Amor dracrónico: Una revisión a Miss Kobayashi’s Dragon Maid

Amor dracrónico: Una revisión a Miss Kobayashi’s Dragon Maid

¿Qué pasaría si un día le salvas la vida a un dragón y lo invitas a vivir contigo? Pues Kobayashi lo descubrió por las malas, después de una borrachera mientras estaba perdida por el bosque.

Una mañana Kobayashi se despierta para ir a trabajar y al abrir su puerta… …sorpresa, sorpresa, un dragón esta afuera, este se convierte en una maid humana y pide ser invitada a pasar; Kobayashi lo atribuye al sueño y sin pensarlo deja que esta criatura mística pase.

Después de platicar con la dragón de nombre TohruKobayashi se da cuenta que no es un sueño y que en su borrachera, salvo la vida de un dragón y la invito a vivir con ella como su maid, a partir de aquí su vida solo se complicara cada vez más.

Como si no fueran suficientes los problemas de Kobayashi teniendo un dragón en casa, llegara Kanna a vivir con ellas, una dragón exiliada de su mundo, ella es tan joven que es considera entre los dragones una niña de primaria. También llegaran otros amigos de Tohru a visitar, como Quetzalcoatl (así es, la mismísima serpiente emplumada de las leyendas prehispánicas), Fafnir, un dragón que desprecia a los humanos y Elma, una dragón de agua que es ingenua y parte del facción del Orden, facción opuesta a la del Caos, a la cual pertenece Tohru.

No dejen de divertirse con la complicada vida de Kobayashi en Crunchyroll.

 

comments

Fotógrafo/Reportero/Locutor; Amante del football americano, los videojuegos, las cosas geek y viajar en moto... #BornToBeGeek en @LaComikeria

X-MEN: DARK PHOENIX | RESEÑA SIN SPOILERS

Dark Phoenix cierra muy bien esta etapa de los X-Men.

Hace ya casi dos décadas, Fox nos sorprendió con una de las primeras grandes adaptaciones de los superhéroes de Marvel: X-Men. Con un gran casting y una buena historia, que si bien se alejó mucho de los cómics, logró capturar la esencia de los héroes, dando inicio a una serie de siete películas en total sin contar spin-offs, que si bien no todas han sido buenas, nos han dejado ver una gran variedad de mutantes en el cine; ahora, Dark Phoenix viene a cerrar (involuntariamente) esta “primer etapa” de los X-Men en el cine y les puedo adelantar que si bien es una buena película, está lejos de ser el cierre que merecía esta serie de películas.

Es una ADAPTACIÓN de los cómics.

Antes que nada, debo ser demasiado enfático en que X-Men: Dark Phoenix es una ADAPTACIÓN que sólo toma algunos elementos del cómic para entregarnos una historia original y que vive por sí sola dentro del universo de las películas de X-Men de Fox; por lo que desde este momento, les sugiero que, para disfrutar de la cinta, vayan con una mente abierta recordando que no veremos la saga del cómic de Dark Phoenix. Dicho lo anterior, procedamos.

Dark Phoenix reimaginada.

Si bien prácticamente todas las películas de superhéroes son adaptaciones que se alejan de los cómics, las cintas de los X-Men son probablemente las que más se alejan de los cómics, en Dark Phoenix no es la excepción.

La historia inicia con un flashback de Jean Grey, muy al estilo de X-Men 3, que nos deja en claro que Jean, al ser la mutante más poderosa está fuera de control de su poderes; sin embargo y a diferencia de la tercer infame película de los X-Men, aquí vemos que el gran poder mutante de Jean es sólo un medio para poder albergar un poder mayor, la Fuerza Fénix o Phoenix Force (aunque en la cinta no se le conoce así), que al igual que en los cómics, aquí es planteada como una fuerza cósmica superior que sólo Jean puede albergar, lo cual se agradece bastante.

Después de este flashback, nos encontramos en el año 1992, nueve años después de los eventos de X-Men: Apocalypse, ya con una visión más cercana de la Escuela a lo que vimos en la primer película de los X-Men, también vemos a nuestros héroes (Jean, Cyclops, Storm, QuickSilver, Nightcrawler) ya no como estudiantes, sino como X-Men. Inclusive, vemos que los mutantes por fin son reconocidos como héroes a quienes el propio gobierno pide su ayuda para ciertas misiones. Y es en una de estas misiones en la que Jean se encuentra con una entidad cósmica que se fusiona con ella.

A partir de ahí vemos como Jean irá lidiando con este nuevo poder que posee y como el nombre lo indica, la historia gira completamente alrededor de Jean y su camino hacia al lado obscuro, el cual, se siente un poco abrupto; no obstante, nos dan una razón del porque dicho cambio es tan repentino y debemos de comprárselo y que es debido a los traumas de su niñez sumados a esta entidad cósmica que de alguna manera parece que es “malvada”.

Es de mencionar que la actuación de Sophie Turner como Jean es mejor a la vista en la entrega anterior, dándole un poco mas de personalidad a este personaje, aunque no puedo evitar sentirla un poco cuadrada, eso sí, definitivamente se sale de su papel de Sansa Stark.

Asimismo, cabe destacar que en esta cinta queda muy bien plasmada la superioridad de la Phoenix Force sobre cualquier otro mutante, dejando en claro que es una de las entidades más grandes del universo, como sucede en los cómics.

Por otro lado, y al ser una película completamente enfocada en JeanDark Phoenix deja a un lado a todos los demás personajes, inclusive los “nuevos personajes” cuyo papel es poco o nada relevante y ni los X-Men “principales”se salvan, quienes quedan a un lado muy rápido y hasta se sienten poco aprovechados, incluyendo a Quicksilver, cuya escena en “cámara lenta” en nada se compara lo visto en Days of Future Past o Apocalypse; y no es sino hasta el final de la película cuando por fin los vemos entrar en acción como es debido.

Y aunque la última secuencia de acción es muy buena, esta última secuencia sólo destaca lo poco aprovechados que estuvieron los personajes, ya que es aquí cuando vemos a los mutantes desplegar sus poderes de una forma más libre y que nos deja deseando ver más de estos X-Men combatiendo juntos. De hecho me atrevo a decir que esto fue a propósito para dejarnos con deseo de ver más en una siguiente cinta que, debido a la compra de Fox por parte de Disney, es seguro que no sucederá.

Otro punto en donde flaquea esta entrega es con lo poco aprovechada que esta la actriz Jessica Chastain, cuyo personaje no revelaré ya que es algo que no fue mostrado en los tráilers, pero que desde que se anunció su participación se dejó ver que sería la villana.

No obstante lo anterior, toda la película es muy entretenida que fluye bastante bien y que los tendrá a la expectativa de cómo lograrán lo X-Men detener a un ser por demás superior que ahora se encuentra albergado dentro de su amada compañera.

Una buena película que no estaba planeada para ser el cierre de las cintas de los X-Men.

Para cuando Dark Phoenix se había terminado de grabar, la compra de Fox por parte de Disney aún era incierta y se veía lejos de concretarse, por lo que esta cinta jamás se planeócomo una película que cerraría esta saga de películas de los X-Men que hemos visto desde hace casi dos décadas; inclusive reitero que creo que aún estaba planeada una o dos películas más dentro de este universo.

Por ello es que Dark Phoenix se sienta lejos de ser esa cinta épica que cierre casi veinte años de los X-Men; de hecho, la mejor película que cierra de manera perfecta este universo es Days of the Future Past, la cual, como les comentamos en otra nota, sí fue planeada para cerrar esta nueva etapa que inicio con First Class.

Ahora que Fox es parte de Disney, el destino de las películas de los X-Men es demasiado incierto, pero todo se inclina a que Dark Phoenix efectivamente sea la última entrega que veremos dentro de este universo propio que Fox había creado; tan es así que NO hay escenas post-créditos.

Efectos X

Por lo que hace a los efectos visuales son buenos, mejorando lo que vimos en Apocalypse, aunque hay una que otra escena en la que se nota que usaron una pantalla verde; en cuanto al sonido es bastante bueno, la música va acorde a cada situación.

Conclusión.

X-Men: Dark Phoenix es una buena película de súper-héroes que claramente no estaba destinada a ser la última de los X-Men de Fox y que nos deja con ganas de ver todo el potencial que este nuevo equipo X-Men que se formó desde la entrega anterior tiene para ofrecernos, pero que, para bien o para mal, es casi seguro que ya no veremos; y aunque dista de ser de las mejores películas de los mutantes, es bastante entretenida y una muy buena opción para ver este fin de semana cuando se estrene el 07 de junio, (definitivamente es mejor que Apocalypse). Eso sí, debo insistir que para disfrutarla deben siempre recordar que hay muy pocos elementos del cómic en esta entrega y no, no creo que sea mala como X-Men 3.

comments

7 out of 10

GODZILLA II: El Rey de los Monstruos| Reseña sin spoilers

El “Monsterverse”, ¿llegó para quedarse o es una decepción más?

“Godzilla” (2014) y “Kong” (2017) son los primeros pasos de lo que hoy conocemos como “Monsterverse”, una franquicia que pretende reunir a los Kaijus más conocidos en un solo plano, la primera no fue tan bien recibida, pero la segunda mostró una mejoría notable, la saga continúa ahora con “Godzilla 2: King of the Monsters” y todos esperan que esté a la altura de lo que el monstruo japonés merece.

La primera encarnación fílmica de Godzilla se remonta a 1954, en todo ese tiempo ha aparecido más de treinta veces en películas, su última aparición revivió la leyenda y gracias a “Kong: Skull Island” sabíamos que esta vez, iba a regresar acompañado, las expectativas son muy altas, el trailer mostraba escenas épicas, pero ¿lograron su cometido?

¿DE QUÉ TRATA?

La historia arranca 5 años después de los acontecimientos de la primer película, en ese tiempo no se ha vuelto a presentar avistamiento de Godzilla, sin embargo el “Proyecto Monarca” se ha dado a la tarea de rastrearlo y seguir sus pasos, en el camino, dicho proyecto ha encontrado a diversos “Titanes” (como los bautiza la película) regados en todo el mundo, la razón de su existencia es incierta, pero la Dra. Emma Russell (Vera Farmiga) tiene la teoría de que las criaturas son antiguos gobernantes y dueños originales de la Tierra, cuya devastación causada por el hombre es el motivo de su repentino “despertar” con la finalidad de traer equilibrio al planeta, su esposo Mark Russell (Kyle Chandler) no cree en dicha teoría y debido a una tragedia familiar sucedida en 2014, su relación para con Godzilla es más bien de odio y resentimiento.

Es entonces cuando aparece el “ecoterrorista” Jonah Alan (Charles Dance), cuyos oscuros objetivos consisten en “acelerar” el supuesto equilibrio y rapta a la Dra. Russell junto a su hija (Millie Bobby Brown) con el objetivo de despertar a los Titanes de manera deliberada, desatando el caos en diversas regiones del mundo.

LO BUENO

Una de las principales quejas en aquella “Godzilla” de 2014 fue el escaso tiempo en pantalla del Kaiju, afortunadamente y para disfrute de la fanaticada, el tiempo del “Rey de los monstruos” en escena es bastante, los efectos especiales mejoraron mucho y las épicas batallas que todo mundo estaba esperando se hacen presentes.

La música que acompaña toda la película es excelente, acompañando la grandiosidad de las imágenes en todo momento, el ritmo de la película no es el mejor pero es ampliamente compensado con la rapidez que nos mueve hacia las escenas de acción.

No se puede negar que los creadores intentaron ser lo más respetuosos con el personaje principal (Godzilla obviamente), así como con los demás kaijus que hacen su aparición, tanto en su origen como aspecto físico, y son complacientes en el terreno visual para que el espectador salga contento.

LO MALO

Independientemente del “fan service” y de lo visualmente ambiciosa que es la película, no podemos dejar de hablar de su terrible guión, a cargo (en parte) de su también director Michael Dougherty, que desperdicia terriblemente a un reparto que cuenta con nominaciones al Oscar (Vera Farmiga, Ken Watanabe y Sally Hawkins) que pone en boca de los personajes unos diálogos terribles, un pobre desarrollo (Ken Watanabe es reducido a un pobre loro que parece que solo sabe decir “Gojira” hasta el hartazgo), chistes malos y totalmente fuera de lugar, personajes secundarios (y hasta protagonistas) completamente olvidables y desechables.

Ustedes pensarán que eso es lo de menos cuando lo que quieren ver son peleas épicas entre monstruos, pero es que el guion se encarga también de que estos grandes y legendarios Kaijus caigan en una narrativa pobre y con ciertas contradicciones que aceleradamente tratan de explicar mientras sucede la acción o transcurren los créditos.

Si bien es cierto que las escenas de batalla son épicas, es casi una regla que todas ellas ocurran en escenarios nocturnos u oscuros, lo que (por lo menos a mi) me bajaba una y otra vez el ánimo, acompañado de ciertas tomas fuera de foco y movimientos muy rápidos de cámara que no permiten apreciar las escenas, el exceso y pereza culmina con cortes a negro para (sin explicación alguna) pasar a otras escenas sin la necesidad de concluirlas debidamente.

VEREDICTO

“Godzilla II: King of the Monsters” es una película entretenida, que si tiene pensado verla recomiendo que lo haga en cine,un producto que no les hará sentir sus poco mas de dos horas de duración, que molestará a los que (como yo), además de efectos especiales esperábamos que se recargara en una historia medianamente sólida, pero que seguramente dejará contentos a aquéllos que solo asistan con la idea de presenciar batallas (literalmente) de proporciones gigantes y monstruosas, un guion de malo a regular que confía ciegamente en ser rescatado por sus (a veces) impresionantes efectos especiales y sus dos escenas postcréditos para mantener cautivo al público.

En ese sentido, la película logra su objetivo y no deja otro remedio más que estar al pendiente de lo que sigue en el futuro del “Monsterverse”, ojalá (ahora sí), la calidad narrativa esté a la altura de lo que ha mostrado en su parte técnica.

comments

6.8 out of 10

ALADDÍN| Reseña sin spoilers

Un nuevo “Live-Action” de Disney llega por fin a la pantalla grande. ¿Podrá hacerle justicia a la versión clásica y tener felices a los fans de hueso colorado?

Un público por demás diverso se dará cita el viernes 24 de mayo en el estreno de “Aladdín”, y es que entre ellos estarán los fanáticos de la versión animada de 1992, es muy probable, que gracias al paso del tiempo, ahora los acompañen sus hijos, los más afortunados podrán asistir con sus propios padres y en medio, toda clase de edades que pueden o no estar familiarizados con la historia original. Lo que me suscita una duda: ¿Para quién es esta historia? ¿Para un nuevo público infantil o para los nostálgicos de la vieja escuela de Disney?

Saltan a la vista varios nombres que auguraban el éxito rotundo de esta nueva versión, empezando por Guy Ritchie quien con películas como “Snatch” (2000) o “Sherlock Holmes” (2009) ha demostrado su talento detrás de la cámara (y también sus debilidades en muchas otras), el segundo nombre es el carismático Will Smith que ya nada tiene que probar ante nadie y finalmente el multipremiado Alan Menken, como el genio detrás de la música. Y sin embargo no todo es miel sobre hojuelas, pero empecemos por lo primero.

Lo Bueno

La historia es (en general) bastante fiel a la versión animada, el casting que en su mayoría está poblado de “caras nuevas” (no por eso novatos), es efectivo (excepto por uno que ya mencionaremos en su momento),
Mena Massoud comienza con un flojo “Aladdín” (apoyado quizá con “auto tune”) que conforme avanza la historia se adueña de su personaje, su contraparte femenina Naomi Scott, es perfecta, tanto dramáticamente como vocalmente, no tiene duda alguna del personaje que representa y lo hace a la perfección. El diseño de producción, vestuario, fotografía y escenografía están totalmente de acuerdo al altísimo nivel de la casa del ratoncito, por otro lado, la música, que juega constantemente un papel principal, no se queda atrás y brinda un soundtrack y score tal vez memorables para nuevas y viejas generaciones por igual.

La habilidad de Ritchie detrás de la lente se nota en diversas ocasiones con su planos secuencia y la trepidante acción, aunque las comparaciones son inevitables Will Smith hace suyo un papel complicado (con sus pequeños defectos que hablaremos cuando corresponda), el guion es respetuoso al material original, pero a la vez se “actualiza” conforme a las “presiones sociales” actuales y en resumen, es un viaje de poco más de dos horas que se vuelve entretenido.

Lo malo

Increíblemente, una de las principales fallas está en el terreno de efectos especiales (a cargo ni más ni menos que de “Industrial Light and Magic”), sus fallas son constantes y no alcanza el grado épico que pretendía mostrar, lo cual se agrava en las sutilezas, cuando en 2016 Jon Favreau presentó su “Libro de la Selva” no había duda de lo cercano a la realidad que estaban sus personajes y en ésta, el pequeño “Abu” se siente totalmente falso, pero no acaba ahí, el “Genio” (que tantas reacciones negativas generó con el lanzamiento del trailer) está lleno de imperfecciones, su cabeza por momentos es casi ajena al resto de su cuerpo y para no ahondar en más detalles, la situación se complica en los momentos en que intentan evocar la locuacidad de su antecesor. Desde mi punto de vista, la decisión de labrar su propio personaje (que por momentos logra) tuvo que ser así desde el principio, Will Smith ha demostrado constantemente que tiene el carisma para llenar esos zapatos, pero a su manera, porque como imitación, o tributo, queda muy atrás de Robin Williams.

Otro de los errores de la película viene de parte del actor Marwan Kenzari (¿o quizá error de casting, guion, dirección?), y es que los responsables de dar cara a casi todos los villanos de muchas infancias, en esta ocasión nos presentan a uno muy tibio (minimizado incluso por su compinche “Iago”), que casi nunca genera miedo o sensación de peligro, con una actuación y presencia casi nulas, que como contrapeso narrativo de “Aladdín” y una mayor importancia argumental de la princesa “Jazmín”, casi desaparece.

Finalmente y quizá no es un error, pero las secuencias de baile tipo Bollywood me causaron cierta incomodidad, sobre todo por lo mal que se veían apoyados en la “cámara rápida”.

Veredicto

La actualización de una vieja historia convertida en un clásico de Disney de hace casi 30 años es por momentos efectiva, curioso como intentan quitar estereotipos sexistas, pero no tienen empacho en mostrar otro tipo de estereotipos (raciales, lingüísticos o sociales), no sé si el empoderamiento femenino que se muestra haya sido llevado de la mejor manera, pero creo que tampoco estorba y finalmente dudo mucho que el público infantil tome en cuenta las fallas de CGI, el mensaje sigue siendo de alguna manera positivo y por lo tanto, una opción bastante aceptable para pasar un rato en familia, que no creo que deje contentos a todos los familiarizados con la versión de 1992 (aunque tocará fibras nostálgicas), pero que estoy seguro encantará a las nuevas generaciones. Con todo y sus errores, Disney lo vuelve a hacer.

comments

8 out of 10