1612629712118859

KING´S MAN: EL ORIGEN | Reseña sin spoilers

Después de dos alocadas entregas, llega la precuela que pretende aclarar el origen de la famosa agencia de espionaje ¿Es una buena adición a la franquicia? Acá te contamos.

Después de varios retrasos por la pandemia, por fin llega a cines esta cantada precuela de una saga relativamente fresca en el cine (aunque debutó en su versión original en cómic en el año 2012), una historia con trama de espionaje, pero con un toque de humor negro y algo disparatado, además de mucha violencia gráfica que acompañada de propositivos movimientos de cámara y buenas coreografías dejaron contentos a gran parte del público que las vio. Es por eso que las expectativas son altas y aunque el tráiler deja entrever que el espíritu es el mismo, también muestra gran parte de las mejores escenas, lo que funciona en detrimento de la película que en general tiene muy poco que ofrecer.

Matthew Vaughn regresa a la silla del director al igual que en las dos entregas anteriores, pero es el cambio de su coescritor lo que evidencia las primeras fallas en su concepción argumental y es que Jane Goldman (“Kick-Ass”, “X: First Class) le deja el puesto a Karl Gajdusek (“Oblivion”, “Blood Brother”), por lo que sospecho que gran parte del humor se debía a la guionista, esa falta de picardía (“a la inglesa”), así como lo poco atractivos de sus personajes da como resultado una película mediocre como producto independiente, pero casi lamentable en comparación con el mismo universo ya presentado en sus dos historias anteriores.

¿DE QUÉ TRATA?

A principios del siglo XX, el duque de Oxford (Ralph Fiennes) sufre una tragedia familiar y hace el juramento de que protegerá a su hijo a toda costa de los horrores de la guerra, pero el tiempo pasa y el hijo de nombre Conrad Oxford (Harris Dickinson) se muestra apto para defenderse a pesar de la negativa de su padre. En las sombras se está construyendo un complot para provocar lo que posteriormente se conocería como “La primera Guerra Mundial”, el villano detrás de este plan cuenta bajo su servicio a altos miembros políticos e históricos como “Rasputin”, “Vladimir Lenin” o “La Mata Hari”, la guerra es un hecho y Conrad se une a la batalla sin la aprobación del duque.

Son todos estos acontecimientos (parte ficción, parte históricos), lo que poco a poco nos revelará la verdadera ocupación de Orlando Oxford, quien con ayuda de algunos otros personajes lidera lo que posteriormente se conocería como “The Kingsman”, una agencia espía independiente que tiene el único objetivo de proteger al mundo del latente mal que lo acecha.

LO BUENO

El elenco es bastante atractivo, no solamente por Ralph Fiennes quien prácticamente se echa la película sobre sus hombros, sino que se luce en el renombre de sus papeles secundarios, Djimon Honsou como el fiel sirviente, Gemma Arterton como la perspicaz ama de llaves, Charles Dance como miembro honorable del ejército. Como contrapeso está un irreconocible Rhys Ifans y el talentoso Daniel Brühl como algunos de los villanos a los que tendrán que enfrentar los héroes de la historia.

Las dos entregas anteriores brillan por su aspecto visual, buenas coreografías y escenas impactantes con el uso frecuente de planos secuencia (falsos y reales) para dar el tono de tensión que la historia merece. Esta nueva entrega no se quiere quedar atrás y suma además grandes planos generales para que sintamos la grandiosidad de otra época.

Rhys Ifans nos ofrece a un villano (aunque caricaturesco) perfecto como némesis de los pre-Kingsman, es él quien encarna los mejores chistes y secuencias.

LO MALO

El guion se toma demasiado tiempo en presentarnos tanto el conflicto como la construcción de sus personajes, de hecho, nunca termina por lograr la necesaria empatía hacia ellos como para que ciertas escenas funcionen del todo, desperdiciando sus mejores cartas y exponiendo el “sorpresivo” giro de tuerca muy temprano en la historia.

Es verdad que intenta repetir visualmente lo ofrecido en sus dos entregas anteriores y por momentos se le acerca, pero en general las escenas de acción y coreografías de pelea quedan muy por debajo, la mejor cinematografía en sus grandes planos no aporta prácticamente nada a la historia, se nota el mayor presupuesto pero también deja claro una menor agudeza narrativa, tanto en los gags como en el destino de sus personajes.

Las anteriores Kingsman eran una sátira del género de espionaje, para lo cual se hicieron de artefactos “típicos” e ingeniosos para su cometido al más puto estilo de James Bond, en esta precuela tenían en contra el poco desarrollo tecnológico con el que contaba la pre-agencia, pero les faltó mucha creatividad para que esto pasara a segundo plano.

Las escenas de acción intentan constantemente ser atractivas (hay que recalcar que Ralph Fiennes ya cuenta con 59 años), pero fallan en cada intento, salvo algunos flashazos se tornan más bien aburridas (junto con todo el proceso que nos lleva poco más de dos horas) y de mero trámite para dejar en claro que esta más bien es el templete para continuar la saga en este periodo, en ese sentido, una larga e insípida introducción.

VEREDICTO

“Kingsman: El Origen” resulta en apenas un producto mediano de entretenimiento, muy menor en comparación a las dos entregas anteriores, sobre todo porque se toma demasiado en serio a sí misma y olvida su origen satírico, lo que hace que el humor se vea afectado considerablemente, la inclusión de situaciones y personajes históricos no hace sino aumentar esa dosis de “realidad” que deja atrás los disparatados caminos por los que se movía como pez en el agua, el guion intenta darle una identidad propia y sin querer le quita también gran parte de las bondades que planteaba la historia original.

Una propuesta nada sorpresiva que utiliza atractivos señuelos que son desperdiciados a la mitad en pro de un giro dramático que no es nada efectivo, personajes y situaciones de manual a la que se le añade un “misterioso” villano con motivaciones muy cuestionables, que por momentos se le nota bien intencionada pero resulta cumplidora en muy pocas ocasiones.

Si están buscando una película de supuesta acción para pasar el rato y quizá no hayan visto las dos entregas anteriores puede ser que no les resulte una experiencia tan amarga, si por el contrario acuden para ver la expansión del universo de los Kingsman es posible que salgan muy decepcionados, pero a la vez constituye un paso doloroso pero inevitable para seguir entendiendo el futuro de la saga, tanto en su temporalidad de precuela como la actual ya que se ha confirmado la tercera parte de la historia que todos conocimos de manera inicial.

Esta película llega a salas mexicanas el 30 de diciembre y auguro un pésimo recibimiento de taquilla, pero ya serán ustedes quienes juzguen mejor si valió o no la pena su gasto de tiempo y dinero.

comments

5.5 out of 10

Goodbye, DonGlees! llegará con doblaje en español y aquí está su tráiler

Será un verano inolvidable.

Konnichiwa! nos sigue consintiendo en este 2022, y es que además de que podremos disfrutar de la película animada de Goodbye, DonGlees! en su idioma original, también la podremos ver con doblaje en español latinoamericano y para darnos una probadita de cómo se oye, aquí esta su tráiler ya con doblaje.

Goodbye, DonGlees! se estrenará en distintas salas de Cinépolis en México, gracias a su concepto de +QueCine, el próximo 21 de julioya pueden ir comprando sus boletos desde aquí, en su idioma original con subtítulos, así como con doblaje.

comments

“TELÉFONO NEGRO” (2021) | Reseña sin spoilers

Después de un breve paso por el MCU, el director Scott Derrickson regresa al género del terror con muchos toques de nostalgia y tributo. ¿Qué tal está “Teléfono Negro”? Acá te contamos.

En 1931, el alabado director alemán Fritz Lang nos presentó a un asesino de infantes en “M”, la escena inicial (sin mostrar nada gráfico) nos presenta el tétrico destino de una niña cuando vemos su globo volar hacia unos cables de luz.

Durante la década de los setentas se hizo famoso el caso del asesino John Wayne Gacy que ocasionalmente se disfrazaba de payaso.

En 1977 sale la novela “El Resplandor” de Stephen King quien introduce por primera vez el término para referirse al don paranormal que tanto reutiliza en sus libros. En 1986 utiliza la perversión de la infancia e incluso el ícono del payaso para escribir la novela “IT”.

¿A qué viene todo lo anterior? A que en 1972 nace Joe Hill y a los 33 años publica “Fantasmas”, colección dentro de la cual se incluye el cuento “Teléfono Negro” y Scott Derrickson bebe de todas las fuentes anteriores para entregarnos una de las mejores películas de terror que veremos en el año.

¿DE QUÉ TRATA “TELÉFONO NEGRO”?

La película nos sitúa en el año de 1978, en un pueblo anónimo de Denver en donde conocemos a Finney (Mason Thames) un jovencito que atiende la secundaria y que a pesar de ser hábil en el béisbol, es constantemente víctima de bullying en su escuela, en donde también conocemos a su hermana menor Gwen (Madeleine McGraw) y su padre alcohólico (Jeremy Davies).

A este ambiente algo insano se le añade además el terror que vive la comunidad, un secuestrador de niños de los cuales no se sabe nada después, la psique infantil colectiva ya lo ha bautizado como “El Raptor” y es una pesadilla que atemoriza constantemente a los pobladores. El punto de conflicto se viene cuando Finney es atrapado por “El Raptor” quien lo encierra en un sótano casi vacío a excepción de un colchón, un baño y un viejo teléfono negro desconectado, Finney está esperando lo peor al darse cuenta de que huir es imposible, hasta que suena el teléfono y comienza a recibir ayuda de quien menos esperaríamos.

LO BUENO

El director Scott Derrickson regresa al terror y perfecciona el aspecto visual que nos presentó en “Sinister” (2012) combinando la historia con grabaciones tipo casero para hilar la narrativa y mejora también el cuento de Joe Hill (que apenas abarca una treintena de páginas), con ayuda de su colega de siempre C. Robert Cargill para entregarnos una historia más cercana al thriller pero con toques paranormales, siendo el guion una de sus principales bondades en cuanto a la construcción y mantenimiento de la tensión para con la situación en la que coloca al pequeño Finney, así como la añadidura de algunos jump scares que podrán complacer a cierta parte del público, pero que (para alivio de otros) se recarga más en el ambiente tétrico y oscuro que en sustos facilones.

Gracias a la cinematografía de Brett Jutkiewicz (“Scream”, “Stranger Things”) el ambiente setentero es palpable sin que necesariamente luzca avejentada, e insisto en que los momentos de metraje casero apoyan la narrativa constantemente, sobre todo en la presentación del villano y de algunas situaciones de flashback.

La máscara de “El Raptor”, cortesía del legendario Tom Savini tiene todas las posibilidades de unirse a los íconos del género, pero es la actuación de Ethan Hawke la que coloca la cereza del pastel, ya que la voz y ademanes (al estar limitado intermitentemente su personaje por la máscara) logran inyectar de un aspecto amenazante al peligro que azota el poblado.

La música es un buen elemento que se agrega a la mezcla y en general son pocos los aspectos técnicos que muestran alguna falla visible. Finalmente el tributo se hace presente y no serán pocas las veces que ciertos elementos visuales remitan al espectador a otras historias conocidas de la pluma de Stephen King que han sido llevadas a la pantalla grande, lo cual se agradece como guiño a los fanáticos, pero que no se sienten del todo gratuitos dentro de la narrativa, lo cual cohesiona muy bien.

LO MALO

Si bien el guion se toma varias libertades creativas con respecto a lo creado por Joe Hill, es bastante fiel en cuanto a los diálogos de los personajes, sin embargo cabe señalar que ambos mundos no resultan del todo compatibles, por lo que hay momentos que resultan en humor (quizá) involuntario que junto a otros momentos que sí parecen intencionalmente humorísticos rompen constantemente el suspenso, lo que resulta en una distracción intermitente, pero sobre todo en los puntos más bajos de la historia.

Las participaciones de Jeremy Davies y James Ransone me parecen una falla de casting primero y de dirección después y es que el primero requería (desde mi punto de vista) de un aspecto más maduro y agrio, cosa que el eterno look juvenil del actor disminuye sus momentos más dramáticos, por su parte James Ransone tiene un personaje que resulta demasiado locuaz incluso para sus objetivos y que termina siendo también en un alivio cómico que raya en la ridiculez. En ambos casos en perjuicio de una historia que por lo demás tiene actuaciones de buenas a excelentes, pero sobre todo que rompe la construcción del terror.

Finalmente, aunque la película lucha constantemente por evitar el cliché, la adición de diversos caminos narrativos se sienten (apenas) como meros pretextos para que el tiempo transcurra, pero no termina siendo una falla por completo, el director y su equipo se las arreglan para que así sea y yo no lo noté sino hasta leer el cuento de Joe Hill, así que si no ha leído la historia puede olvidar este párrafo.

VEREDICTO

Aunque sería acertado mencionar que “Teléfono Negro” no presenta una historia que no hayamos visto antes (las referencias nos remiten directamente a esas otras historias), también vale la pena señalar que la forma en que se nos cuenta es bastante llamativa, lo que asegura que el espectador esté pegado a la pantalla prácticamente hasta que aparecen los créditos finales. Ethan Hawke logra una presentación más que admirable como villano y a pesar de que la principal queja viene con respecto a su poco desarrollo de personaje, soy de los que piensan (en este caso) que menos es más y las incógnitas a su alrededor aumentan el misterio.

Los amantes del terror son duros de roer, pero no me cabe duda que resultarán complacidos con esta historia que reúne los lugares comunes pero con un toque visual y narrativo que resulta en algo novedoso, que se queda un poco corta para hacerse de un lugar entre las joyas del género, pero vaya que se acercó. La película llega a salas nacionales este 23 de junio y sean o no amantes del terror o lo paranormal, pueden ir con la certeza de que pasarán un rato bastante entretenido.

Para los que llegaron hasta acá tengo una recomendación y es que eviten a toda costa el tráiler, ya que incluye algunas sorpresas que les resultarán más satisfactorias cuando vean la película (advertidos están y recompensados también si es que terminaron de leer esta reseña).

comments

8.8 out of 10

¿Es Secret Wars la próxima saga del MCU?

El presidente de Marvel Studios dice que pronto podremos ver el panorama completo.

Desde que terminó la Saga del Infinito dentro del Universo Cinematográfico de Marvel, nos hemos preguntado cuál será la siguiente saga dentro del MCU y todo parece indicar que en este verano podría quedar más claro hacia dónde van todas las películas de la Fase 4, entre más nos acercamos a su fin; tal como lo ha revelado el propio Kevin Feige, presidente de Marvel Studios.

“A medida que nos acercamos al final de la Fase 4, creo que la gente comenzará a ver hacia dónde se dirige esta próxima saga. Creo que ya ha habido muchas pistas, que al menos son evidentes para mí, de hacia dónde va esta saga. Pero seremos un poco más directos en los próximos meses, para que quienes quieran ver el panorama completo, pueden ver un poquito más del plan”.

Así lo dijo el presidente de Marvel Studios en una entrevista para Total Film; esto claro ha hecho que inicien las conjeturas respecto a que esta nueva saga está inspirada en el evento del 2015 de Marvel Comics: Secret Wars; en donde los héroes de distintos universos pelean entre sí para evitar la destrucción de los universos, esto debido a la presentación del multiverso dentro de las películas y series ¿será en verdad este evento el que le dé forma a la nueva saga del MCU?

Fuente.

comments

RRSS