que deja mucho que desear y me da pie para el siguiente punto.

A continuación abordaré dos situaciones que tienen que ver entre sí y perjudican gravemente la película, como dije al principio, Chloé Zhao se ha distinguido por sus ambientes naturales y realismo, en este caso se percibe su valiente intento por dejar plasmada su propia visión artística, la cual no solo se ve reducida en los ambientes nocturnos, sino que además contrasta de manera muy grave con el CGI algo malhecho, un retroceso visual en comparación a los propios estándares de Marvel y que se vuelve más evidente con el uso de efectos prácticos y espacios completamente naturales (en lugar de una gigante pantalla verde) en los que se desarrolla la acción, es el choque de realidad e irrealidad lo que hace que la película se sienta en todo momento falsa, para dejar claro este punto debo mencionar lo logrado por Denis Villeneuve en “Dune”, quien nos presentó parajes, naves y personajes imposibles de una manera mucho más realista y artística que lo logrado por Chloé Zhao y su equipo, detalles ambos que quizá pasen desapercibidos para un público más infantil o superficial, pero que serán más que claros para aquél que desee mirar la película con un ojo apenas crítico.

VEREDICTO

No me cabe duda que (aunque arriesga taquilla con su clasificación “B”), “Eternals” asegura un éxito en las salas nacionales, 25 películas, varias series, además de una base de fanáticos establecidos y leales respaldan que no dudarán en asistir a la pantalla grande, y aunque en lo personal agradezco que una ganadora del Oscar con mirada independiente se una al gran proyecto comercial llamado UCM, este experimento no dejará el sabor de boca deseado en muchos de los asistentes. De manera general es una propuesta diferente, pero no en el buen sentido, con fallas muy inocentes en su aspecto visual, pero más graves fallas en el terreno narrativo, la presentación de demasiados personajes que (con pocas excepciones) realmente poco nos interesan, el trabajo de los actores se ve reducido por un guion que falla en dotarlos de empatía, de hecho, para ser más precisos, es esta “humanización” de los personajes lo que los disminuye de su inicial aspecto épico.

Una entrega que será recordada como un paso obligado con la esperanza de que esta Fase 4 mejore, ya nos habían decepcionado con “Black Widow” y la esperanza regresó con “Shang-Chi”, pero “Eternals” no se decide ni por la supuesta oscuridad de la primera o el puro entretenimiento vacío (pero efectivo) de la segunda, se queda corta en su madurez temática y los lamentables efectos especiales no permiten que nos dejemos llevar al puro espectáculo. La gran controversia que ha generado la homofobia no parece más que ser una última patada de ahogado para llevar más personas a salas a través del morbo, que lástima que la primer invitación de una directora con talento se desvanezca en una historia desangelada que olvidaremos muy pronto.

Pero ya serán ustedes mismos quienes comprueben si lo que aquí se escribió es cierto o no, mientras tanto no olvido omitir que (para aquéllos que los disfrutan y esperan más que las propias películas) esta entrega cuenta con una escena “mid-credits”, es decir, después de los nombres del reparto principal y otra totalmente post-créditos, que simplemente refuerzan mi teoría de que esta fue una película de mero trámite para lo que se viene después.

Eternals” estrena el jueves 4 de noviembre en salas de todo el país.

comments

6.4 out of 10

RRSS