1612629712118859

“DR. STRANGE EN EL MULTIVERSO DE LA LOCURA” (2022) | Reseña sin spoilers

Sam Raimi fusiona el terror con lo fantástico y el cine de superhéroes ¿Qué tal está Doctor Strange in the Multiverse of Madness? Acá te contamos.

El director Scott Derrickson había entendido muy bien la psicodelia que el Dr. Stephen Strange podía permitirse y la explotó de manera casi perfecta en el 2016, lamentablemente se separó del proyecto alegando “diferencias creativas” y el más reciente éxito cinematográfico de la casa del ratón revivió a uno de los directores sin los cuales no tendríamos las bases de lo que antes conocíamos como “cine de súper héroes” y hoy ambiciosamente conocemos (en una de sus ramas) como el Universo Cinematográfico Marvel. Así es, me refiero al gran Sam Raimi, padre de la primer trilogía del arácnido y que comparte los gustos por el género de terror con Derrickson.

Las piezas están sobre la mesa, las puertas del multiverso están abiertas y se agrega a la receta el experimentado cinematógrafo John Mathieson (“Logan”, “X-Men: Primera Generación”, “Gladiador”), así como el mítico Danny Elfman detrás de la composición musical. Desafortunadamente si algo ha sido una constante en el UCM es la inconsistencia y la prueba de que el talento, el arte, así como las buenas intenciones no siempre están en balance con el proyecto monetario de la casa productora ¿O ya se les olvidó Chloé Zhao y sus “Eternos”? Es con estos elementos que llega por fin a salas mexicanas “Dr. Strange y el multiverso de la locura” y acá les contaré mi opinión LIBRE DE SPOILERS para que terminen de leer sin miedo.

¿DE QUÉ TRATA DR. STRANGE 2?

La película arranca poco tiempo después de los acontecimientos de “Spider-Man: NWH” (2021) y nos presenta rápidamente a Dr. Strange (Benedict Cumberbatch) que se ve inmiscuido, de manera casi accidental, en una persecución inter-multiversal, ante la cual ofrece su ayuda, sin embargo sabe que está algo rebasado frente a la amenaza que los acecha, por lo que recurre a Wanda Maximoff (Elizabeth Olsen) quien después de los eventos narrados en “WandaVision” (2021) trata de llevar una vida en paz, pero también le revelará un secreto que desencadena completamente el verdadero peligro que corren, no solamente nuestros personajes, sino todos los universos conocidos.

Es así como Dr. Strange comenzará esta nueva aventura en compañía de Wong (Benedict Wong) y algunos otros personajes que apuestan enormemente por la sorpresa de los espectadores, bajo la mano y estética de Sam Raimi y su amor por lo terrorífico.

LO BUENO

Sam Reimi es sin lugar a dudas una de las mejores adiciones al UCM actual, de manera inmediata se nota la total diferencia en comparación con cualquier proyecto que le sea anterior en este universo expandido, le añade casi en cada momento un toque de “verdadero director de cine” a toda la película, sin embargo es también en sus momentos más de autor, pero sobre todo los disminuidos por la clasificación (PG-13) los que causarán mayor controversia (ya pasaremos a ello más adelante).

Toda la película (salvo unos pequeños momentos rumbo a la mitad) es un viaje lleno de entretenimiento, escenas de acción, diálogos humorísticos, buenos efectos especiales (con sus excepciones) y todo ello envuelto en un fantástico score, cortesía de Danny Elfman, que el director exprimió hasta el último momento haciendo de la música un elemento más que importante dentro del desenvolvimiento de la acción.

El trabajo actoral está al nivel de las exigencias de Marvel (que recordemos que tampoco son muy altas) y fuera de Xochitl Gómez y Rachel McAdams en sus momentos más bajos (cabe resaltar que hicieron lo que pudieron con sus penosas líneas) el resto del reparto hace un trabajo más que decente, resaltando a Elizabeth Olsen que, debido al desarrollo de su personaje, tiene escenas que lucen mucho en pantalla, eclipsando por momentos al protagonista.

LO MALO

Como dije anteriormente, el director Sam Raimi no perdió oportunidad para darle rienda suelta a la imaginería visual que guarda dentro de su cabeza y nos regala grandes escenas, aunque el CGI no siempre responde a la altura del concepto, el problema se viene a la hora de la añadidura de terror, lo que en su momento fueron excelentes guiños en su trilogía de Spider-Man (2002 – 2007) aquí son una descarada inclinación al terror con todos sus elementos, solo disminuido por la ausencia de escenas más gráficas, pero no por ello menos violentas, el principal problema es que no encontró la forma en que estos dos mundos coexistieran, ya que pasamos de manera muy brusca de paisajes luminosos, brillantes y hasta dotados de humor a otros muy oscuros que nos remiten a una película del género zombie, casa embrujada, espectral o de horror puro, estorbándose el uno al otro, por lo que más allá de las buenas intenciones, la película realmente nunca da miedo por el tono tan ligero en el que se desenvuelve la trama.

Creo que no hay duda de la calidad del director, autor de sagas que han traspasado el tiempo en muchos niveles, tanto en su presentación más precaria (“Darkman”), como la más comercial (“Oz: Un mundo de fantasía”), sin embargo no logra aportar el formato de actualidad a una película que se siente vigente gracias a los ambiciosos efectos especiales pero que en concepto responde a una manera tradicional y anticuada de hacer cine, dejándome un sentimiento de antigüedad en su manufactura (sobre todo en los conceptos visuales) que paradójicamente chocan tremendamente con su presentación estética, entiendo que el miedo es quizá el sentimiento más primitivo, pero Raimi se recarga en fórmulas (aunque bien presentadas) ya muy vistas y poco propositivas en la construcción de este miedo, no dudo que este sería una gran película por allá del 2002 (fecha en que se estrenó su primer Spider-Man) pero dudo mucho que el público actual caiga en las redes que tiende el endeble guion a pesar del notable esfuerzo que se nota imprimieron el director y su equipo.

Ya mencionaba en el párrafo anterior las fallas en el trabajo de Michael Waldron (“Loki”, “Heels”), y es que su guion carece de un desarrollo de personajes para justificar la toma de decisiones para con esta nueva aventura, tratando de no caer en spoilers, su guion se recarga demasiado en lo visualmente llamativo de su propia historia así como en el fan service, que sin llegar a los niveles de “No Way Home” (aunque lo intenta), es su mismo formato el que le resta una mayor emotividad a los personajes y nuestra empatía con ellos, lo que resulta en una historia plana aunque entretenida.

VEREDICTO

“Dr. Strange en el multiverso de la locura” es quizá la obra más propositiva del UCM, mucho más que lo que Taika Waititi hizo con Thor, con todo lo bueno y lo malo de una película con ciertas libertades autorales, que como siempre ocurre con estas películas, será el hype el que acabe por condenar o justificar sus fallas ante la mirada de cada espectador, hace tan solo unos meses “Morbius” fue sacrificada porque los fanáticos esperaban algo al nivel de lo que nos dejó “NWH”, pues bien, ésta es la que realmente está hecha para tratar de curar la cruda visual y nostálgica que dejó el arácnido, y así espero que sea tratada por ustedes, no por un sentimiento de venganza sino de justicia.

Cabe mencionar que difícilmente alguien saldrá totalmente decepcionado ya que (también se está volviendo costumbre), este proyecto se convierte en un escalón más dentro de la compleja construcción de un universo que cada vez se está volviendo más difícil de desarrollar y justificar los sucesos que vemos en pantalla, lo que en principio parecía la puerta para una infinidad de posibilidades, solo demuestra que el descontrol de sus creadores pueden llevarnos a que cada vez nos interese menos lo que le ocurra a sus protagonistas, o al menos esa sensación me dejó al abandonar la sala. De manera un poco más mercenaria que planeada, la película cierra con dos escenas post-créditos y una de ellas confirma que habrá UCM para un buen rato, por un lado estoy contento de que películas de presupuestos tan gigantescos se estén abriendo a una exploración (controlada) de directores con propuesta propia, a veces el experimento sale bien, otras tantas no y serán ustedes quienes decidan si este nuevo escalón es la gran adición que todos esperaban o tan solo una más que se suma de manera cumplidora al cúmulo de películas y series de esta millonaria franquicia.

La película podrá ser vista a partir del día de hoy en sus funciones de pre estreno y a partir del día jueves 05 de mayo en su estreno oficial.

comments

7.9 out of 10

Tenemos un nuevo tráiler de Thor: Love and Thunder

Y también se revela la fecha de estreno.

El primer tráiler de Thor: Love and Thundernos dejó emocionados por la llegada de Mighty Thor, interpretada por Natalie Portman y ahora, en su segundo tráiler, podemos ver a Christian Bale como Gorr, el asesino de dioses. Además de que se liberó un nuevo póster.

Thor: Love and Thunder se estrenará el próximo 08 de julio.

comments

“TOP GUN: MAVERICK” (2022) | Reseña sin spoilers

36 años después regresa la “Necesidad por la Velocidad” ¿Es demasiado tarde o un certero gancho a la nostalgia? Acá te contamos.

En 1986, el director Tony Scott nos presentó una película que elevó de manera inusitada las solicitudes del pueblo estadounidense para formar parte de la fuerza naval área, todo esto gracias a un trabajo más que decente en cuanto a sus acrobacias aéreas y escenas de acción, así como la ayuda de un carismático y jovencísimo Tom Cruise, con todo y un argumento lleno de clichés, huecos narrativos o un tono que resulta completamente anacrónico a los ojos modernos. A pesar de todo lo anterior, o quizá gracias a ello, la película fue un éxito en taquilla y tuvieron que pasar casi cuarenta años (dos de ellos de retraso a causa de la pandemia), para que viéramos una continuación que cualquiera pensaría que nadie necesita.

Sin importar las presiones del estudio, fue el propio Tom Cruise (también productor de la película) quien se resistió a la idea de que el regreso de su entrañable personaje “Maverick” tuviera lugar en streaming, finalmente la grabación se hizo con cámaras IMAX y el actor fiel a su estatus de estrella hollywoodense sabe que la apuesta ganadora está del lado de las salas de cine, si tuvo razón o no, es algo que estamos a muy pocos días de averiguar, pero que una palma de oro honorífica, junto a una ovación de siete minutos en el Festival de Cannes de este año, no hacen sino elevar aún más la expectativa.

¿DE QUÉ TRATA “TOP GUN: MAVERICK”?

La historia es una secuela directa proveniente de donde se quedó en 1986, la academia conocida como “TOP GUN” ha sido la encargada de egresar a los mejores aviadores desde que el arriesgado piloto Pete Mitchell (Tom Cruise) la pisó por primera vez, aunque ahora lleva una vida alejada del combate aéreo dedicado a probar nuevos prototipos.

Esta vida “tranquila” se ve interrumpida por un llamado de urgencia desde la Academia, el gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica tiene los ojos en una misión secreta que requiere la habilidad de algunos de los mejores pilotos que puede ofrecer el país, pero por encima de ellos necesitan también un piloto capaz de enseñarles lo que la misión específica requiere para que sea exitosa, es ahí en donde entra de nuevo el Capitán Mitchell, quien es recibido a regañadientes debido a su heroico pero controversial historial en el aire. Al mando de la misión como instructor se encontrará de regreso con algunos viejos conocidos pero también con algunos arrogantes pilotos que le recordarán sus tiempos de juventud, aunque uno de ellos traerá también un doloroso recuerdo de su pasado.

LO BUENO

Traer de regreso una historia del siglo pasado es más que arriesgado, no han sido pocos los intentos (y varios los fracasos) que han pretendido lo mismo con resultados lamentables, sin embargo puedo compartir con alegría que el trabajo de guion de parte de Ehren Kruger, Eric Warren Singer y Christopher McQuarrie es lo bastante hábil como para cerrar lo más posible casi todos los cabos sueltos de su predecesora, así como construir cierta credibilidad alrededor de la historia y sus personajes. Otro de los aciertos dentro el mismo guion es acudir a la nostalgia sin que se sienta un truco barato sino incorporarla al nuevo argumento para que se sienta más orgánica y no solamente un truco fácil para alegrar a cierto sector.

Lo que más llamó la atención desde pre producción, fue la petición de Tom Cruise de reducir el trabajo de CGI al mínimo, lo que resultó en una valiente, pero sobre todo, satisfactoria presentación visual que hace que las escenas de acción y acrobacias se sientan completamente reales y aporten la tensión necesaria para que casi ningún momento se sienta gratuito o mucho menos aburrido dentro de la trama.

El casting en general es muy bueno y al trabajo experimentado de Cruise se le une Jennifer Connelly como el nuevo interés amoroso, la juventud de Miles Teller, Monica Barbaro o Glen Powell, pero sostenidos también por Jon Hamm y Ed Harris. Como pueden ver, el elenco es de primera línea y no hay una sola actuación que no se sienta comprometida con lo que la película trata de contar.

La música fue un elemento primordial para la primera parte y esta nueva no se quiere quedar atrás, por lo que en este departamento aparecen Lorne Balfe, Harold Faltermeyer y Hanz Zimmer. También Lady Gaga pero debo acotar que su aportación me pasó desapercibida.

La historia arranca muy bien y solamente cuenta con algunos momentos de descanso, lo que nos recuerda de manera excelente las razones por las cuales mucha gente acude a las salas de cine, la grandiosidad de los visuales en una pantalla gigante, mientras se nos cuenta un divertimento, más que aceptable, en lo que ingerimos palomitas.

LO MALO

La historia no se escapa de ciertos clichés que, por breves momentos, hace que no se sienta nostálgica sino más bien vieja y lenta en los momentos en los que pretende darle desarrollo a sus personajes, los cuales están llenos de estereotipos que uno pensaría que pertenecen a otra época.

Es esta misma construcción formal la que le brinda sus momentos más altos pero también los más bajos y es que para ser honesto, la película ofrece muy poco fuera de la fórmula hollywoodense, sin embargo, es justo decir que se regodea en la fórmula y para ser una película que olvidaremos en un mes, no deja de ser (tramposamente) emocionante, emotiva, humorística y hasta dramática.

El guion es hábil también en poner frente a nosotros un “enemigo” totalmente anónimo, sin embargo, y como lo hizo su predecesora antes, se siente como un comercial de presupuesto millonario para darle una inyección de sangre joven a las fuerzas armadas tal cual lo hizo en los ochentas, y parece que no se dan cuenta que en esta construcción del mito heroico estadounidense, se han forjado poco a poco la fama de policía mundial que dentro de un sistema político internacional siempre ha sido muy cuestionable.

VEREDICTO

Los ochentas y noventas en Hollywood fueron semillero de grandes títulos que hoy son moralmente cuestionables en muchos sentidos, pero no cabe duda que fue el impacto visual que rodeaba, los muchas veces endebles y prehistóricos argumentos, los que hicieron que cambiaran la historia del cine y que se cimentara lo que hoy conocemos como blockbusters. Top Gun: Maverick es el regreso y actualización de ese género que prácticamente ha mantenido a Hollywood a flote, con todo lo malo pero sobre todo lo bueno de querer satisfacer las necesidades de entretenimiento de un público cada vez más exigente. Para lo cual recurre a las elocuentes escenas de acción pero también muchas referencias a su antecesora.

Una y otra vez se ha intentado replicar lo que la leyenda cuenta que sucedió por primera vez hace ya más de cien años cuando los hermanos Lumière sorprendieron a los presentes con un tren en movimiento que se acercaba “peligrosamente” a la pantalla, con el paso del tiempo sorprender al público con la magia del cine es cada vez más difícil y poco son los ejemplos que podrían salir exitosos en su intento, recordemos la tragedia taquillera que sufrió Christopher Nolan con su Tenet (2020) pensando en que su talento, apellido e imaginería visual bastarían para que nos olvidáramos de un virus mortal. De manera totalmente sorpresiva, el director Joseph Kosinski, con el apoyo de un colmilludo Tom Cruise, actualizan una vieja historia que se siente nueva en muchos sentidos, a pesar de que es una que se nos ha contado ya muchas veces, dejando en claro que hay ciertas cosas que nunca pasarán de moda, como dejar de lado los efectos especiales y optar por lo práctico y real a la vieja escuela (no por nada se le dedica la película al gran Tony Scott).

Es para mí un placer constatar y ahora compartir con ustedes que todo el gran recibimiento y hype que está creciendo alrededor de la película es cierto, pero también quisiera recordar que los halagos se ajustan a un género y tipo de cine muy específico (no por ello fácil o despreciable) como es el que que está interesado en sacarle una sonrisa, emoción y hasta una lágrima al espectador, aunque para ello tenga que recurrir a fórmulas probadas que una gran mayoría aceptarán gustosos. El discurso de personas que asisten al cine para salirse de la realidad es muy común y sin duda, esta película les hará olvidarse durante poco más de dos horas de lo que sucede fuera de la sala.

Si Disney/Marvel es el experto en generar ganancias apelando al entretenimiento y los grandes efectos especiales, Maverick llega a consentir con las mismas armas a un público más adulto, en la guerra por la taquilla de la cual dentro de poco sabremos quién saldrá triunfante.

Si bien no es completamente necesario visitar la película del 86´, también debo añadir que las referencias son mucho más disfrutables al tener la historia lo más fresca posible. Dependiendo de cómo le vaya a Jurassic World: Dominion en su estreno a inicios del mes de junio, Maverick se perfila para ser un trancazo en taquilla. Y se lo merece.

comments

8.7 out of 10

PREY: La precuela de Depredador ya tiene fecha de estreno

No te pierdas el primer avance de PREY, la nueva película precuela en la saga de Depredador exclusiva de Star+

DEPREDADOR: LA PRESA”, el nuevo thriller de acción de 20th Century Studios dirigido por Dan Trachtenberg (“The Boys“, “10 Cloverfield Lane“), es la siguiente entrega en la franquicia “Depredador“, y llegará estrenará exclusivamente a Star+ el 5 de agosto de 2022.

Ambientada hace 300 años en la Nación Comanche, “DEPREDADOR: LA PRESA” es la historia de Naru, una joven guerrera, feroz y altamente hábil, que se crió a la sombra de algunos de los cazadores más legendarios que deambulan por las Grandes Llanuras. Cuando el peligro amenaza su campamento, se dispone a proteger a su gente. La presa a la que acecha y, en última instancia, se enfrenta, resulta ser un depredador alienígena evolucionado con un arsenal técnicamente avanzado, lo que deriva en un enfrentamiento cruel y aterrador entre los dos adversarios.

PREY” está dirigida por Dan Trachtenberg, escrita por Patrick Aison (“Jack Ryan”, “Treadstone”) y producida por John Davis (“Jungle Cruise”, “The Predator”) y Jhane Myers (“Monsters of God”), con Lawrence Gordon (“Watchmen”), Marty Ewing (“It: Chapter Two”), James E. ThomasJohn C. Thomas y Marc Toberoff (“Fantasy Island”) como productores ejecutivos.

El equipo de producción se comprometió a crear una película que ofreciera una representación precisa de la tribu comanche y que brindara un nivel de autenticidad que resultara fiel a los pueblos indígenas. Myers, una aclamada productora, miembro de Sundance Fellow y de la Nación Comanche, es conocida por su atenta dedicación a las películas que rodean a las Naciones Comanche y Pies Negros y la pasión por honrar los legados de las comunidades nativas. Como resultado, la película cuenta con un elenco compuesto en gran medida por talentos nativos y de las Primeras Naciones, incluidos Amber Midthunder (“The Ice Road“, “Roswell, New Mexico“), la debutante Dakota BeaversStormee Kipp (“Sooyii“), Michelle Zorzal (“The Journey Home“) y Julian Black Antelope (“Tribal“).

comments

RRSS