¿Por qué no vimos a los X-Men ni a los Fantastic Four en Endgame?

El futuro de estos héroes en el MCU es desconocido.

El final de la Infinity Saga en el MCU ha llegado (sólo falta su epílogo con la próxima cinta de Spider-Man), y muchas teorías de cómo concluiría se cumplieron. Y otras no, como el ver indicios de los X-Men o los Fantastic Four en el MCU, pero ¿por qué no pasó? Ahora les decimos.

La respuesta es sencilla, derechos de personajes. Así es, de palabras de los escritores de Avengers: Endgame,  Christopher Markus y Stephen McFeely, el principal motivo fue que al momento en que escribieron e inclusive cuando se dirigió Endgame, la compra de Fox por parte de Disney,aun no se concretaba, y toda vez que el tiempo apremiaba, tuvieron que decidir no incluir ni a los X-Men ni los Fantastic Four.

Lamentablemente fue por cuestiones legales más que por no querer incluirlos. Sin embargo ahora esto ya no es un obstáculo, por lo que sólo queda esperar el momento cuando por fin veamos reunidos a todos estos héroes.

Fuente.

comments

Alan Moore se retira de la industria de los cómics

El creador de From Hell, V for Vendetta, y Watchmen ha se ha retirado de hacer cómics.

The League of Extraordinary Gentlemen, Volume IV: The Tempest es el último cómic que Moore ha hecho, con este mismo título es con el que el escritor se retira de esta industria, mismo retiro que ya había anunciado varias veces en muchas ocasiones pasadas.

Moore empezó su carrera con Marvel, pero después se mudó a DC donde se hizo famoso con las historias de Swamp Thing y después tuvo historias originales como Watchmen o V of Vendetta, las cuales han llegado a la pantalla grande.

Fue en el año 2016 cuando habló sobre retirarse de la industria de los cómics y que posiblemente The League of Extraordinary Gentlemen, Volume IV: The Tempest fuera su último título.

Lo más seguro es que no sea un adiós total del escritor, posiblemente veamos entregas literarias de él o hasta un regreso a esta industria, ya que Alan cuenta con 65 años y Stan Lee siguió trabajando en cómics hasta los 95 años de edad.

Fuente.

comments

Star Trek puede ser la última película de Quentin Tarantino

El director menciona de nuevo su regla de las 10 películas.

Hace mucho tiempo el director Quentin Tarantino dijo que solamente iba a dirigir 10 películas y después de esas se retiraría de la industria del cine. Once Upon a Time in Hollywood sería la novena de estas 10 entregas y en una reciente entrevista habló sobre su décima, la de Star Trek.

La entrevista fue durante el podcast de Cinema Blend’s Reelblend. Donde comentó lo siguiente.

“La idea de hacer 10 no es crear un loophole. De hecho, creo que, si iba a hacer Star Trek, debería comprometerme. Es mi última película. No debería haber nada al respecto. Yo No sé si voy a hacer eso, pero eso podría suceder “.

Así que si son fans del trabajo del director de Kill Bill, les recomendamos estar muy al pendientes después de que se estrene Onece Upon a Time in Hollywood, ya que de seguro será hasta después de esta nueva película donde hablará más de lo que promete ser su última película, Star Trek.

Fuente.

comments

EL REY LEÓN| Reseña

¿El remake que nadie pidió o un éxito más para Disney?

Títulos como: “El mejor Hamlet del cine” o “La mejor película animada de todos los tiempos” (aunque en el ranking de IMDB ostente el segundo puesto), colocan la versión animada del “Rey León” (1994) como una obra cumbre en varios aspectos, una obra intocable, una historia que ha traspasado generaciones colocándose siempre en el corazón del espectador y haciendo llorar a todo el que se cruce por su camino.

Es por ello que la simple idea de un remake era blasfemo, sin embargo cuando salió el trailer de esta nueva versión a cargo de Jon Favreau, y más aún, se supo también que no sería animada sino mas bien una especie de “live action”, fanáticos y detractores alzaron las cejas por igual y la nostalgia permeó lo que era una terrible idea para convertirla en esperanza de que todo saliera bien. ¿Disney lo logró? Yo creo que sí.

HAGAMOS CUENTAS

Si eres de los que les tocó cantar “Hakuna Matata” en su apogeo entonces debes rebasar los treinta años, si lo conoces gracias a la transmisión en la televisión debes rebasar la veintena de años y si llegaste a este clásico moderno gracias a tus padres, tíos o abuelos entonces estás entre la infancia y adolescencia ¿A qué voy con esto? A que pocas veces se toma en cuenta en los remakes que el público envejece, y no es porque las grandes productoras no sean conscientes de ello, mi suposición es que el mercado apunta a darle importancia a la captación de nuevo público (en el mejor de los casos si el producto conecta con los viejos pues qué bueno, pero lo primordial es continuar la franquicia, continuar el negocio) y en este sentido, la compañía del ratón sabe muy bien lo que es hacer negocio y lo ha intentado por todos los medios y formas (no siempre con buenos resultados).

“Maléfica” (2014) , “Cenicienta” (2015), “La Bella y la Bestia” (2017) y más recientemente “Dumbo” y “Aladdin” (2019), en todas ellas cambiando y “actualizando” historias, intercambiando roles en favor de las presiones sociales actuales, aprovechando los avances tecnológicos, invirtiendo millones y millones en negocios que no siempre retribuyeron en taquilla y la única diferencia con esta nueva entrega es que, esta vez, le apostó a lo clásico. Sabían que tenían un buen guion, sabían del poderío de sus personajes y sus canciones y por lo tanto fieles al dicho: “Si no está roto, no lo arregles”, bajan el riesgo con una versión ultra remasterizada de lo que conocimos hace más de 20 años.

LO BUENO

El trabajo técnico es espectacular no importa el departamento del que estemos hablando, los majestuosos paisajes así como los numerosos animales están perfectamente logrados (solo para dejarlo en claro, ninguno es real, es más, nada es real), la banda sonora que nos acompaña es prácticamente idéntica a la compuesta por Hans Zimmer (ganadora del Oscar en su momento), con las letras de Elton John y Tim Rice, para el trabajo de voces contaron con la participación nuevamente de James Earl Jones y añadieron un talentoso reparto (actoral, no precisamente vocal, a excepción quizá de Beyoncé), no faltó el toque “incluyente” al convocar a actores en su mayoría afroamericanos con nombres como Donald Glover (Simba), Chiwetel Ejiofor (Scar), John Kani (Rafiki), Alfre Woodard (Sarabi), Florence Kasumba ( Shenzi) y muchos más.

Timón (Billy Eichner) y Pumba (Seth Rogen) se siguen robando el show como en su versión animada y aportan pequeños chistes extra con una visión mucho más nihilista que la de 1994, si bien casi ninguna voz está entrenada para el canto, lo hacen bien (hasta que llega Beyoncé a humillar a todos).

Scar (Chiwetel Ejiofor) se reivindica como el elegante villano shakesperiano con un diseño tenebroso pero más débil que Mufasa, aunque capaz de brindar una gran pelea frente a Simba gracias a sus artimañas.

La película tiene una estética mucho más adulta, ideal para los fanáticos más viejos.

LO MALO

Pues que casi todo lo anterior se hizo en su momento y los toques originales se cuentan con la mano, el argumento se alarga por lo menos media hora más de lo necesario, fuera de eso poco habría que criticar, precisamente por su parecido (copia) de la original.

Y no dejo de señalar que la “dosis de realidad” es un factor que juega en ambos sentidos, una espada de doble filo que por un lado le dio al argumento mucho más credibilidad que la que tenía, pero a la vez impuso limitantes naturales al desarrollo de personajes, mientras que en la versión animada todo giraba en torno a crear una caricatura entretenida para los niños con secuencias y colores luminosos así como irreales situaciones y gesticulaciones, en esta nueva entrega todo se vuelve un poco más sobrio (¿elegante quizá?) y se ajusta a una no siempre agradable realidad y serán testigos (por ejemplo) de unas hienas bastante aterradoras y no los tres chiflados que algunos recordarán.

En ese mismo sentido, los límites “reales” que restringen la película minimizan también los procesos emocionales que forjamos con la historia y personajes, y ahí sí que sale perdiendo con su contraparte animada, además de que su toque “adulto” se ve disminuido por un guion que casi no se tocó, y que estaba fundamentalmente pensado para los niños y dicha ambivalencia causa cierto descontrol como espectador.

VEREDICTO

Aquí yo les pregunto: ¿Son las películas las que atentan contra la nostalgia? o ¿Serán nuestros recuerdos idealizados los que nos están arruinando la experiencia?

Es imposible que una película provoque exactamente lo mismo que la primera vez que la vemos, si a eso añadimos que (en el caso que nos atañe hoy) lo más seguro es que nuestra infancia esté involucrada, será igual de difícil evocar a ese niño que solíamos ser, pero eso no es culpa de los realizadores, sino de nosotros, por aferrarnos a un pasado que siempre creemos que fue mejor, por querer que sigan consintiendo al niño que rió o lloró por primera vez con tal o cual personaje, si bien algunas películas lo logran, “El Rey León” (a mi parecer) optó por consentir al adulto en que se han convertido (o están en proceso de convertirse) sus fanáticos, con una estética de primer nivel que los niños de hace veinticinco años no podrían ni imaginar, no tengo la menor idea si esta versión tendrá el mismo éxito entre el público infantil, pero estoy seguro que saldrán más que satisfechos si (aunque sería muy raro) es su primer contacto con esta historia, o mejor aún, dejan a su niño interior en casa y salen dispuestos a ver una película entretenida y de altísima calidad, en lo particular (y gracias a que mi apego con este y otros clásicos de Disney es nulo) yo podría decir que incluso me gustó más que la versión animada, pero como siempre, ustedes siempre tienen la última palabra.

Por supuesto que es una película imperdible sin importar tu nivel de fanatismo y que se estrena este viernes 19 de julio.

comments

8.7 out of 10