Robin Hood | Reseña Sin Spoilers

5.5 out of 10

Un cuento clásico muy, muy modernizado.

Uno de los héroes/forajidos más conocidos recibe una nueva adaptación para nuevas generaciones, esta vez con tintes modernos que no le sientan tan bien como uno creería.

Dirigida por Otto Bathurst y protagonizada por Taron Egerton (Robin Hood), Jamie Foxx (Little Jon/el Pequeño John), Eve Hewson (Marian) y Ben Mendelsohn (Sheriff of Nothingham/ el Jefe de Nothingham), está nueva adaptación del arquero se aleja demasiado de cualquier historia antes contada de él, inclusive, la película es muy sincera desde su inicio, ya le dice al espectador que “se olvide de cualquier cuento que hayan oído de este héroe”, y es justamente lo que se debe hacer para tratar de disfrutarla.

La historia gira en torno a Robin de Loxley, un noble de alta cuna, quien se enamora perdidamente de Marian, una mujer de orígenes humildes, pareja que se ve separada con motivos de la guerra, para ser más precisos, una cruzada, siendo Robin reclutado para combatir en nombre de la iglesia, y tras cuatro años de servicio, regresa a su hogar sólo para descubrir que lo ha perdido todo, y que para recuperarlo, deberá luchar contra el gobierno y la iglesia, no sin antes haber sido entrenado por el Pequeño John.

Si bien la premisa es un tanto genérica, se esperaría que la ejecución hubiera sido buena, más por el reparto con el que cuenta, sin embargo no es así, con un guión bastante mediano y predecible, y actuaciones que se sienten vacías, la película nunca termina de atrapar la atención, menos llega a emocionar con sus escenas de acción, las cuales si bien se encuentran bien coreografadas, son bastantes abruptas y mal tomadas, impidiendo disfrutar de las mismas, a tal grado que podría provocar al espectador preguntarse ¿qué acaba de pasar?

Asimismo y si bien estamos ante una adaptación moderna de este conocido héroe, le película peca en querer presentar una historia con tintes modernos, lo cual queda en evidencia desde el vestuario hasta escenas tipo de marines que, en lugar de portar un rifle, portan arco y flechas, situciones que a veces funcionan, pero en su mayoría causa cortocircuitó y se siente fuera de contexto.

Aunado a que jamás se siente una una verdadera evolución en los personajes, y un villano que juega más el papel de comic relief, estamos ante una adaptación muy mediana o mala de Robin Hood, quizá llegue a tener a sus fans, y muy quizá llegué a alcanzar el status de película de culto, pero para que lo juzguen por ustedes mismos, les recomiendo esperen a que llegue a alguna plataforma de streaming para verla, pero si insisten, la película se estrenará el próximo 30 de noviembre.

comments

‘Infiltrado del Kkklan’ una comedia bastante seria

BlacKkKlansman llega para mostrarnos las dos caras de la moneda en un tema que sigue presente en nuestro mundo.

Hablar de racismo es algo muy complicado en general, pero ha habido momentos en los que se ha tomado el tema de manera chistosa y al mismo tiempo crítica. Podemos recordar aquella famosa escena en D’Jango en la que los miembros del KKK discuten sobre sus capuchas, o también podemos verlo en videojuegos como Red Dead Redemption 2, en donde sus ceremonias no salen como se habían planeado.

Con el turno de BLACKKKLANSMAN podemos ver todos estos aspectos aplicados de una manera muy sutil pero más directa. Vemos una película que nos muestra las dos caras de la moneda en cuanto al racismo dentro del KKK y como una sociedad afroamericana busca tener una voz en una época en la que tenían que batallar mucho con la segregación racial, una busca odio, mientras la otra busca una voz en un país donde los han callado.

Una crítica sin pelos en la lengua.

Empecemos por el principio, la película está situada en los años setenta en Colorado Springs. Donde Ron Stallworth aplica para ser el primer policía de color dentro de este estado. Es en las primeras escenas donde tanto al protagonista como al espectador se le advierte qué es lo Ron tendrá que soportar dentro del de la policía como fuera de esta.

De aquí en adelante no hay vuelta atrás para ninguno de los dos, los límites se han establecido y si no tienes estomago para esto, entonces no es para ti.

La ambientación de la película está muy bien realizada, logra mostrar esta época donde las personas de color están buscando una voz, donde tratan de aprender del pasado para lidiar con el presente. También podemos ver una sociedad que está en pleno cambio, donde podremos ver todos los puntos de vista; personas que apoyan al KKK, personas que no lo apoyan pero comparten sus ideas, personas que apoyan los derechos civiles, etc. Es una sociedad en la que estamos viendo los frutos que da la semilla que plantó Martin Luther King.

Dentro de toda esta ambientación podemos ver la crítica a la problemática actual en los E.U.A en cuanto a derechos civiles. Esta crítica es directa, no busca decirlo de manera bonita, es concisa y logra que pienses sobre esta misma problemática y como a pesar de tener más de 100 años sigue siendo un tema actual.

Los hermanos Stallworth.

Con grandes actuaciones, podemos ver la química entre John David Washington y Adam Driver trabajar de manera perfecta, de hecho se podría decir que faltó mostrar más de estos dos actores juntos, ya que hacen muy buena mancuerna.

La actuación que nos brinda John David Washington es muy buena, mostrando a este hombre de color que busca cambiar las cosas a su manera, que no apoya al 100% las ideas de la sociedad de la que forma parte, pero que está buscando maneras de que las cosas cambien desde dentro.

También podemos ver como toda la investigación del KKK provoca que analice el rol que tiene como policía y parte de la sociedad. Como se encuentra con dos grupos de personas con las que no comparte las mismas ideas y como tiene que lidiar con esto para poder logar su trabajo.

Humor pesado y por montones.

Una de las características que se muestra desde el tráiler de la película era un humor pesado, cosa que tiene de sobra. Este mismo humor ayuda a que la trama sea un poco más ligera, ya que conforme va a avanzando se puede poner algo pesada por toda la crítica que tiene.

Este humor está muy bien aplicado, llega en los momentos indicados y no abusan de este. También es usado en la crítica que se hace al KKK y provoca los mejores chistes de toda la película.

Un rito algo lento.

Blackkklansman es una gran película, con una excelente historia, buen trabajo de cámara, buen guión, etc. Solamente tiene un detalle: “el ritmo”. Llega un momento donde la trama se puede sentir algo pesada y estás esperando un cambio explosivo que llegue a quitar todo esto pero simplemente no llega, se torna más y más pesada llegando a un punto donde sientes que el ritmo se empieza a volver muy lento y sientes que los últimos 20 minutos lo usan para solucionar todo.

Son estos últimos 20 minutos donde todo pasa muy rápido e intentan aligerar toda la película, lo que causa una sensación de que algo nos queda a deber.

Una película con una voz.

Como le mencioné en un inicio, BLACKKKLANSMAN es una película con un mensaje directo a la sociedad actual en E.U.A. No deja las cosas a medias o busca ponerlo de manera bonita, tal vez ese es el aspecto más emblemático de la película, que dentro de todo este humor pesado, de estas buenas actuaciones e historia hay un mensaje que busca hacerte reflexionar y que logra que lo hagas.

comments

9 out of 10

GLASS: ¿Valió la pena esperar 19 años? | Reseña sin spoilers

M. Night Shyamalan cierra su trilogía con un capítulo que generará mucha controversia.

Para algunos, el solo nombre del director es ya un signo de advertencia, sin embargo, retomó la confianza de fans y detractores con “Split” (2016), que regresó a Shyamalan como el rey de los giros de tuerca, lo que a su vez provocó que las expectativas sobre la nueva entrega (y culminación de la trilogía) se elevaran a niveles estratosféricos y la gran pregunta es: ¿está a la altura? Su actual 35% de calificación en Rotten Tomatoes nos dice que no, pero yo opino parcialmente diferente.

David Dunn (Bruce Willis) lleva años como justiciero nocturno, los medios lo llaman de diferente manera, pero “El Centinela” es el que más le agrada, una figura encapuchada que sale por las noches a corregir el mal, hasta que surge “La Bestia” (James McAvoy), su contraparte natural que no tiene otra finalidad mas que la de “limpiar” el mundo de los “impuros”, es decir, personas que nunca han sufrido en su vida. Ambos son apresados y llevados a una institución psiquiátrica, lugar en el que son atendidos por la doctora Ellie Staple (Sarah Paulson) para curar su “delirio de grandeza”, mismo lugar en el que “casualmente” se encuentra recluido desde hace años “Mr. Glass” (Samuel L. Jackson) a quien mantienen sedado y en un estado mas bien hipnótico. Poner a estos tres personajes en un mismo lugar no es buena idea y posiblemente la humanidad sufra las repercusiones.

“LA BESTIA”, “MR. GLASS” Y “EL CENTINELA”

LO BUENO:

El regreso del reparto original, lo que le da un aire de continuidad de manera efectiva a la historia.

La maravillosa actuación de James McAvoy quien ya había dejado clara su calidad y camaleónica actuación en “Split” pero que junto con el director dan un paso más y sorprenden a todos con su cambios instantáneos “físicos”, de acento o personalidad, el trabajo corporal del escocés lo pone claramente como uno de los mejores actores de su generación.

La fotografía, con cuyos colores ubica a cada uno de los participantes en un ambiente adecuado para su desarrollo.

La música y sonidos incidentales que permean la atmósfera del sentimiento necesario para las escenas.

El sello de la casa de M. Night Shyamalan (del cual no puedo decir más para evitar spoilers).

LO MALO:

La lentitud con que la historia avanza, es decir, ya tuvimos dos películas para saber las intenciones de los personajes, su “origen” por así decirlo, y sin embargo Shyamalan se toma un largo tiempo para de nuevo contrariar y confundir al público, aderezado además con humor innecesario y hasta (por momentos) una sobreexplotación del talento de McAvoy.

El guión se explica demasiado a sí mismo, no solo subestimando al público sino llenando la historia de situaciones o diálogos vacíos y repetitivos de los personajes.

El manejo de la cámara no es el mejor, si bien es arriesgado e incluso “experimental” hay tomas y ángulos completamente fuera de lugar y que visualmente en lugar de sorprender molestan y estorban en el desarrollo estético de la narración.

Casey, el personaje de Anya Taylor-Joy, quien había dado una interpretación formidable en “Split” regresa totalmente carente del “carisma y fuerza” que transmitió en aquélla para formar en esta un papel más bien de relleno que junto con los demás personajes secundarios podían (narrativamente hablando) dar más de sí.

VEREDICTO:

Sentimientos encontrados y polémica es lo que ha generado en mí. Con todo lo malo, “Glass” es una película que me gustó mucho aunque técnicamente está lejos de ser el mejor trabajo del director, que desesperanzado y desilusionado vi como la primera hora transcurría sin otro destino más que el fracaso, pero que tiene un tercer acto que casi rescata todo lo demás, con momentos para que los amantes de los cómics rían y se enfurezcan por igual, maravillosas actuaciones bajo el yugo incierto de un director adicto a los finales sorpresivos, pero que en este caso, casi logra salirse con la suya. Recomiendo mucho que vayan a verla, confíen en que la primera hora solo les está pavimentando el terreno para algo mucho mejor, sobre todo si son fanáticos de sus entregas anteriores o del director en general, si bien no cumplirá quizá con las expectativas de todos, cierra dignamente una trilogía de un director que desde siempre se ha arriesgado a escribir historias diferentes (no siempre del agrado popular).

comments

7.5 out of 10

Máquinas Mortales | Reseña sin spoilers

Un mundo lleno de color y vida llega en esta película producida por Peter Jackson.

Máquinas Mortales es la primera adaptación a la pantalla grande de los libros del mismo título. Con un mundo post-apocalíptico donde la humanidad destruyó casi todos los recursos y las pocas ciudades que quedan se ven obligadas a pelear por ellos.

Un mundo vibrante

Es este mismo mundo el punto más atractivo de la película. Vemos un ambiente lleno de color con una temática steampunk que tiene un gran potencial. El trabajo que hizo la producción al traer este mundo del libro es muy bueno, quieres saber más de este y conocerlo.

Podemos ver distintos lugares, cada uno tan distinto del otro, algunos con toques europeos, otros asiáticos. Cada uno brillante de color y estilo propio.

El malo, los buenos y el feo.

El detalle con máquinas mortales es su historia y desarrollo de personajes. Sobre todo lo segundo, los motivos de muchos no están muy claros, sobre todo del villano interpretado por Hugo Weaving, su actuación no es mala, pero todo el trasfondo del personaje es muy borroso, llegando un punto donde el personaje se vuelve aburrido.

Pasa lo mismo con los demás personajes, sus motivos e historia no están muy bien desarrollados. El único personaje que tiene un transfondo estable es Hester Shaw, interpretada por Hera Hilmar, es un personaje fuerte e independiente, tiene una historia y motivos claros.

Por otro lado tenemos la química entre los protagonistas, la cual es muy mala, casi no existe. Llega un momento en el que te preguntas qué hace ese personaje ahí o qué puede aportar a la aventura.

Todo esto provoca que la historia se desarrolle de una manera muy lenta y tediosa. Las dos horas que dura la película se vuelven una larga espera de un cambio de ritmo que no llega.

Con una trama lenta y que por varios momentos llega a ser predecible, Máquinas Mortales queda a deber, aunque visualmente la película cumple con traer a la vida este mundo.

comments

6 out of 10